Las Aves marinas: Especies básicas

Las aves marinas se han adaptado a vivir en el ecosistema marino, existen diferentes especies, las más conocidas son las gaviotas, pelicanos  y alcatraz. Por lo general viven mucho tiempo, aquí conocerás los nombres de las aves marinas más representativas, sus características y ecología.

AVES MARINAS

En la naturaleza se han desarrollado diferentes aves marinas que pese a sus distintos estilos de vida, hábitos y fisiologías, convergen en cómo resuelven situaciones similares de relacionados con el ambiente y nichos de alimentación. Las aves marinas datan del período Cretácico y las familias modernas del Paleógeno.

Muchas especies de aves marinas viven formando colonias, viven por mucho tiempo y tardan en reproducirse. Algunas de estas realizan largas migraciones cruzando los mares e incluso el planeta, además se observan diferentes hábitos para alimentarse y lugar donde formar sus colonias. Algunos se alimentan en la superficie marina y otras en las profundidades, pueden vivir en las costas o estar parte del año volando.

Los grupos ambientalistas estas muy sensibilizados para proteger estas aves marinas, por su larga relación con los humanos, ayudando a los pescadores a orientarse hacia los bancos de pesca y a los marineros a las costas terrestres, pero de igual manera son los hombres su principal amenaza para su sobrevivencia. A continuación conocerás ocho especies de aves representativas.

Especies de aves marinas representativas

Frailecillo copetudo

Conocido con los nombres de frailecillo copetudo o frailecillo atlántico,  su lugar de origen es el océano Atlántico y es pariente del Frailecillo con cuerno, originario del océano Pacífico. Su distribución abarca el Atlántico norte cerca de Terranova en Canadá, la región que comprenden los países de Groenlandia, Noruega e Islandia, agregando también algunas islas británicas.

El frailecillo atlántico es un ave que tienen plumas de color negro en su lomo y su vientre tiene plumajes de color blanco y, patas y picos de color anaranjado. Su hábito alimentario lo cumplen con una dieta de peces pequeños que viven cerca de la superficie marina, que atrapa sumergiéndose en el mar, propulsandose con sus alas.

Alcatraz (Morus bassanus)

Es un ave marina de comportamiento social, que vive en colonias, en la cohabitan gran cantidad de aves marinas, llegando tener hasta unas 35.000 parejas de alcatraces. Se distribuyen entre el Mediterráneo y el Atlántico norte. Se la pasa volando el mayor tiempo y cazando su comida, tan solo está en tierra para anidar y criar a sus polluelos.

Su cuerpo está acondicionado para poder impactar al agua fuertemente, cuando se zambulle en caída vertical a una velocidad de más de 100 kilómetros por hora, para agarrar su comida. A fin de amortiguar el impacto por el choque de su cuerpo con el agua tiene unos agujeros externos en su aparato olfativo y unos pulmones muy desarrollados. Y, hablando de esto, te invito a conocer sobre los pájaros nocturnos.

Alca común

El alca marina es una especie de ave marina con patas, cabeza, cuello y dorso de color negro durante el tiempo de reproducción, al igual que el alcatraz puede volar a unos 100 kilómetros por hora. Tiene un tamaño de unos 70 centímetros y es un ave social, que vive formando colonias al nordeste de Europa.

Su dieta consiste en peces frescos de arenques, crustáceos y los gusanos marinos para comerlos esta especie de ave marina, nada para pescar su comida, se sumerge y puede aguantar bajo el agua hasta un minuto, gracias a sus desarrollados pulmones. Para comer fresco su comida, prefiere comerlo dentro del agua.

Los pingüinos emperadores

Aptenodytes forsteri, es una especie de ave marina endémica de la Antártida, conocida por su nombre común como pingüino emperador, se hizo famoso por las películas y documentales.

Entre los diferentes tipos de pingüino es el de mayor tamaño, llega a medir 1,2 metros de altura y pesar alrededor de 45 kilogramos. Se caracteriza por tener la espalda, cabeza y alas negras, y su vientre es blanco con marcas amarillas.

Estas aves no vuelan, como las demás especies de su familia, por tener sus alas rígidas y planas, haciendo juego con el diseño hidrodinámico de su cuerpo, adaptado para el ambiente marino y poder nadar muy bien. Para aparearse y alimentar a sus crías, realiza cada año un largo viaje. Estos pingüinos se destacan porque pueden reproducirse durante el crudo invierno antártico.

Se alimenta primeramente de peces, pero le gustan también los crustáceos y los cefalópodos como el calamar. Tiene la capacidad de mantenerse hasta 18 minutos bajo el agua y llegar a profundidades de alrededor de 500 metros sin tener que salir a la superficie, mientras está de cacería para poder obtener sus alimentos.

Los albatros

Estas grandes aves marinas, se distribuyen entre los océanos Antártico, Pacífico y Atlántico Sur; son aves monógamas, se destacan por recorrer largas distancia y poder volar sin esfuerzo por su extraordinaria capacidad de volar. Durante sus recorridos selecciona islas remotas para nidificar, se alimenta de peces, krill y calamares. Comen animales muertos o vivos que los caza en las aguas superficiales o buceando.

Son aves que viven formando colonias, sus nidos los construye en islas remotas y pueden compartir su área de nidificación con otras aves marinas de diversas especies. Está en la lista de las veintidós especies identificadas por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), en las aves marinas ochos están en la categoría de vulnerables, seis en la categoría de peligro de extinción y tres en peligro crítico de extinción.

Cormorán (Phalacrocorax sp.)

Los cormoranes son aves marinas pertenecientes a la familia Phalacrocoracidae, su comida la captura zambulléndose bajo el agua hasta pescar a su bocado, puede durar bajo el agua por más de un minuto a 10 metros de profundidad, y se impulsan con las patas. El plumaje de estas aves no son todas impermeables y, por esto al mojarse sus plumas se hacen más pesadas y su peso aumenta, lo que las ayuda a bucear con más facilidad.

