Aves que no vuelan: Características y ejemplos

Cuando se va al zoológico o en el patio de una casa puedes ver aves que no vuelan, como las gallinas, patos y avestruces; algunas de estas aves tienen sus alas y patas para nadar en el mar donde pasan más tiempo o sus patas son muy ágiles para correr. Descubre más sobre ellas.

AVES QUE NO VUELAN

Aves que no vuelan

Entre las aves voladoras y las no voladoras se observan ciertas diferencias anatómicas como son el tamaño de los huesos de sus alas, que son de tamaño más pequeño en las alas que no vuelan, ni presentan la quilla en el pecho que ayuda a que los músculos de los pectorales se muevan mientras van volando.

Se conocen 40 especies de aves que no vuelan, proveniente ancestros que si volaban, y que por procesos evolutivos y adaptaron al entorno donde viven para nadar y correr.

Al parecer algunas aves en respuesta a vivir en un lugar sin depredadores naturales evolucionaron y perdieron sus facultades para volar, como las aves que viven en islas oceánicas, como los pingüinos.

Las aves no voladoras que la mayoría de la gente conoce son el avestruz, emú, casuario, ñandú y kiwi, que son aves ratites, que forman parte de un grupo parafilético, en las que todas estas aves tienen un esternón plano y no tienen quilla, sus orígenes indican que sus ancestro se distribuían en los continentes. Algunas de este grupo de aves han desaparecido.
Teorías para la evolución de las ratites

Características y ejemplos de las especies de aves no voladoras

Muchas de las aves extintas fueron especies de aves no voladoras.Un ejemplo de porque un ave no voladora puede desaparecer es el caso del kagu (Rhynochetos jubatus), es originaria de Nueva Caledonia, en  Melanesia cerca de Australia, debido a su principal amenaza son sus enemigos naturales son los gatos y roedores, que llegan a comer el huevo que pone, en vista que nidifica en el suelo. Por consiguiente su población disminuye por la poca renovación de la especie.

Según los estudios evolutivos de la avifauna, las aves de hoy día y las antecesoras provienen de las ramas Palaeognathae, en la que se encuentra los órdenes Tinamiformes y Struthioniformes. En cambio el ramal de Neognathae, al parecer sufrió una división antes de culminar el Cretácico, al evolucionar el grupo que reúne las especies actuales y sus antecesoras en una sola rama o clado basal Galloanserae (patos y gallos, entre otros).

Muchas de las aves no voladoras tienen ancestros en la Gruiformes, asimismo, se tiene poca data para determinar en qué momento ocurrió la división todos los órdenes que integran el clado  neognatas, si fue antes o después de la Cretácico-Terciario, que fue cuando se extinguieron los otros dinosaurios. Según la data molecular indica una radiación cretácica.

La ocupación fortuita de nuevos territorios apartados, pudo ser el origen de una nueva población que en un lapso de tiempo tenga diferencias genotípicas con respecto a la población madre originaria. La división de las especies en este particular de las aves, estuvo influenciado por la capacidad de volar o no volar de los tetrápodos, así como sucedió con los insectos en referencia al resto de otros artrópodos o como los murciélagos respecto a los demás mamíferos.

AVES QUE NO VUELAN

Esto ha conllevado la aparición de nuevas especies de aves a partir de las especies colonizadoras que se adaptan a estos nuevos lugares, en donde no habitaban sus enemigos naturales, que si estaban en sus territorios originarios. Las aves se mantienen evolucionando así como ha ocurrido en las islas volcánicas de historias geológicas recientes.

