¿Qué son los Animales Marsupiales? y Algunos ejemplos

En el reino animal existente a lo largo y ancho del planeta hay ciertas especies curiosas como son los animales marsupiales. Constituidas por algunos mamíferos, muchos de los cuales están seriamente amenazados por la acción del hombre sobre su medio ambiente. En este post descubrirá algunos ejemplos de animales marsupiales.

Animales Marsupiales

Qué son los animales marsupiales

Para saber sobre los nombres de animales marsupiales , primeramente se debe saber qué son ellos, cómo se reproducen, donde viven y qué comen los animales marsupiales, entre otros datos. Pues en principio se debe decir que son mamíferos, por tanto como todos ellos, poseen un denominador común, como es su reproducción, el cual se caracteriza porque las crías se gestan en el interior del útero materno.

De hábitos similares a los humanos, pues una vez nacidas las crías, la progenitora los amamanta con la leche que emana de su cuerpo, específicamente de sus glándulas mamarias, siendo esta la única fuente de alimento hasta que las estas se desarrollan lo suficiente como para alimentarse por otros medios disponibles en su medio ambiente.

De igual forma, durante todo el tiempo de la gestación en el útero, el feto se alimenta de los nutrientes que les provee la placenta por medio de la sangre de la madre. Dichos mamíferos se les conoce como mamíferos placentarios, siendo estos los más habituales que se pueden hallar en la naturaleza.

Ahora, estos no son exclusivos, ya que existen otros tipos de mamíferos que no finaliza la evolución del feto en el interior uterino de la madre, estos son los mamíferos o animales marsupiales. Donde las crías emergen del útero antes su total desarrollo; y que para culminar su desarrollo y puedan sobrevivir fuera del útero, se abrigan y terminan su proceso en el espacio llamado marsupio, compuesto de una bolsa que las madres poseen en la región frontal del cuerpo, y están al mismo tiempo las glándulas mamarias.

Es así que las crías de los animales marsupiales, dan término a su desarrollo, inmersos en dicho saco o marsupio, pues desde allí acceden a su alimento, compuesto por leche materna, sin la necesidad de separarse de su progenitora. Es decir, pese a que han nacido ya no permanecen unidos a la madre a través del conocido cordón umbilical, como sucede durante todo el desarrollo de los mamíferos placentarios.

Marsupiales
Los animales marsupiales son autóctonos o endémicos de América, así como del hemisferio australiano, donde incluso se han reconocido siempre como la fauna primaria de animales con hueso terrestres de Australia. Se conocen hasta hoy día cerca de 270 tipos de animales marsupiales, de ellas, 70 están en América y las demás 200 en Australia.

Marsupialia

Los animales marsupiales, corresponden a los mamíferos metaterios, que se fundamentan por su breve evolución uterina de la progenitora, hasta finalizar casi todo su crecimiento primario asidos a las glándulas mamarias que están dispuestas dentro de la bolsa marsupial o marsupio. En ciertos animales, este conocido saco es considerablemente pequeño como para llevar dentro a la totalidad de las crías.

De tal manera que en términos conceptuales, son aquella clase mamífera que hacen vida generalmente o se les puede ubicar en el cono  sur. Dentro de sus peculiaridades más marcadas, donde en casi en su totalidad, los pequeños vástagos permanecen bajo la protección de una piel que hace de bolsa en la barriga materna, llamado marsupio. En este sentido, dentro de los animales marsupiales con mayor referencia en en el mundo están:

  • Los canguros.
  • Los wallabies.
  • Los koalas.
  • Las zarigüeyas.
  • Los wombats.
  • El demonio de Tasmania.

Más adelante en este fascinante trabajo se nombrarán algunos de los animales de esta especie menos conocidos, por el hombre.