El cormorán grande tiene una altura de casi un metro y es la especie más distribuida a lo largo y ancho de la tierra. Esta especie de cormorán vive en lagos, estuarios y costas marinas. Estas aves construyen nidos en árboles y acantilados, encontrándose en costas de aguas dulce y costa de diferentes partes del planeta.

El pelícano un ave marina

El famoso pelícano

El género de los pelícanos (Pelecanus sp.) son aves marinas que pertenecen a la familia Pelecanidae. Se le reconoce por la forma de su largo pico con un saco gular que le sirve muy bien para drenar el agua salada antes de tragarse los animales capturados. Su pico, saco y piel facial desnuda de las especies de este género se tornan de colores brillantes antes de iniciar la temporada de reproducción.

Su plumaje es claro, excepto los pelícanos pardos y peruanos. El género (Pelecanus sp.), tiene ocho especies distribuyendose en el planeta de manera desigual, se distribuye latitudinalmente desde la zona intertropical a la zona templada. Sin embargo, no han sido reportadas dentro de la región del continente sudamericano, las regiones de los polos y en el océano abierto. Conoce más sobre esta especie y lee nuestro artículo sobre las Aves migratorias

Nombre de aves marinas que son aves acuáticas

Los láridos

Los láridos se conocen coloquialmente como gaviotas o pavanas. Son aves grandes que pueden  medir unos 76 centímetros de altura. Tiene una dieta bien variada, por tener una dieta omnívora, puede comer animales marinos, vegetales, insectos, carroñas, huevos de otras aves, roedores y otros alimentos. Su plumaje es blanco, con plumas de colores negros y grises y otros tonos llamativos en las patas y su largo pico.

Estas aves viven en las costas marinas o costas de los lagos y estuarios, tienen la capacidad de poder volar largas distancias, estas aves marinas son fáciles de ver volando alrededor de los barcos pesqueros, para ver si pueden atrapar peces. Las gaviotas más grandes se tardan unos cuatro años para llegar a tener el plumaje de adulto completo, aunque ya a los dos años las mayorías de las gaviotas pequeñas tienen su plumaje de adulto.

Se las conoce por su inteligencia y tener un complejo método de comunicación y organizar una colonia con estructura social bien desarrollada. Las hembras ponen hasta unos tres huevos cada temporada de reproducción. Entre las especies gaviotas ocurren con frecuencia hibridaciones y, estos híbridos dependen de las especies que se cruzan.

Las gaviotas en España, se pueden observar con facilidad cuando estás paseando por las costas mediterráneas, y miras al horizonte las verás alejadas de las costa, hasta sin precisar usar prismáticos. Se han identificado varias especies, aquí te indico tres, vistas en España  son: gaviota pata amarilla (Larus michahellis); gaviota sombría (Larus fuscus) y gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus).

La pata amarilla (Larus michahellis), se pueden observar en varios sitios donde encuentra comida, incluso en vertederos que encuentra tierra adentro. Al parecer son aves agresivas con otras especies y con el hombre, como respuesta defensiva. Esta gaviota tiene el dorso gris, es robusta, tiene el pico y las patas de color amarillo y cabeza con plumaje blanco, aunque en el invierno se observe algunas plumas grises en su cabeza.

Gaviota sombría (Larus fuscus), se parece bastante a la gaviota pata amarilla, pero su plumaje es más oscuro y el dorso es de color. La otra especie de gaviota que se observa con facilidad en España es la gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus), son aves más esquivas y selectivas con su comida.

Son gaviotas más pequeñas que la patis amarilla y tiene su pico y patas rojas, y cabeza negra en las estaciones de primavera y verano. En los meses de invierno muda las plumas negras de su cabeza y quedan tan solo unas manchas próximas a los ojos. Su nombre vulgar, se lo atribuyen porque cuando grazna pareciera que algo les hiciera gracia.

Acostumbra estar en aguas interiores y costeras alimentándose de peces, que los atrapa en o próxima a la superficie del agua. Son aves que viajan en bandadas, cazan en grupo y se reproducen en colonias. Desafortunadamente,  el hombre los ha perseguido por considerarlos competencia para la pesca comercial y deportiva. Los pelícanos están considerados como especies vulnerables, por la destrucción de sus nichos, la sobrepesca, la perturbación y contaminación del ambiente.

Chorlitejo patis negro y vuelvepiedras

Estas aves se caracterizan por comer alimentos tomados del suelo, por esto la identifican como limícolas, utilizan su pico para buscar entre las ranuras de las piedras, la arena o restos de plantas marinas. El chorlitejo es un ave con aspecto redondo y largas patas de color marrón y collar y pico negros y cara blanca. Se le puede ver correteando por la arena y parándose en seco y observar como si lo persiguieran.

El vuelvepiedras, son aves con plumas con colores blanco, negro, marrón y con picos y patas anaranjado, su aspecto es más pesado y tiene poca agilidad por sus patas cortas. El nombre de esta ave marina, se le atribuye porque usa su fuerte pico para volver las piedras, buscando insectos, también las puedes ver jugando en las costas con el romper de las olas.

Charrán común (Sterna hirundo) acuática

Los confunden con las gaviotas, y también le dan el nombre ave marina de golondrina,  porque se parecen a las golondrinas por su cola ahorquillada, sus alas son más estrechas con respecto al largo de su cuerpo y su vuelo grácil. Se diferencian de las gaviotas por sus lanzarse a cada rato para pescar.

Clasificación de las aves marinas

Para los ornitólogos la denominación aves marinas especies representativas, no define cuáles grupos, familias y especies, es una denominación arbitraria y no tiene ningún valor taxonómico, porque esta es una agrupación hecha artificialmente y, no es usada por los taxónomos de aves, para realizar la clasificación de las mismas.

La misma es un término popular, que agrupa diferentes grupos taxonómicos que por desconocimiento excluye algunas especies. De acuerdo a los especialista ornitólogos, E. A Schreiber y J. Burger, precisaron que… la única característica que unifica a las aves marinas es porque se alimentan en el agua de mar, con la excepción de algunas…

Los especialistas clasifican de manera convenida como aves marinas todos los esfenisciformes y procelariformes, pelecaniformes, se incluyen los falaropos, porque aunque son aves limícolas, de sus tres especies, dos son oceánicas por un lapso de nueve meses al año, en ese tiempo vuelan cruzando el ecuador y comen en pleno mar abierto.