Los cambios climáticos, las glaciaciones y las migraciones de los animales entre los continentes, es redujeron más de la mitad de las poblaciones de aves. Durante el Paleoceno las aves no voladoras tuvieron una radiación adaptativa explosiva y, en el Mioceno ya existían la mayoría de los géneros de aves actuales. Aprende también sobre Aves rapaces

A medida que fueron evolucionando las aves no voladoras, tuvieron mayor peso y plumaje más denso que les impidió volar. Se diferenciaron por su hábito alimenticio entre carnívoros y herbívoros, eran más altas las aves herbívoras. Los huesos de las aves no voladoras se fortalecieron haciéndose más macizos. Los estudios evolutivos han determinado que han ocurrido muchas convergencias evolutivas que impiden determinar el parentesco entre las especies.

Características de las aves no voladoras, antecesoras

Algunas de las aves no voladoras se extinguieron hace poco tiempo estas aves no voladoras llegaron a medir entre unos 10 centímetros a unos 3 metros de altura. Algunas tenían largos picos para poder alimentarse y, sus cabezas eran muy grandes. Por evolución durante miles de años se fueron transformando en organismos de gran tamaño, con grandes patas y pezuñas para poder caminar sobre la tierra.

Otras de estas aves eran de menor tamaño y los recursos de alimentos fueron mejor aprovechados por todos los individuos de toda la población de la que formaban parte. La competencia por alimentos afectó la supervivencia de hasta hace poco de muchas de las aves no voladoras, porque las mismas no eran cazadoras, eran omnívoros se alimentan de plantas e insectos.

Sin embargo, la competencia por alimentos se hizo presente entre las aves no corredoras y los mamíferos y estos últimos ocuparon los nichos de estas aves. Por lo que muchas se extinguieron o sobrevivieron en lugares apartados, como islas donde no había mamíferos, hasta que llegó el ser humano y las empezó a cazar.

Evolución e historia

La evolución y supervivencia de las diferentes especies de aves que no vuelan fue continua aún desaparecido los dinosaurios y por más de 90 millones de años. Terminado el periodo Cretácico las aves y los monotremas se diversificaron conquistando las “ratites” nuevos nichos ecológicos afines entre los herbívoros y otros predadores.

En el continente sudamericano, prevalecieron las “aves del terror” o forrácidos  de la familia Phorusrhacidae, eran carnívoras, median entre 1 a 2,5 metros de altura y no voladoras, vivieron  durante el Cenozoico. En el continente Norteamericano y Europeo en el Eoceno vivieron aves como Gastornis,  aves no voladoras, posiblemente herbívoras, tres especies fueron descritas para Europa y una para América del Norte.

En sus inicios se creía que estaban emparentadas con las moas o dinornithiformes, aves no voladoras de Nueva Zelandia, en ese periodo Eoceno, tres familias del orden gruiformes, evolucionaron a gigantescas aves no voladoras: Aepyornithidae, Phorusrhacidae y Mesitornithidae. En la isla de Madagascar, los antepasados de los Aepyornis o “pájaros elefantes” vivieron en esta isla hace 85 millones de años, viéndose favorecidos y evolucionaron a aves no voladoras más grandes.

Los ñandúes que habitan América del Sur (Uruguay, Argentina y sur del Brasil), es un ave no voladora más pequeña que los avestruces. Sus antecesores aparecieron hace unos 89 millones de años, posiblemente en el periodo que América del Sur y África se separaron. La familia Struthionidae surgió en el Eoceno hace unos 75 millones de años distribuyendose en el continente africano.

Hace unos 68 millones de años del grupo sureño de Australia los casuarios y emúes, se separaron los kiwis, que llegaron a Nueva Zelandia, a través de Nueva Caledonia en los que existían unas aves no voladora ratite conocida como Sylviornis que medía 1,70 metros con la que posiblemente estaba relacionadas los kiwis y que vivían en la isla de Nueva Zelandia desde hace tiempo.

El avestruz conocido con el nombre científico Struthio camelus, es la ave de mayor tamaño en la actualidad, llegando a medir 2,00 metros de altura y en casos excepcionales llegan a los 3 metros. Asimismo, sus huevos son los de mayor tamaño que miden un promedio de 15 centímetros y pesar unos 1,5 kilogramos.

¿Por qué algunas aves no vuelan?