Características

Los animales marsupiales son distintos de los mamíferos placentarios, debido a su nacimiento, pues como bien se indicó, el crecimiento fetal se lleva a cabo en el bolsillo externo del vientre materno, donde se ubican las mamas. Dicha bolsa la sostienen al cuerpo de la madre, los llamados huesos marsupiales, que no los ostenta la gestación placentaria, caracterizados por osamenta.

En este sentido, se conoció que en una cueva descubierta en los yesos eocénicos de Montmartre, en París, se reveló una osamenta que portaba esos peculiares huesos, siendo estudiados un científico, determinando que efectivamente se trataba de un animal marsupial de la familia de los Didelphis, de hoy conocida como zarigüeya americana.

Animales Marsupiales

Ahora, en las especies placentarias, los marsupiales poseen un cráneo muy pequeño, en lo que respecta a la cavidad cefálica, en tanto que el globo ocular tiene apertura después y poseen una pronunciada cresta sagital para la inserción de los músculos temporales; asimismo, portan una mandíbula en forma de ángulo al interior.

En lo que respecta a la formación dentaria, en ella predomina los molares triangulares, que también difiere notablemente de los placentarios, de acuerdo a su condición herbívoro o carnívoro al que hayan evolucionado. En la gama marsupial americana, además de la citada zarigüeya, como representante más antiguo.

Dentro de los poliprotodontos, donde se ubican ciertos marsupiales oriundos de Sudamérica durante el Mioceno, como Prothyla Cynus y el Plioceno, como Thylacosmilus. El mismo posee un interés especial, debido a su par de largos caninos superiores, dando al cráneo un físico muy parecido al del Smilodon, un hostil placentario carnívoro, ya extinto.

De los mayores representantes del marsupial es llamado Diprotodon, quien habitó en Australia en la era Cuaternaria. Dicho animal tenía el tamaño de un rinoceronte, perteneciente a los diprotodontos, de fisonomía netamente australianas, de las cuales quedan hoy día los representativos canguros.

Se pueden agregar además, que los animales marsupiales se tuvieron su separación de la raíz mamaliana primaria cuando este estaba aun en una etapa primitiva. Siendo que Australia se reproducen de forma simultánea en radio evolutivo, no así en otras regiones geográficas del planeta donde se desarrollaron los placentarios. La mayoría de sus particularidades son especializadas, de tal forma que no suponen un estadio evolutivo de los mamíferos de placenta, sino una casta autónoma y terminal.

Animales Marsupiales

Origen y biogeografía

Los animales marsupiales suponen hoy día, solo una pequeña muestra de los mamíferos que existen en el hemisferio de América y regiones australianas, donde son exclusivos mamíferos terrestres vivos autóctonos y, en especial, la porción predominante de los animales vertebrados de tierra.

Luego de la desaparición de los dinosaurios, las aves y los monotremas estos se diversificaron, donde los ratites y afines ocuparon el eslabón ecológico de los herbívoros, y el de los predadores. Mientras que en la Sudamérica prehistórica, las aves del terror, aves del clan Phorusrhacidae, en Europa y en Norteamérica en el Eoceno, las aves como Gastornis.

Los animales marsupiales evolucionaron en la era del Cretácico inferior a partir depantoterios primitivos, posterior a los placentarios que emergieron en el Jurásico, como el Juramaia. Previo a la ocupación de los placentarios, los marsupiales ya se habían desplegado por buena parte de la geografía hemisférica, ya desde finales del Cretácico en regiones donde no existen en la actualidad, como Asia.

Ahora, bien para entender mejor, cómo se distribuyen hoy día los animales marsupiales, se requiere primero conocer a lo que debieron enfrentarse las placas continentales en esas lejanas etapas de la geología. Siendo menester traer a colación, las cuantiosas muestras fósiles de las que se tiene conocimiento, que a fines de la etapa Cretácea estos animales se distribuían en la nueva geografía emergida, donde conviven, tranquilamente, con los placentarios primitivos.