Asimismo, los gruiformes y podicipediformes, entran en la categoría de aves acuáticas, porque anidan en ecosistemas lacustres y pasan el invierno en el mar. En la familia Anatidae algunos merginos tienen un comportamiento de aves marinas en invierno, sin embargo, se las saca por la convención de este grupo. Igual sucede con algunas aves limícolas y ardeidas, que aunque habitan en la costa no son aves marinas representativas o no clasificadas como tales.

La evolución de estas aves

El registro fósil de las aves marinas es representativo, de acuerdo a los estudios estas aves surgieron en el período Cretácico, en las que aparecieron los Hesperornithiformes, que son aves no voladoras, que sabían bucear utilizando sus patas para nadar bajo el agua, se caracterizaba por tener un pico con dientes afilados.

En la actualidad no se tienen descendientes de Hesperornis, pero las primeras aves marinas aparecieron también en el Cretácico, con la aparición de una especie llamada Tytthostonyx glauconiticus, que al parecer es pariente de los procelariformes o con los pelecaniformes. Los primeros procel áridos, pingüinos gigantes y especies de dos familias extinguidas (Pelagornithidae y Plotopteridae), aves de gran tamaños muy parecidas a los pingüinos, que dominaron las aguas de los mares durante el Paleógeno.

A partir del Mioceno tardío y el Plioceno, fue cuando empezaron aparecer la mayor cantidad de representación de especies de aves marinas,  que se conocen en la actualidad. Al transformarse la cadena trófica en los océanos al morirse una gran cantidad de especies y la siguiente expansión de los mamíferos marinos en los mares imposibilita que hubiera más diversidad de especies de aves marinas.

Una particular adaptación a la vida marina

Las aves marinas tienen muchas adaptaciones para poder vivir y alimentarse en el mar, por ejemplo el cormorán orejudo, tiene un plumaje especializado que permite pasar menos aire, y de igual manera absorbe agua, esta adaptación le permite regular la temperatura de su cuerpo y combatir la flotabilidad natural.

La morfología de estas aves marinas están adecuada al hábitat donde se desarrolla, la morfología de sus alas es una respuesta adaptativa al nicho en que evolucionaron, que permite a los ecólogos ornitólogos identificar su comportamiento y alimentación. Está aves presentan alas largas y carga alar baja son características de las especies pelágicas, en tanto que las buceadoras tienen alas más cortas.

Las especies como el albatros viajero, buscan su comida en la superficie marina, para esto, en vista que su capacidad de vuelo propulsado es bajo, dependen de un tipo de planeo que se conoce como dinámico, que usa, cuando el viento desviado por las olas permite que el ave se eleve, de igual manera del planeo de ascenso o descenso. ¿Sabes cuál es el animal más vistoso del mundo? aquí todo sobre el Pavo real

Los pingüinos tienen alas adaptadas para desplazarse bajo el agua y, sin embargo, no están acondicionadas para volar, diferenciándose de los petreles y álcidos que si pueden volar. Estas aves marinas pueden bucear hasta una profundidad de 250 metros, y almacenar oxígeno, en la mioglobina o sacos de aire que tienen en sus músculos.

Los pingüinos tienen un mayor volumen de su sangre que le ayuda acopiar oxígeno. Al momento de ir a bucear, disminuye su frecuencia cardíaca y direccionar su sangre hacia los órganos vitales. La mayoría de las especies de aves marinas tienen patas palmeadas con las que pueden bucear y, también caminar sobre la arena. Los procelariformes tienen un sentido del olfato, muy desarrollado para ser un ave, que le permite localizar alimentos e incluso colonias en el extenso océano.

Estas aves marinas pueden osmorregulación y así eliminar la sal que toma al comer y beber agua de mar, por ejemplo los crustáceos. Estas glándulas se encuentran en las cabezas, las excreciones de estas glándulas salen por la cavidad nasal y están compuestos de cloruro de sodio, con pequeñas cantidades de potasio y bicarbonato, una muy pequeña cantidad de urea.

Las glándulas están bajo el control del nervio parasimpático y la puedes paralizar con anestesia y drogas como los inhibidores del dióxido de carbono. Permitiendo que sus riñones puedan eliminar altas concentraciones de esa sustancia; si bien todas las aves tienen glándulas nasales, están no son tan desarrolladas como la estas aves marinas, los cormoranes y los pingüinos.

Las aves terrestres poseen glándulas supra orbitales, y las aves marinas también tienen glándulas supra orbitales entre diez a cien más desarrolladas que las primeras, esto le permite regular la cantidad de sal del ambiente que lo rodea. La conservación de organismo que vive en ambiente con mucha concentración de sal depende de la regulación hiposmótica, así también por medio de la reducción de flujos disipativos, como la orina, que disminuye para regular la pérdida de agua.

Las aves marinas tienen plumas resistentes al agua, al igual que las aves terrestres, a excepción de los cormoranes y algunos estúrnidos. Pero en comparación con las aves terrestres, tienen más plumas para proteger su cuerpo, esto impide que estas aves se mojen. Protegiéndose del frío por la espesa capa de plumón.

En cambio los cormoranes tienen una sola capa única de plumas que impide pasar el aire y que, por consiguiente absorben agua. Por lo que pueden nadar sin resistencia contra la flotabilidad, que permite retener aire entre las plumas, y además retener suficiente cantidad de aire, para impedir que pierda el calor en contacto con el agua.

El color de las plumas de las aves marinas, siguen un patrón de colores negro, blanco y gris. A diferencia de las aves terrestres que son más alegres. Las aves marinas que tienen plumas más coloridas son los pingüinos y algunas aves tropicales, los colores más vistosos lo concentran en las patas y picos.

Este color neutral de las plumas de las aves marinas, le sirven para defenderse por medio del camuflaje. La Armada de los Estados Unidos, pintaron los acorazados, que es el mismo al color de las plumas del pato petrel antártico, esto reduce la posibilidad de ser visto a la distancia. En su parte inferior muchas especies de aves marina las ayuda a ocultarse de sus presas.  Las puntas de sus alas son por lo usual de color negro debido a la melanina, impidiendo el deterioro y fricción de las plumas.