Las moas era el nombre de unas aves que no volaban, que llegaron a vivir en Nueva Zelandia  hasta el siglo XVI, que se extinguieron a causa de la cacería por parte de los humanos, estas aves media unos 3,6 metros y pesaban unos 230 kilogramos. En la isla de Madagascar vivieron las aves más pesada y grandes, pesaban unos 600 kilogramos, las aves elefantes (Vorombe titam). En Australia vivió el Dromornis stirtoni de tamaño parecido.

Los kakapos (Strigops habroptilus) es la única especie de la familia de los loros que no vuela, por su tamaño y peso no puede volar, vive en Nueva Zelandia que aún sobrevive a pesar de la introducción de especies invasoras y a la reforestaciones. El gran alca (Pinguinus impennis) eran un ave no voladora, con capacidad para volar y bucear, la última se extinguió en el siglo XIX  poblaron el Mar Mediterráneo, el mar del Norte y el océano Atlántico.

En las islas Mauricio ubicadas en el Océano Índico, se desarrollaron y establecieron unas cinco especies de dodos y solitarios autóctonos, también aves no voladoras, que en el transcurso de tres millones de años fueron las palomas más grandes del planeta, formaban parte del orden Columbiformes y se extinguieron en el siglo XVII.

En las islas Mauricio, las aves que también se convirtieron en terrestres fueron los solitarios de Rodríguez y el Raphus solitarius y en el continente Sudamericano en las islas Galápagos las aves marinas cormorán áptero (Nannopterum harrisi), que presenta sus alas atrofiadas. Siguiendo en el hemisferio Sur, en la Antártida, se encuentran las aves marinas que no son voladoras por adaptar a sus alas para usar como aletas que le sirven para nadar, pertenecientes a la familia Spheniscidae.

Los primeros seres humanos que llegaron ver estas aves, fueron los exploradores ibéricos, que por evolución sus patas le sirven mejor en el agua que para caminar en el suelo, debido a esto les llamaron pájaros niños o bobos. Al ser observada por los exploradores británicos estos prefirieron llamarlos penguins, por su semejanza al Alca gigante del Atlántico norte.

Por creer que eran parientes del (Pinguinus impennis) nombre científico del Alca gigante, sin embargo al realizar la convergencia evolutiva, se llegó a la conclusión que los pingüinos del Hemisferio Norte, no mantienen vinculo filial con los del Hemisferio Sur. A pesar de estas conclusiones, al extinguirse la población de la especie (Pinguinus impennis), finalizando el siglo XIX, el nombre pingüino se continuó usando, pero para las aves de la familia Spheniscidae.

Del género Spheniscus, se tiene conocimiento de una especie extinta la Spheniscus urbinai, su talla era mayor que las especies actuales de este género Spheniscus, de la familia Spheniscidae. Su distribución fue en Suramérica en las aguas del Pacífico próximo a las costas de Perú.  Se conocen en la actualidad 18 especies de pingüinos.

Los pingüinos son las únicas especies de aves no voladoras que pueden nadar y bucear, al usar sus alas como aletas, para propulsarse, al usar su musculatura como si estuvieran volando dentro del agua, parecido a otras aves marinas como los álcidos (los araos y frailecillos), las pardelas y los mirlos acuáticos.

De todas las 18 especies de pingüinos solo una vive sobre la línea del Ecuador en las aguas de las Islas Galápagos, pero todas las islas Galápagos están incluidos en el Pacífico Sur, queriendo esto decir que los pingüinos solo viven en los mares del Hemisferio Sur. Su distribución abarca las aguas aledañas a las costas de la Antártida, Nueva Zelanda, el sur de Australia, Sudáfrica, las Islas Malvinas, Ecuador, Perú, Chile y Argentina.