En esa época, se hallaban en África, Europa y Norteamérica, donde desaparecieron, pese a que luego del llamado Gran Intercambio Americano, ciertos marsupiales colonizaron Norteamérica. Mientras que los animales marsupiales más antiguos procedían de China, donde también se han encontrado los placentarios más antiguos.

Por aquellos tiempos, las placas continentales no habían iniciado aún su proceso de fragmentación, ya que este proceso inició a finales de la era mesozoica. Con el inicio del Cenozoico tuvo lugar el desarrollo explosivo de los placentarios, que sin especializar inicialmente, se propagaron rápidamente frente a la indefensión de los competidores en los emergentes eslabones ecológicos que fueron ocupando.

Los Animales placentarios tenían como competencia o a quienes predaban a los mamíferos, a los marsupiales y a los monotremas, dichos monotremas quienes se especializaron a su vez en variados puestos. Y además de los mamíferos, a las corpulentas aves terrestres.

La autonomía y el grado de evolución más amplio con el que emergió la progenie de estos euterios primarios superó a los otras agrupaciones de sangre caliente en la tasa de supervivencia de los neonatos, facilitando así su expansión demográfica.

A inicios del Paleoceno, que datan de unos 66 millones de años, no existían mamíferos come carne euterios, el puesto ecológico de los predadores ya estaba ocupado por grupos animales que hicieron su aparición antes que ellos, como las enormes aves predadoras no voladoras, los reptiles modernos y los marsupiales.

Asimismo, la descomposición de Pangea que empezó a principios del Cretáceo, unos 151-141 millones de años atrás, son clave y representativas para la ubicación y dispersión de los grupos faunístico, habida cuenta del supercontinente Gondwana cuando dio inicio a la fragmentación.

En tanto, en Pangea se abrió una grieta desde el océano Tetis hasta el Pacífico; dicha grieta dividió Laurasia, y por tanto a Norteamérica de Gondwana, propiciando con ello el nacimiento del océano Atlántico. Pero dicho mar no se abrió uniformemente, sino que inició en el Atlántico Norte-Central; ya que el Atlántico sur, no emergería sino hasta el Cretáceo.

Mamíferos Marsupiales

Es así que Sudamérica y África, junto con otros hemisferios componían un supercontinente llamado Gondwana, pese a que el grupo al que pertenecían los placentarios y marsupiales surgió en Asia, en la China actual y allí se partieron en metaterios y euterios, el número de animales no era alto y tampoco estaban muy especializados.

Para aquel período Australia estaba unida a la Antártida, teniendo así un clima mucho más frío que hoy día; luego de separarse Antártida de Australia, la Antártida derivó hacia el polo sur, enfriándose progresivamente y Australia hacia el ecuador calentándose poco a poco.

Más tarde Australia también se separó de Sudamérica-Antártida, por tanto, los marsupiales consiguieron sobrevivir en Australia, debido a que ese hemisferios planetario se separó de los otros en dicha era, antes que tuviese lugar la explosión evolutiva de los placentarios, mientras tanto lo mismo ocurría en Sudamérica.

Ya finalizado el Terciario, no obstante, contrariamente a cuanto ocurrió con Australia, que permanece aislada hasta la actualidad, Sudamérica se unió nuevamente con Norteamérica por el istmo de Panamá. Esta unión logró en épocas más actuales un desplazamiento hacia el sur, de los placentarios, que, entre tanto, habían alcanzado un alto grado de evolución. A ese desplazamiento siguió la destrucción de gran parte de la preexistente fauna de marsupiales.

En tiempos más remotos, se pensaba que los animales marsupiales fueron evolutivamente más primitivos que los de placenta. Pero actualmente se conoce que las dos vertientes tuvieron su raíz de un antepasado común hace más de 100 millones de años, en plena era jurásica.