Hábitos alimenticios

Las aves marinas son un gran ejemplo de evolución convergente, como se observa entre los pingüinos y los álcidos, porque especies de diferentes familias e incluso órdenes desarrollaron estrategias parecidas para resolver situaciones similares. Adecuando su fisiología y comportamiento para que las aves marinas puedan alimentarse de los mares y océanos.

Las aves marinas desarrollaron cuatro habilidades básicas para alimentarse en el mar, estas son: tomar alimentos en la superficie, buscar los alimentos buceando, volar y caer en picada y depredar animales vertebrados de gran tamaño. Con variaciones entre las diferentes tres estrategias principales.

Comer en la superficie

Las corrientes marinas con el ir y venir de las olas permiten concentrar gran cantidad de comida en la superficie del océano como, krill, calamares y peces forrajeros, así como otras alimentos que están al alcance de las aves con solo hundir la cabeza. Esta manera de alimentarse se hacen con dos métodos diferentes, a saber: alimentarse en superficie durante el vuelo y, la alimentación durante la natación.

Las aves marinas que se alimentan en superficie mientras vuela, entre las que se encuentran las fragatas, petreles y hidrobátidos.  Son aves marinas más acrobáticas, algunas toman su alimento desde el agua, como lo hacen las fragatas y los estérnidos y otras pueden andar correteando y dar vueltas sobre la superficie del mar como los hidrobátidos.

Muchas no llegan a tocar el agua y, como es el caso de las fragatas, se les dificulta reemprender el vuelo si lo hacen. Las aves de la familia Rynchopidae, no aterrizan para alimentarse, teniendo un solo método para cazar, a saber, vuela cerca de la superficie con la mandíbula en el agua, que cierra automáticamente cuando su pico toca algo. Si observas su pico verás que el maxilar inferior es más largo que el superior, reflejando su método de buscar su alimentación.

Entre las aves que se alimentan en la superficie, muchas de las aves que nadan presentan picos especializados, ajustado al tipo de presa que buscan. Es el caso de los géneros Pachyptila y Halobaena, en sus picos tienen filtros llamados laminillas, con que pueden filtrar el plancton del agua que llegan a tomar. El pico de los albatros y petreles, tienen forma de gancho para capturar su alimento que son muy ágiles.

Por tener un hábito alimenticio más variado por ser oportunista su pico es menos especializado, por ejemplo si están próximas de las costas, las gaviotas se aprovechan de los pescadores cuando están llevando a cabo las actividades de pesca y, comen individuos jóvenes de anchoíta y corvina rubia, como pasa en la provincia de Buenos Aires.

Bucear para conseguir alimento

Las aves marinas que bucean tienen un mayor rango de acción y por consiguiente su recompensa en comida es mayor para estas que las que comen tan solo en la superficie. Con respecto a su fisiología y patrones evolutivos el tener que bucear para alimentarse, esto le exige mayor presión sobre las aves marinas.

Estas aves marinas bucean con ayuda a la propulsión de sus alas como los pingüinos, álcidos, los pelecanoides y petreles. Las aves que se impulsan con las alas son más rápidas que las que se propulsan con las patas. Otro  de estas aves usa sus patas para propulsarse por ejemplo, como los cormoranes, los somormujos, los colimbos y algunos tipos de patos que comen peces.

Por adaptar sus extremidades para bucear, las mismas se han limitado para darles uso en sus principales funciones. Es el caso de los pingüinos que no pueden volar, los álcidos son eficientes buceando pero lo contrario sucede en el vuelo. El alca común requiere un 64% más de energía para volar que un peltre de igual tamaño. La pardela de Tasmania, llega a nadar a 70 metros de profundidad bajo el mar.

De este grupo de aves marinas buceadoras los más eficiente son los albatros, compensando que son los peores nadadores. La forma más usada para buscar alimento por aves marinas, en los ecosistemas polares y subpolares, es el buceo. En las aguas cálidas es menos frecuente por ser menos factible por el gasto de energía que requiere.

Sin embargo, esta condición les limita en el área de acción para buscar alimentos, debido que no vuelan y, esto se observa más en la época de reproducción, cuando los pichones reclaman su alimento con más frecuencia.

Vuelo directo hasta su comida

Algunas aves marinas se zambullen desde el aire, para capturar su comida. Esto le ayuda a usar la energía de su impulso para superar la flotabilidad natural, ocasionada por el aire atrapado en el plumaje y ser más eficientes con la energía que los otros buceadores. En este grupo se encuentran los alcatraces, piqueros, phaethontiformes, el pelícano pardo y algunos estérnidos.

Este método de búsqueda de sus alimentos les ayudas a conseguir los recursos alimenticios distribuidos en diferentes áreas, como ocurre en los mares tropicales, bastantes empobrecidos. Además es el método más especializado para buscar alimento entre las aves marinas. Los pelícanos pardos, se tardan bastante para lograr una buena destreza, ya maduros pueden zambullirse desde 20 metros de altura, sobre el mar y acomodar el cuerpo para disminuir el golpe del impacto al entrar al agua salada.

Se alimentan de carroña

Otras de las estrategias para obtener sus alimentos, adoptadas por las aves marinas perteneciente al siguiente nivel trófico. Son los denominados clepto parásitos, aves marinas que le roban la comida a otras aves. Nombre de aves marinas cleptoparasitismo, algunos son: las fragatas y los pagalos, no obstante las gaviotas, los charranes y otras especies por ser oportunistas también roban comidas.

La adaptación de anidar de noche por algunas aves, según fue adoptado como una forma de proteger sus crías y lograr alimentar más fácil, adquiridas para alejarse de las aves cleptoparasitismo. Esto ocurre que las aves progenitoras llevando comida hacia los nidos, son interceptadas por adultos jóvenes de estas aves, que son más rápido que las aves progenitoras de más edad. Estas aves saben seleccionar muy a sus víctimas.