Pueden verse uno que otros ejemplares de estas aves al pasar la época de reproducción, buscando alimentos, llegando a verlos el sudeste de Brasil en el Océano Atlántico y por el Océano Pacífico en corrientes frías cerca de Colombia y Panamá. Esto por nadar en aguas con corrientes de aguas fría, como la corriente Humboldt, o en el continente africano, cerca de Sudáfrica con la corriente de Benguela.

Adaptadas a nuevos ambientes

Los cambios climáticos y morfológicos ocurridos en la tierra por la glaciación hace unos 8 millones de años, conllevaron a la conquista de nuevos espacios por parte de la fauna, así como aislamientos reproductivos. Hace unos 5 millones de años en el Plioceno, dio lugar a nuevas oportunidades para la especiación dentro de las especies ocasionando la aparición de nuevas especies y aumentado la diversidad biológica.

Al conquistar nuevos territorios y con el aislamiento de pequeñas poblaciones aparecieron diferencias entre las especies de territorios aislados y las especies de los territorios originarios desde donde salieron. Las diferentes especies de un mismo género son el resultado de la migración de especies de un género a nuevos territorios distantes o aislados y la consiguiente reproducción y adaptación en esos nuevos territorios.

Esto se debe al proceso que en biología le llaman especiación, que es cuando ejemplares de una población de una misma especie da origen a otra u otras especies. La especiación puede ser geográfica o alopátrica y especiación peripátrica. En la especiación geográfica, es de la que se cuentan más registros.

Esta ocurre con cambios son graduales, cuando una población de una especie se distribuye en una gran área geográfica y debido a que hay individuos muy alejados puedan cruzarse entre sí, por barreras geográficas como océanos, montañas o desiertos. Por lo que con el pasar del tiempo esta  separación geográfica, promueve cambios del fenotipo y genotipo con respecto a la especie original, resultando varias poblaciones apartadas con adaptaciones según el ecosistema donde viven.

La especiación parapátrica o periférica, las nuevas especies en hábitat marginales, en los límites de distribución de una población de mayor tamaño. Los individuos que presentan menor capacidad de difusión y se agrupan en pequeñas colonias, son por lo general los que tienen este tipo de especiación.

Este proceso de especiación es lo ocurrido con las aves no voladoras, que posiblemente por aislamiento reproductivo dieron lugar a la adaptación de su morfología y genética. Patas adaptadas para correr o nadar, mayor peso, plumaje más abundante, alas atrofiadas o adaptadas para otras funciones. Como las aves voladoras extintas y las actuales, que se transformaron en ratites (corredoras), pájaro elefantes, y moa de Madagascar y Nueva Zelandia respectivamente y, los actuales avestruces, ñandúes, kiwi y otras.

Se tiene el ejemplo de los fragmentos de huevo que al parecer son parecidos a los huevos de individuos del extinto género Aepyornis, que fueron encontrados durante unas excavaciones en las Islas Canarias. Si bien son restos que al parecer datan del mioceno medio o terminando este periodo, hasta ahora, no hay una explicación satisfactoria de porque estaban en las Islas Canarias, por la incertidumbre de si las islas formaron parte de África en el pasado.

Las islas de Madagascar y el continente de África, se habían separado desde hace mucho antes de aparecer las ratites del sur del planeta. Las especies de los géneros de la familia de la Aepyornithidae, Mullerornis y Aepyornis, fueron ratites, aves que no podían volar y su esternón no tiene quilla. Por lo que los investigadores creen que las Aepyornithidae ya se habían separado del grupo con antelación.

Al quedarse aisladas en las islas de Madagascar, se transformaron en aves no voladoras y aumentaron su talla. Hace menos de 85 millones de años, hubo un puente de tierra que permitió el desplazamiento desde Gondwana hasta Madagascar a los antecedentes de los avestruces pájaro elefante.

Con respecto a los huevos encontrados en las Islas Canarias orientales, de supuesto Aepyornithidae, teoría poco factible porque todavía no existen evidencias de que estas islas se hayan separado de África continental. Igual que los pájaros elefante solo vivieron en Madagascar.  Existe otra teoría que considera que los fragmentos de huevos encontrados, son de aves extintas del norte de África que pudieron ser o no aves corredoras Eremopezus, Psammornis o robustas aves marinas como Pelagornithidae.