Sistemática

Este término de sistemática se una comúnmente para identificar a un variado grupo de animales, que recuerdan a los animales placentarios como ratas, marmotas, topos, lobos marsupiales, entre otros. Tienen un comportamiento insectívoro, carnívoro, frugívoro, herbívoro, donde hoy día varían en su tamaño, desde un ratón, el pilbara ninguauí con una talla de 5 cm, hasta el típico canguro gigante, del tamaño de un hombre.

Así como también el ya extinto Diprotodon, el más grande marsupial conocido, con un porte similar al hipopótamo que se conoce hoy día. A diferencia del grupo de las zarigüeyas y zarigüeyas-ratonas, además de los desaparecidos esparasodontos, el resto de ellos son todos propios de Australia.

Hay una amplia variedad de especies arborícolas, como las zarigüeyas en América y los possums en Australia, así como otras de tierra como los canguros. Se estima que en total hay unos 10 parientes que se reunían en dos subórdenes, de acuerdo a la dentición, como el de los poliprodontos y el de los diprotodontos. Hoy día los grupos de estos animales vivos de animales marsupiales son 3, y 1 extinto:

  • Los marsupiales americanos.
  • Los Ameridelphia.
  • Los marsupiales australianos Australidelphia.
  • El clado extinto Sparassodonta.

Pese a que estos últimos no se valoran como auténticos marsupiales, pero sí familiares cercanos de estos. Mientras que del orden Microbiotheria, solo se conoce 1 especie viva, como es el monito del monte, de América del Sur, aunque está más emparentado con los marsupiales de Australia y se clasifica en los Australidelphia junto a ellos.

El ya desaparecido clado Sparassodonta, que si se concibe como del conjunto de animales marsupiales auténticos, se agrupa lateralmente con los dos anteriores. Mientras que los poliprodontos, hoy descontinuado, en otros tiempos llamados zoófagos, se constituían en el suborden por los parientes de 8 incisivos, al menos, en cada mandíbula. Estos estaban distribuidos en varios parientes, una americana y el resto a la fauna australiana como son:

  • Los dasiúridos, representado por el diablo de Tasmania.
  • Los tilacínidos, representado por el lobo marsupial.
  • Los peramélidos, representado por el conejo marsupial.
  • Los notoríctidos, representado por el topo marsupial.
  • Los mirmecóbidos, representado por los hormigueros marsupiales.
  • Otros.

Taxonomía

Estos animales marsupiales se agrupan en dos primarios, como son los americanos, llamados Superorden Ameridelphia y los australianos, que se identifican en el Superorden Australidelphia. De ellos hay 2 divisiones taxonómicas básicas de Marsupialia, como son los animales marsupiales de américa y los australianos. En este se ubica su única especie, conocida como monito del monte, en el Sur, mayormente vinculado con los animales marsupiales de Australia.

Cada uno de estos 2 grupos cuenta con las arbóreas de menor tamaño pequeñas. Asimismo, la palabra tlacuaches, suele usarse para identificar a las de América, donde habitualmente se le llama zarigüeya, en tanto que los tipos  australianos parecidos a estos, se refieren como zarigüeyo.

Filogenia

Ya se ha mencionado el grupo de los clado, pues bien, corresponde al término cladograma, que data de griego κλάδος clados, que significa rama, referido a un esquema que se empleaba en la cladística para esbozar la filogenia evolutiva, más proclive a un grupo de taxones terminales, basado en un método fundamentado en el taxónomo Willi Hennig de 1950.

Dicho cladograma, junta taxones con su origen común, supuestamente desde la sinapomorfías o caracteres derivados comunes; son de origen común, mientras que los filogramas son aquellos esquemas fundados en relaciones ancestro-descendiente. En un sentido más restringido, un cladograma corresponde a un conjunto de filogramas.

De tal manera, que ciertos suposiciones anteriores de la historia evolutiva, como que cada rama de nodo a nodo es un tipo de la ramificación, que solo es dicotómica, de una especie ancestral al ramificarse en 2, siempre conlleva a 2 tipos derivados y ninguna de las ramas mantiene los caracteres de la especie ancestral, y que no hay anastomosis de ramas. Los cladogramas son utilizados por los sistemáticos filogenéticos.