Este método de obtención de alimentos es una manera de obtener un complemento de su dieta, en ningún momento juega un papel esencial.  Las especies de aves marinas representativas de este método de alimentación  son la fragata común, que roba al alcatraz enmascarado, y obtiene en promedio el 5% de su comida, llegando a ser un 40% cuando le va muy bien.

En caso de presentarse la oportunidad las gaviotas, algunos albatros  y petreles gigantes, comen carroña de aves y mamíferos marinos. En un estudio realizado sobre la alimentación de los albatros, al estudiar sus picos de la población de calamares, preciso que el tamaño de muchos de los calamares que comen estas aves marinas son muy grande para haberlos atrapados vivos y, también son especies que habitan aguas profundas, fuera del alcance de esta aves.

Estas aves cleptoparasitismo son una amenaza siendo depredadoras de otras aves marinas, como las gaviotas, pelícanos y pájaros, que llegan a comerse las crías pequeñas de pingüinos y focas, además de comer en ocasiones los huevos, pichones, así como adultos jóvenes de las colonias de nidificación.

Ciclo de vida

El ciclo de vida de las aves marinas es diferente a las de aves terrestres. Son aves que viven más tiempo, son K-estrategas, llegando vivir hasta los 60 años para algunas especies  y se reproducen más tarde, a los 10 años y tienen menos crías. Muchas especies de las aves marinas solo colocan un huevo anual, a menos que se pierda la primera.

Las aves marinas crían a sus polluelos por alrededor de seis meses, un tiempo largo para las aves. Es posible que esta sea una adaptación en respuesta a las amenazas de la vida marina, como capturar presas que se encuentran muy dispersas. Así como los fracasos en los ciclos reproductivos por las condiciones marinas desfavorables y el menor número de enemigos naturales con respectos a sus parientes terrestres.

Ambos padres crían a los críos, en vista del esfuerzo que se tiene que realizar en la consecución de los alimentos, que incluye recorrer largas distancia desde donde está ubicado el nido. Con la excepción de los falaropos, todas las especies de aves marinas son  monógamas, por lo mínimo durante la temporada reproductiva.

Los pingüinos, gaviotas y álcidos mantienen la misma pareja durante varias temporadas, los albatros, procel áridos  y muchas especies de petreles se emparejan toda su vida. Su periodo de reproducción es tardío y, tardan mucho tiempo en formar pareja para reproducirse. En el caso particular de los albatros cuando están en celo tienen una danza de cortejo como parte de la formación de esta relación reproductiva.

Colonias reproductivas

La ubicación de las colonias varía entre las especies y el 95% de las especies de aves marinas forman colonias, que la mayoría de las veces son exclusivas para usarlas para anidar. Se han contabilizado colonias formadas por más de un millón de aves, estén estas localizadas en los trópicos (Kiritimati en el océano Pacífico) como en las latitudes polares (Antártida).  En las temporadas no reproductivas, las aves marinas no reproductoras se van a zonas donde hay cantidad de presas.

Se han llegado a observar que en estos asentamientos para la reproducción pueden anidar distintas especies, identificada visualmente, por algunas diferencias de los nichos. Se han podido ver nidos individuales distribuidos con espacios entre sí, por ejemplo los albatros. O lo contrario, concentrados formando una colonia de araos.

Estas aves pueden construir sus nidos en árboles, planta, acantilados, madrigueras que están bajo la tierra y grietas entre las rocas. Puede ocurrir una competencia por el espacio entre aves de la misma especie o también entre especies diferentes. Es el caso de especies dominantes como los charranes sombríos, que sacan a aves de especies menos dominantes por competencia de un espacio.

Muchas especies de aves marinas prefieren mantener el mismo nido, escondite o asentamiento durante varios años y son agresivos defendiendo su lugar de nidificación. Este comportamiento tal vez sea producto de reducir el esfuerzo en la búsqueda de lugares para los nidos,  aumenta el éxito reproductivo y el encuentro de las parejas. En caso de que busquen nuevo lugares para establecer su nido, puede resultar un éxito si el terreno resulta productivo.

Algunas especies de estas aves practican la filopatría, que consiste en que los adultos jóvenes que se aparean por vez primera regresan a su colonia originaria y anidan cerca de donde nacieron. Es el caso de los albatros de Laysan, las pardelas cenicientas, el alcatraz de El Cabo y del alcatraz australiano.

Para proteger sus nidos y apartar los mamíferos de estos lugares, las colonias se sitúan en islas, acantilados o cabos.  Aumentando las posibilidades de protección de las aves marinas que suelen ser torpes en tierra. Así como hay especies de aves marinas que son territoriales, hay otras aves marinas que no defienden su área de alimentación (colonialidad), por ejemplo las salanganas, con fuentes de alimentos variables.

Las colonias también ayudan a las aves marinas que vuelan sobre el mar por estar buscando alimento, porque pueden averiguar que presa esta factible a capturar, al observar a sus compañeros cuando vienen de regreso.  En cambio una debilidad de las colonias es que pueden propagarse con facilidad las enfermedades. Además, los depredadores al identificarlas, amenazan a las especies que forman parte de la colonia, sobre todo si son otras aves.

Las épocas de migración

Todas las especies de aves realizan viajes migratorios al pasar la época de reproducción. Algunas especies de aves marinas, realizan viajes atravesando el ecuador con recorridos que van desde el norte hacia el sur y también en sentido contrario. El viaje más largo lo lleva a cabo el charrán ártico, realiza un recorrido que atraviesa el paralelo 0° “ecuador” para llegar y pasar el verano austral en la Antártida.

Hay especies de aves que luego de pasar la época de apareamiento el grupo poblacional que forma la colonia, se dividen en dos grandes grupos y escogen diferentes sitios para migrar, cómo es el caso de los charranes elegantes que forma colonias para anidar en Baja California, y al pasar la época de apareamiento un grupo migra hacia el norte hasta la costa central de California y el otro grupo migra al sur hasta Perú y Chile y establecerse en la zona de la corriente de Humboldt.