Los cambios de las masas continentales

Según los registros obtenidos por expertos de muestras fósiles, terminando el período Cretáceo las aves terrestres se encontraban distribuidas sobre las superficies terrestres emergidas, compartiendo espacios con los monotremas y los reptiles. Todavía las masas continentales no se habían separado y reubicado, que de acuerdo a la teoría de Wegener. Esta fragmentación y deriva se inició terminando la era mesozoica.

Hace unos 65 millones de años, empezando el periodo Paleoceno, no existían los mamíferos carnívoros, los animales que ocupaban la parte superior de la cadena trófica eran grandes aves no voladoras (predadoras) y los reptiles modernos. Los monotremas o mamíferos prototerios estaban establecidos y especializados en varios nichos.

Durante el período cretáceo la fauna fue desarrollándose sin la presencia de mamíferos y los depredadores fueron las aves no voladoras y las grandes aves terrestres no ratites, que cazaban con la vista. Situación que influyeron en la evolución de las aves, tales como, la adaptación a no volar y la postura de huevos en el suelo.

Al inicio del periodo Terciario hubo un cambio en la fauna terrestre, hubo el explosivo desarrollo y crecimiento de los mamíferos, aparecieron los marsupiales y después los placentarios que al principio se diversificaron con rapidez, aprovechando la falta de especialización y ante la falta de defensa por parte de los competidores, ocuparon los nichos ecológicos.

El Kiwi

Situación que conllevo la pérdida de muchas poblaciones de aves, por parte de estos mamíferos euterios, que llegaron a superar la poblaciones de otros grupos de sangre caliente, en la tasa de sobrevivencia de las nuevas crías, contribuyendo esto el rápido aumento de su distribución geográfica.

Aunado a lo anterior, los nuevos depredadores mamíferos tenían muy desarrollado el sentido del olfato y localizaban sus víctimas por el olor, a diferencia de la mayoría de las aves que no tienen el sentido del olfato y, además la mayoría de la fauna existente en el cretácico no estaba capacitada ni había evolucionado para poder protegerse y defenderse de estos mamíferos.

Adaptaciones

Las aves que se no se trasladan volando por lo usual, deben esta condición de ave no voladoras por la evolución de sus extremidades superiores, es decir sus alas, para que cumplieran otras funciones. Tales como el caso de los pingüinos de Magallanes o el pingüino del Cabo, en que sus alas fueron modificadas en su forma y para su funcionamiento, a órganos parecidas a las aletas de los peces y mamíferos marinos.

Aquellas que transformaron y adaptaron sus patas para la carrera pedestre para desplazarse de un sitio a otro como el avestruz, ñandú, el emú, otras aves no voladoras actuales y la extinta moa, y adaptado sus extremidades superiores en órganos atrofiados, que no sirve para desplazarse. Por ejemplo:

Moa-nalo aves anátidas, su nombre Moa-nalo, significa pájaro perdido, son aves anátidas ya extintas que habitaron las islas más grande de Hawái, pero no en la isla mayor en el Pacífico. Estas aves tenían hábitos alimenticios herbívoros y son los antecedentes de los patos.

Moa de las isla Sur, es un ave extinta de la familia Dinornithidae, se cree que se originaron de aves voladoras que llegaron a Nueva Zelandia y luego perdieron su capacidad de volar por restricciones geográfica y no tener enemigos naturales.

Las actuales

Las actuales aves no voladoras, son muy parecidas a las otras aves a excepción de unas características particulares que las diferencias de las otras aves, empezando por los huesos de sus alas, los huesos de las alas de las aves no voladoras son más pequeños, con respecto a las alas de las aves que si vuelan.