En este sentido, los animales marsupiales se dividen según la terminología científica evolutiva de estas, en los siguientes subórdenes:

Superorden Ameridelphia

Orden Didelphimorphia, posee 93 tipos.

  • Familia Didelphidae: las hoy conocidas zarigüeyas.

Orden Paucituberculata, posee 7 tipos.

  • Familia Caenolestidae: las zarigüeyas de la musaraña.

Superorden Australidelphia

Orden Microbiotheria, solo cuenta con 1 especie.

  • Familia Microbiotheriidae: monito del monte.

Orden Dasyuromorphia, posee unas 75 tipos.

  • Familia Dasyuridae: como el diablo de Tasmania, gatos marsupiales y otros parientes.
  • Familia Myrmecobiidae: numbat.

Orden Peramelemorphia, cuenta con 24 especies.

  • Familia Thylacinidae: bilbíes.
  • Familia Peramelidae: bandicuts.

Orden Notoryctemorphia, solo cuenta con 2 especies.

  • Familia Notoryctidae: topos marsupiales.

Orden Diprotodontia, el más amplio pues cuenta con 137 tipos.

  • Familia Phascolarctidae: koalas.
  • Familia Vombatidae: wombats.
  • Familia Phalangeridae: zarigüeyas.
  • Familia Burramyidae: zorros pigmeos.
  • Familia Tarsipedidae: falangero mielero o nulbengar.
  • Familia Petauridae: conocidos como petauros o ardillas voladoras.
  • Familia Pseudocheiridae: zarigüeyas y parientes.
  • Familia Potoroidae: potorúes o canguros rata.
  • Familia Acrobatidae.
  • Familia Hypsiprymnodontidae: canguro rata almizclado.
  • Familia Macropodidae: canguros, wallabies, quokkas y parientes.

Marsupialia

Este término se refiere a los animales marsupiales de los didelfimorfos o zarigüeyas, representativo de un solo orden de mamíferos que conjugan la mayor parte de los que se extienden en la hoy día en el hemisferio americano. Este comprende asimismo, 92 tipos de ellos vivos, ubicados en el clan parental de los Didelphidae,​ y muchas más extintas.

Reproducción 

Al igual que los monotremas, el ano y el sistema urogenital, se abren simultáneamente en una fosa común. Teniendo en este sentido, que los animales marsupiales son vivíparos, no obstante, su sistema reproductor es muy distinto al de los placentarios; pues el huevo tiene bastante vitelo, posee la clara y está envuelto por una membrana.

En tanto que el útero expulsa una especie de leche que penetra hacia el saco vitelino, donde la mayoría de los animales marsupiales carecen totalmente de  todo tipo de esbozo de placenta; en algunas especies, como el Dasyurus, se ubica una falsa placenta, como un área de contacto entre la pared vascular del saco vitelino, y la pared uterina.

De igual forma, las hembras portan 3 vaginas, 2 laterales y 1 en el centro, las laterales, son usadas para la fecundación, mientras que por la del centro emergen las crías. En tanto, los machos marsupiales, poseen un pene normalmente bifurcado, que les permite direccionar el esperma a las vaginas laterales.

Asimismo, los embriones emergen en una etapa bastante adelantada de su desarrollo, y para ello se  trasladan sobre una línea salival que la madre coloca con su lengua entre la vagina y el saco marsupial; una vez el feto llega al marsupio, estos se fijan a los pezones y permanecen en dicho saco por un largo período hasta su madurez adecuada.

El marsupio por su parte, conforma una especie de saco compuesto por un pliegue de piel ubicado en el vientre de la madre, donde se hallan las glándulas mamarias del animal marsupiales, este caso o bolsa, funge de incubadora. Debe aclararse que no todos los marsupiales portan el marsupio de manera permanente, ya que ciertas especies solo lo generan mientras dura la gestación.