Así también se observar otras especies que migran a lugares más cercanas a los lugares de nidación y su distribución sobre el mar es establecida por las reserva de alimentos. En caso que la disponibilidad de alimentos en el océano no son las convenientes, las aves marinas, cambian de lugar para encontrar zonas con las condiciones adecuadas, esta migración puede ser permanente en caso de ser ejemplares jóvenes.

Luego de mudar las plumas, los ejemplares jóvenes migran más que las aves adultas y a distintos lugares, llegando a verse con frecuencia en lugares diferentes a los de su distribución habitual. El grupo de los álcidos se dirigen hacia el sur en los meses de la estación de invierno, pero estas aves, a pesar de esto, suele no tener una migración ordenada. En el caso de algunos hidrobátidos, pelecanoides y falacrocorácidos, estos prefieren estar cerca de su colonia de anidación durante todo el año.

Comportamiento fuera del mar

Las aves marinas como su nombre lo indica pasan buena parte de su vida en el océano, y muchas de las de estas aves marinas  pasan en diferentes momentos de su ciclo de vida en mayor o menor tiempo, una buena temporada tierras adentro. En la temporada reproductiva, muchas especies se reproducen decenas, cientos y miles de kilómetros costas adentros. Y esas mismas especies vuelan hacia el océano para alimentarse.

En el continente ártico, tierras adentro a aproximadamente 480 kilómetros se han encontrado nidos de la especie petreles blancos, teniendo que volar al océano para proveerse de alimento, en vista de lo solitario de la Antártida. Un ecosistema más fecundo son los bosques primarios de coníferas de gran tamaño, que es el lugar preferido para anidar de la especie de ave marina mérgulo jaspeado.

Otras especies anidan y comen en los lagos y en la estación de invierno se dirigen al mar, este es el caso de la gaviota californiana. Existen también especies que no van al mar durante su vida, como especies de falacrocorácidos, pelícanos, gaviotas y charranes. Estas aves viven en pantanos, lagos, ríos, ciudades y campos agrícolas. Estas aves se les consideran aves terrestres o aves acuáticas que posiblemente tengan ancestros marinos.

Se ha observado que individuos jóvenes con pocas experiencias, y adultos que están cansados de volar debido a la ocurrencia de una tormenta, se alejan del mar y se aproximan a las costas terrestres. Esto se observa especies como los petreles, alcas y alcatraces que son limitados en sus hábitos. Otras emigran por tierra como por ejemplo, los esterco áridos y los falaropos, que son aves marinas que anidan en la tundra.

Las aves marinas y el hombre

Su relación con los pescadores

La relación del hombre con las aves marinas tiene sus ventajas y desventajas, los barcos pesqueros utilizan la observación de aves marinas que vuelan en bandadas, para orientarse en la presencia de cardúmenes, así como de los bancos oceánicos que son factibles en proveer recursos pesqueros y sitios para recalar.

La orientación de las aves marinas por los polinesios les ayudó a estos encontrar pequeñas islas en el Pacífico. El ser humano también se ha beneficiado de las aves marinas,  al proporcionarles alimentos, cuando está en alta mar y usándolos como cebo. El hombre ha utilizado cormoranes sujetados para la pesca de peces.

El hombre se ha aprovechado de forma indirecta de las aves marinas, usando el guano producido por las colonias como fertilizante. Las aves marinas tienen un impacto negativo para la industria pesquera, debido a los robos de pescados en las plantas acuícolas. Las aves marinas se roban los cebos, durante la pesca con palangre se roban los cebos.

La posibilidad de encontrar alimento como peces y despojos descartados, por las pesqueras ha impactado en la propagación del ave marina “fulmar boreal” en territorio británico, por la disponibilidad de descartes, de la estas aves se alimentan, pudiendo ser considerado un impacto negativo por el sobre crecimiento poblacional.

Las aves marinas han tenido un impacto negativo causado por las pesqueras, en específico sobre los albatros, que tiene larga vida y se tardan en aparearse; situación que preocupa a los conservacionistas.

Es debido, a la captura por accidente de aves marinas, al caer atrapadas en redes o engancharse en líneas de pesca, impactando negativamente la población de las aves marinas. De acuerdo a esto es factible que unos 100.000 se enreden y mueran cada año, en las líneas de pesca de atún.

Las labores de pesca de atún vienen impactando negativamente, las poblaciones de especies de aves marinas raras de observar, como el albatros de cola corta, del que se reportan tan solo unos 2.000 individuos. Además de estas aves, las más afectadas son: el albatros de ceja negra, albatros pico fino y la pardela gorgi blanca, de acuerdo, a un estudio del Programa Nacional de Observadores a Bordo de la Flota Atunera de Uruguay. Es posible que estén amenazadas por la sobrepesca.

Aprovechamiento

De acuerdo a las excavaciones arqueológicas en el sur de Chile, demostraron la cacería de albatros, cormoranes y pardelas desde hace unos 5000 años de antigüedad. Conllevando a la extinción de varias especies que se reproducen en Isla de Pascua, alrededor de 20 a 29 especies. Especies extintas como el alca gigante y el cormorán brillante, que fueron cazados por su carne, por los pobladores de pueblos pesqueros.

La industrialización en el siglo XIX, conlleva a la cacería de aves marinas para aprovechar su grasa y plumas para la fabricación de sombreros. En Nueva Zelanda y Tasmania, hubo un buen beneficio por la ganancia que les proporcionó a hambrientos colonos europeos, la recolección de polluelos de pardelas y el petrel de Solander.

Cada año son capturados cientos de miles de pingüinos en las Malvinas por su aceite. Los marines se alimentan de sus huevos cuando realizan viajes por largos períodos de tiempo. Un impacto negativo sobre la población de aves marinas, ocurrió en San Francisco, en el pasado siglo XIX, por la recolección de casi un millón de huevos en un año, en las islas Farallón, impacto este del que todavía las aves se recuperan.

Si bien la explotación de las aves marinas para aprovechar sus huevos, ha disminuido, todavía en la actualidad continua estas prácticas aunque más controlada. Sin embargo, existen sus excepciones como la cacería descontrolada de Groenlandia, que está impactando de forma negativa en la pérdida exageradas de individuos de diferentes especies.