Asimismo las aves no voladoras, no tienen o se ha reducido el tamaño de la quilla, que es el hueso que permite a los músculos moverse cuando el ave está usando las para volar. Además muchas aves no voladoras actuales son el resultado de la sobrevivencia de sus especies a lugares aislados, o la evolución de ave voladora a ave no voladora, en lugares donde no tenía depredadores naturales. Especializando sus miembros superiores e inferiores para nadar, correr para gastar menos energía.

Nombres de aves que no vuelan

A continuación se listan y describen las aves no voladoras que vivieron durante y aquellas que con posibilidad también vivieron después del periodo Holoceno, e inclusive viven en la actualidad. Se ordenaron según los órdenes taxonómicos de la avifauna. Colocando su género y especie, si se conoce su nombre completo.

Ratitae. Son aves con alas rudimentarias o pequeñas que carecen de pigostilo y sin quilla, se incluyen los avestruces, Emú, Casuario, Kiwis y Ñandú y las extintas Dromaius baudinianus, Emú negro, Moa, Aves elefante.

Los avestruces (Struthio camelus)

Son en la actualidad las aves de mayor tamaño, con una altura promedio de más de 2 metros de alto y en casos excepcionales supera los 3 metros. Su peso es de unos 180 kilogramos. En la actualidad su área de distribución son las sabanas africanas. Al parecer en tiempos remotos se pudo haber encontrado en la península Arábica. Se conoce 4 especies de avestruces africanas.

Emú (Dromaius)

Los emúes son aves no voladoras que proviene de Oceanía, en la actualidad es la segunda ave con mayor tamaño después de la avestruz, Su hábito alimenticio es herbívoro, pues su dieta está integrada de vegetales, pequeños animales e insectos. La especie que vive en estos momentos es la Emú común. Sus huevos son de color verde oscuro para mimetizarse con la vegetación y protegerlos de los depredadores.

Casuario

En la actualidad sobreviven tres especies y se distribuyen en Australia y Nueva Guinea, su hábito alimenticio es omnívoro, come frutos, hongos, pequeños reptiles y otros animales e insectos.

Kiwi

Son originarias de Nueva Zelandia y en la actualidad existen 5 especies, el tamaño de los kiwis es un poco más grande que las gallinas comunes. Su plumaje es de color pardo o marrón, sus alas pequeñas y atrofiadas se ocultan debajo de este plumaje y casi no las mueve. Tiene hábito nocturno y se alimenta de plantas, lombrices e insectos. Los huevos son bastante grandes con respecto al tamaño de estas aves. Conoce un poco más sobre Kiwi un animal

Ñandú

El Ñandú común es parecido al avestruz aunque un poco más pequeña y se distribuye en el continente de Sudamérica, al norte de Argentina, todo el territorio de Uruguay y al sur de Brasil.

Anseriformes

Es donde se incluyen a los patos, como: Pato vapor austral, pato vapor malvinero, pato vapor cabeza blanca, pato doméstico, Cerceta de Campbell,  Son aves adaptadas a la vida acuática, con patas para nadar en la superficie del agua. Entre los extintos se nombran el Moa-nalo, Anas pachyscelus, Dromornis, Genyornis, Chendytes lawi y Talpanas.

El pato doméstico

Es una subespecie de la familia Anatidae del orden Anseriformes. Es ave no voladora muy conocida en la actualidad, de temperamento afectuoso y dócil y es bien criado en las granjas. El color de sus plumas es blanco con unos ojos de color negro y su achatado pico y patas de color anaranjado. Puede pesar alrededor de 4 kilos, vive en lagos, ríos, lagunas y cuerpos de agua artificiales.

Causario: el ave más peligroso del mundo

Galliformes

En este orden cuenta con 283 especies, es una separación del clado de aves neognathae. El nombre de este orden significa… los que tienen forma de gallos… se incluye la gallinas, perdices y pavos, entre otros. Se caracterizan por ser malos voladores, entre las aves de este orden que no vuela se nombran: Sylviornis ya extinto y Silkie

Silkies

Recibe este nombre por su esponjoso plumaje que muy sedoso parecido a la seda y el satén. Es un ave de temperamento dócil, que se destaca por tener la piel y huesos de color negro, lóbulos azules en sus orejas y cinco de dedos en sus patas, a diferencia de otras gallinas que tienen cuatro.