La hembra del animal marsupial, puede poseer la grieta del marsupio en la parte anterior o posterior, en función de la especie. Además, también dependiendo del tipo de animal, el saco se ubicará más cerca o alejado de la vagina.

Los animales marsupiales son vivíparos, a pesar de que su sistema reproductor se distingue bastante al de los mamíferos de placenta. Pues como bien se refirió, dichos animales portan el recto y el aparato urogenital, los cuales convergen ambos en una misma cavidad, también con un hoyo que lleva al exterior, donde finalizan las heces, la orina, las secreciones genitales y también, por donde emergen las crías.

Sobre la gestación propiamente dicho, los animales marsupiales gestan durante solo un mes o mes y medio aproximadamente, en razón de lo cual el nacimiento del feto se produce prematuramente. Donde dicho feto, nace sin pelo y poco desarrollado, dicho nacimiento tiene lugar por la vagina central, desde donde se encarama en la madre y hace un recorrido llegar al saco marsupial.

¿Qué comen?

Los animales marsupiales, son variados, por ello, donde cada uno de ellos porta una estrategia alimenticia distinta. Como el caso de los marsupiales zarigüeyas o los petauros, quienes poseen una alimentación omnívora, que incluye frutas, insectos e incluso, savia de los árboles. Mientras que los bandicuts, también omnívoros, ingieren larvas, bulbos y tubérculos.

Los animales marsupiales herbívoros, más representativos de este género, son el koala, que come exclusivamente de hojas de eucalipto, y los wallabys, que además de hojas de árboles y arbustos también puede comer hierba. Por su parte, los wombats se nutren prácticamente sólo de hierba.

De igual forma se debe acotar, que pese a existan animales marsupiales herbívoros estos no posee un aparato digestivo tan sofisticado de celulosa como, suele ser el caso de los rumiantes, pese a de igual manera han evolucionado en sus estrategias, tal como es masticar repetidamente su alimento, desarrollar un ciego especialmente largo y evolucionado, donde tiene lugar la fermentación bacteriana.

Además, ciertos animales marsupiales, vuelven a engullir sus propias deposiciones fecales, aún no digeridas del todo para darles un segundo aprovechamiento, así de curiosos son estos animales.

Descubriendo a los mamíferos marsupiales

Los animales marsupiales, se desplazan en ambientes muy variados, de allí que existen también algunos tipos totalmente opuestos entre sí, siendo esta conducta una respuesta o su modo de adaptación al hábitat. Actualmente, el marsupial más grande del planeta, es el canguro rojo, que puede llegar hasta el 1,8 mts. de alto, y pesar casi 100 kg.

Mientras que los marsupiales de menor tamaño del mundo, están conformados por los ratones marsupiales, que llegan a penas los 5 cm. Ahora, como bien se referido anteriormente, existió una especie ya extinta, que supuso el mayor marsupial que existió, fue el gran Diprotodon, el mismo vivió y desapareció en Australia durante la era Cuaternaria, y llegó a ostentar el tamaño de un rinoceronte.

Animales marsupiales, ejemplos

Distinto de lo pueda creerse, los animales marsupiales, son abundantes en el mundo. De ellos, incluso se han documentado más de 271 tipos distintos de marsupiales, de ellas 70 se están distribuidos en el hemisferio americano, y otras 200, hacen vida en el territorio australiano, que al mismo tiempo, es la geografía del planeta donde mayor cantidad de animales marsupiales se pueden hallar con diferencia.
Monito del monte: marsupial pequeño

Dentro de los más conocidos, existen 2 representantes, como son los canguros y los koalas, ambos oriundos de Australia, y que han llegado a conformar inclusive el emblema simbólico de dicho país.