Los maoríes de la isla de Stewart, siguen recolectando polluelos de pardela sombría, siguiendo los métodos tradicionales de sus antepasados, denominados kaitiakitanga, para su recolección y, a su vez contribuyen con las investigaciones que se realizan en la Universidad de Otago, sobre estudios ecológicos de las poblaciones.

Amenazas a sus poblaciones

La introducción de especies, ha sido un impacto negativo para las poblaciones, colonias y especies de aves  marinas, conllevando a la disminución o extinción de las mismas. Estas aves por haber anidado tanto tiempo en pequeñas islas apartadas, son poco agresivas cuando defiende su territorio contra depredadores.

La introducción de gatos salvajes ataca especies marinas de gran tamaño, como los albatros y los roedores, como la rata de Polinesia, se roban los huevos de sus madrigueras. El pastoreo por parte de los herbívoros, como cabras, conejos, vacas y otros, puede causarles problemas indirectos al comerse la vegetación que las aves marinas y sus crías, usan para protegerse de la luz solar.

La presencia del hombre en las áreas naturales, donde pueden estar las colonias de aves marinas, puede afectar la permanencia de las aves marinas. Los turistas por querer observar los nidos y fotografiar, llegan a espantar a los adultos en los nidos, resultando que los huevos y polluelos que sin defensa ante los depredadores.

También ocurre que visitantes por accidente u otra causa destruyen los nidos. Los pingüinos de la Patagonia y de Nueva Zelandia son impactados por el turismo ecológico, en vista que la presencia de los visitantes humanos, afectan las poblaciones del pingüino ojigualdo, pues la presencia de visitantes en las playas, les dificultan a los adultos conseguir suficiente alimentos para los polluelos, afectando su masa corporal y sobrevivencia.

En cambio el pingüino, en la Patagonia, se queda en su nido cuando los visitantes humanos los observan, por lo que ha llevado a pensar la posibilidad de hacer coincidir las fechas de excursiones de turismo ecológico con la reproducción de esta especie. Otro aspecto a considerar es la contaminación con sustancias químicas.

El uso de DDT años atrás afectó a las aves marinas, hasta que se logró que prohibiera su uso por el impacto negativo que causa sobre el ambiente. En la gaviota occidental, la contaminación de esta especie por el DDT, ocasionó la preeminencia de individuos hembras, inconveniente en el desarrollo embrionario y problemas de reproducción.

La contaminación del Mar Argentino con DDT en los años 1990, también causó daño al pingüino Magallanes y a la gaviota cocinera.

Otro contaminante ambiental muy perturbador son los derrames de buques petroleros, que destruyen la impermeabilidad de las plumas de estas aves y, estas llegan a ahogarse y morir de hipotermia. Otro contaminantes son las luces nocturnas de las poblaciones costeras, sobre todo en las de hábitos nocturnos.

Medidas de conservación

Las leyes para la protección de las aves marinas datan de hace tiempo, en el siglo 6, Cuthbert de Lindisfarne, en las islas Farne, decretó la primera ley de conservación de las aves marinas en esa isla.

En el siglo 19, debido al uso de perdigones con plomo, a finales de ese siglo se decretaron las primeras leyes de protección de las aves y reglamento de cacería, para prohibir el uso de perdigones de plomo.

El plomo envenena a las aves y les causa anemia severa, afectando el sistema circulatorio, inmune y nervioso, así como al hígado, los riñones y su fertilidad. Este envenenamiento puede causar la muerte de las aves en pocas semanas o incluso días, influye también en su capacidad para realizar la migración.

Los conservacionistas de los Estados Unidos, han estado pendientes de las amenazas que acechan a las aves marinas. El entonces presidente Theodore Roosevelt, en el año de 1903, decretó la isla Pelícano, en Florida, como un refugio de fauna y vida silvestre, con el objetivo de proteger a las colonias del pelícano pardo, que anidan en esa isla, así como otras aves. Luego, en el año 1909, decretó la protección de la isla farallón.

A partir de entonces, en la actualidad muchas colonias de aves marinas están bajo protección, como las colonias que se forman en la isla Heron en Australia y las colonias que se forman en la isla Triangle en la Columbia Británica. Las prácticas de restauración ecológicas aplicadas en Nueva Zelanda, pioneras en las mismas.

Ha permitido la remoción de invasores de las islas, logrando expulsar a los gatos salvajes en la isla Ascensión, a los zorros polares de las islas Aleutianas y las ratas de la isla Campbell. Una vez logrado sacar estas especies introducidas, se incrementó la población de la especie que estaba amenazada e inclusive el regreso de especies extirpadas. Luego de sanear la isla Ascensión, regresaron a anidar luego de mucho tiempo aves marinas que habían abandonado la isla y, tenían más de un siglo de no hacerlo.

A medida que se han llevado a cabo los estudios para la conservación de las aves marinas y la protección de sus ambientes de nidación, se han logrado proteger especies como el cormorán moñudo, que vive en el Paleártico occidental, estas especie es fiel a su lugar de nidificación, realizando migraciones anuales para forma colonias reproductoras.

Otro estudio realizado a la colonia de las isla Cíes en España, concluyó que los criterios de conservación de las aves marinas, tienen que estar basadas en el número y tamaño de las poblaciones y la etiología de la especie. En vista que la reproducción son más exitosas cuando colonizan nuevos lugares.

Se propone programas de conservación para la gaviota cocinera, que anida en el litoral argentino, y la Patagonia, con el objetivo de estudiar sus hábitos de apareamiento.  Tomar en cuentas aves como el pelícano pardo en las islas del golfo de California, México, que es una especie centinela, porque su estado de salud y conservación, permite dar un indicio del comportamiento del resto de las poblaciones.

Hasta la década de 1980, se desconocía las condiciones de conservación de las aves marinas en España. Desde la fundación de la Sociedad Española de Ornitología, en 1954, la conservación de las aves en ese país mejoró. En Pontevedra, Galicia, en el año de 2016, se decretó la Reserva Ornitológica de O Grove, la primera de esa región. Por extenderse al mar se puede hacer observaciones la pardela balear y el cormorán moñudo.

En Colombia se están realizando investigaciones para la conservación de las aves marinas, como la llevada a cabo en la isla Gorgona en Colombia, y también las diferentes áreas protegidas de la provincia de Buenos Aire en Argentina. Estudiando el comportamiento de las poblaciones de esta especies marinas y su migración.

Una propuesta para disminuir la mortandad de las aves marinas ocasionadas durante la pesca con palangre, es colocar líneas de pesca de noche, pintar los anzuelos de color azul o colocarlos bajo el agua y, usar espantapájaros, para aumentar el peso de las líneas. Esta técnica cada vez se está empleando más porque los barcos pesqueros internacionales, están obligados a hacerlo.

La mortandad de aves marinas y otros animales marinos ha disminuido, por la prohibición internacional de la pesca con redes de enmalle. Sin embargo, muchas redes han quedado a la deriva y  debido al empleo por mucho tiempo de este método de pesca, continúan siendo un inconveniente para la conservación y protección de la fauna marina.

El proyecto Scottish Seabird Centre, cerca de los refugios de aves en Roca Bass, en Frida y otras islas, es parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en el Reino Unido, tiene el objetivo de estudiar el hábitat de enormes colonias de alcatraces, auks, esterco áridos y otras especies. Este centro realiza proyectos de sensibilización y educación ambiental para sus visitantes.

Permite que los visitantes observen videos sobre las amenazas que sufren estas aves y como se les puede proteger. Este tipo de actividades han mejorado la imagen de ese país en materia de conservación. A través del turismo ecológico, enfocado en las aves marinas ha permitido generar ingresos a las comunidades de la costa y pone en el tapete su cuidado.

La conservación y protección de las aves marinas, a finales del siglo 20, se realizó conjunto a la protección de sus hábitats (conservación y manejo restauración de lagunas, estuarios, marismas, sitios de invernadas o descanso) y sus recursos alimenticios, por medio de la regulación del estado de las especies para cacería y que no son objetivo de su estudio científico.

Entre estos acuerdos está el Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles, aceptado y ratificado por Argentina, Australia, Brasil, Chile, Ecuador, España, Francia, Noruega, Nueva Zelanda, Perú, el Reino Unido, Sudáfrica y Uruguay, Convenio de Berna y el AEWA.

Proyecto Salvar a las aves marinas AUDUBON

Desde Barrow al norte de Alaska, hasta Baja California, se tiene conocimiento que es el lugar donde habitan más de 100 millones de aves marinas, que son dependientes de una Red de sitios de reproducción y búsqueda de alimentos a lo largo de la costa del océano Pacífico. Esta área de distribución de aves marinas, está bajo el monitoreo de Audubon.

La caracterización científica de Áreas de importancia para las Aves, las campañas conservacionistas en todo el país, las organizaciones internacionales y la experiencia de restaurar colonias y de políticas públicas de Audubon, son garantías para que Audubon, tome medidas efectivas para aumentar y asegurar la poblaciones de especies amenazadas. En la actualidad se está trabajando en equipo con socios de la Columbia Británica y de México.

Los objetivos precisos de este proyecto son: Preservar las fuentes de alimentos apoyados en la aprobación de tratados internacionales. Lograr que las organizaciones públicas y privadas que están desarrollando recursos marítimos y costeros, reconozca las IBA  y las IBA costeras y, además Proteger y adaptar lugares costeros críticos del Pacífico para que sean colonias de aves marinas.

Las aves marinas en cultura popular

La mayoría de las aves marinas son poco conocidas y estudiadas. Pero en cambio, algunas como los albatros y las gaviotas son muy usadas en las tradiciones populares. Los albatros se le consideran pájaros legendarios, y relacionadas a una serie de mitos y leyendas. Empezando por el nombre de la familia a la que pertenecen los albatros, Diomedeidae, está relacionado a una leyenda sobre el héroe Diomedes y si metamorfosis en ave.

Una superstición de los marineros es que trae mala suerte hacerles daños a las aves marinas.  Esta superstición se originó de un mito sacado del poema de Samuel Taylor Coleridge “The rime of the Ancient Mariner”, se trata de un marinero condenado a llevar el cadáver de un albatros que mató sobre el cuello.

El poema de las flores del mal de Charles Baudelaire es “El albatros” que es una composición en tres cuartetos y versos alejandrinos; allí, el yo lírico describe la rutina de los marineros de cazar aves marinas y lo que esta práctica hace sobre ellas, primero tan majestuosas y, luego tan torpes. El poeta que lo escribe se compara con un albatros, en vistas que sus grandes alas le impiden caminar.

En la música popular, esta ave también ha tenido importancia. La canción de electro house  “I’m an Albatraoz” (2014). Que tuvo bien acogida por el público, logrando cierta fama, su letra cuenta la historia de una mujer que se ve reflejada en un albatros, en oposición a otra, llamada Laurie y asociada con un ratón.

De acuerdo a un mito de los indígenas lillooet, la gaviota era la guardiana de la luz del día, hasta que el cuervo se la robó; esto es coherente con la simbología general de las aves, que representan un impulso de elevación y espiritualidad. La gaviota también aparece en cuentos y leyendas en la literatura.

Como  metáfora en el libro Juan Salvador Gaviota de Richard Bach y también resaltando la cercanía al mar, como fue usada en el libro “El Señor de los Anillos” de J. R.R. Tolkien, tanto en la insignia de Gondor y, además, Númenor , como en la canción que Legolas canta en el bosque de Ithilien, en la que revela su nostalgia por la tierra a la que viajará, la última morada de los elfos.

En La gaviota de Antón Chéjov, la actriz decaída que protagoniza la historia, Nina, observará a una gaviota embalsamada y cree que es un símbolo que no precisa entender; este objeto es una prolepsis (anuncio adelantado)  del suicidio de su amado, el dramaturgo Trépley. La gaviota en esta obra puede representar la locura y la libertad. Desde la antigüedad al pelícano se la ha asociado con la misericordia y el altruismo, a partir de un mito cristiano occidental temprano que dice que abrieron sus pechos para alimentar a sus pichones hambrientos.
Categorías Aves

Deja un comentario