No obstante, a pesar de que estos son los más conocidos en el mundo, y que se nombraron adecuadamente anteriormente, por su tamaño y su icónica presencia, también existen además otra cantidad de marsupiales de menor tamaño y que son totalmente desconocidos para la mayoría de los seres humanos. A continuación una muestra de los animales marsupiales menos conocidos que los expuestos:

Wombat

Se le conoce también como uombats, cuya denominación científica es Vombatidae. Representan unos pequeños animales marsupiales, de fisonomía muy parecida al de un oso pequeño, y con patas peculiarmente cortas. Habitan en las islas de Australia y Tasmania, pudiendo llegar a pesar hasta 35 kg.

Ratón marsupial

En este caso, obedece a un animal marsupial, que responde al nombre científico Sminthopsis, este posee un aspecto de un ratón de campo con una cola larga. Este pese a denominación, no guarda relación alguna de parentesco real con los ratones, toda vez, que le llama así por el solo hecho de su aspecto físico.

Numbat

Este obedece a otro de los animales marsupiales y que vive en geografías también muy específicas de Australia. Este animalito se tipifica por poseer su espalda rayada, hecho este que lo hace muy similar por su pelaje, al de las cebras. Aun cuando, dichas rayas se ubican solo en la zona del lomo, mientras que en el resto de cuerpo está recubierto por un pelo pardo u ocre, salvo el de la cara, donde presenta también rayas.

Ardillas voladoras

Estas curiosas criaturas, se les conoce también con el nombre científico de Pteromyini, con esta identificación, se agrupan unas 45 especies distintas de este tipo de marsupial, muy semejante físicamente a las ardillas comunes. Poseen la particularidad de que planean en el aire mientras saltan de un árbol a otro, debido a unas membranas cubiertas de pelo que unen sus patas delanteras con las traseras.

Ualabí rupestre

En este caso, obedece a un animal que rememora por su aspecto a los canguros, pero en este caso particular, corresponde a una especie de menor tamaño, conocidas por la ciencia como Petrogale, y que se caracterizan por vivir en regiones escarpadas de difícil acceso.

Topo marsupial

Este también pequeños animal, corresponde a un tipo de topo, denominado científicamente como Notoryctes typhlops, con el cuerpo está recubierto de pelo blanco, y que hace vida bajo la tierra en una amplia porción terrestre de Australia, concentrándose las mayores poblaciones de este animal en la región central del país.

Cómo podemos proteger a los animales marsupiales

Como mucho otros animales que hacen vida en el planeta, los animales marsupiales, también están y sufren los inconvenientes que afectan el medio ambiente donde habitan; en especial en este caso, debido a que son animales autóctonos de zonas específicas, donde sus poblaciones se ven seriamente  impactadas por la destrucción de sus hábitats.

Los animales marsupiales son potencialmente más proclives a cualquier modificación de su ecosistema, pues, al ser exclusivos de regiones concretas, son altamente especializados, tanto debido a su alimentación, como a sus ciclos reproductivos, pues que no se adaptan con facilidad a los cambios.

Marsupiales: la fauna de Australia

De tal modo, que la primera manera efectiva de lograr ayudar a los animales marsupiales, en principio es salvaguardando las áreas donde habitan, a través de mecanismos concretos para blindar las zonas donde se encuentran, a los fines de constituir santuarios naturales de la biodiversidad.

De igual forma, es mitigar la acción de la caza furtiva, ya que esta es otro de los problemas que enfrentan, llevado a cabo para el comercio de estos animales, para luego ser vendidas como mascotas en el mercado ilícito de animales exóticos.

Siendo en este sentido, otra de las estrategias requeridas para garantizar la protección de los animales marsupiales, a través de normativas legales que prohíban su caza y su comercio, al igual que dirigir recursos económicos necesarios para combatir el mercado negro que tiene lugar a costa de este animal, que al igual que todos, son necesarios para el equilibrio de la naturaleza. Si te gusto este tema, puedes revisar también:

Deja un comentario