Las gallinas

Es la ave voladora más conocidas por los humanos, es omnívora pues come semillas e insectos, presenta dimorfismo sexual entre el macho y la hembra. El macho es más grande y tiene una distintiva cresta roja sobre la cabeza. Su incapacidad de volar es resultado de la selección artificial que los criadores han hecho con la especie.

Podicipediformes

Este orden es una división del clado de aves acuáticas, distribuidos en todos los continentes. Se caracterizan por zambullirse para buscar su alimento o para huir. Son buenos buceadores, gregarios, son malos voladores. Se encuentran las especies Zambullidor de Junín en peligro de extinción por contaminación del lago, vive en la sierra central de Perú. Zampullín del Titicaca la mayoría viven en el Lago Titicaca y Zampullín del lago Atitlán ya extinto.

Pelecaniformes

Cormorán no volador (Phalacrocorax harrisi), autóctona de las Islas Galápago (Archipiélago de Colón) se distingue por ser el único cormorán que no vuela, tiene una población de apenas 1500 individuos y está en un programa de conservación de su especie.

Sphenisciformes

Los pingüinos aves no voladoras que solo se distribuyen en el hemisferio sur, su plumaje aceitoso es de color negro y blanco, no presenta dimorfismo sexual, son monógamos y ponen un huevo por año. Son excelentes nadadores y bucea a grandes profundidades.

Coraciiformes

pUpupa antaios ya extinto, nombre común abubilla de Santa Helena. Se tiene información de esta especie por un esqueleto fósil incompleto, fue endémica de la isla de Santa Helena en el Océano Atlántico Sur. Posiblemente extinta por especies introducidas a la isla.

Ciconiiformes

El extinto Threskiornis solitarius. Llamado comúnmente, ibis de reunión, era un ave pelecaniforme originaria de la isla de Reunión. Es factible que su descubrimiento se haya hecho en 1613 por viajeros portugueses.

Gruiformes

Muchas de las especie extintas de este orden fueron aves no voladoras como: Grus cubensis, Rascón rojo, Rascón del Pacífico, Gallirallus dieffenbachii, Cabalus modestus,  Aphanapteryx leguati, Nesoclopeus poecilopterus, Gallirallus wakensis, Mundia elpenor, Porzana palmeri, Porzana sandwichensis, Gallinula blanca (probablemente no voladora), Gallinula nesiotis, Porphyrio mantelli, Aptornis y Porzana monasa.

Las especies no voladoras de este Orden que viven en la actualidad son: Dryolimnas cuvieri (solo la sub especie Dryolimnas cuvieri aldrabanus), Weka, Gallirallus lafresnayanus, Gallirallus sylvetris, Gallirallus calayanensis, Gallirallus insignis, Gallirallus owstoni, Gallirallus rovianaeArabidopsis plateni, Atlantisia rogersi y Habroptila wallacii, Megacrex inepta, Porzana atra, Takahé, Gallinula pacífica, G. silvestris, G. comeri, G. mortierii, Tribonyx mortierii, Tagua gigante (solo los adultos, los polluelos pueden volar).

Charadriiformes

Los extintos Alca gigante y Diving puffin. La primera de estas dos especies el Alca gigante vivió en el Atlántico Norte, su tamaño era superior que las de las Alcas vivas y estas si son aves voladoras. Le llamaban por varios nombres comunes alca imperial y gran pingüino, eran buenas nadadoras y buceadoras. Los pingüinos del orden Sphenisciformes, heredaron su nombre por su semejanza morfológica, aunque no tiene parentesco.

Falconiformes

Caracara tellustri esta ave de presa ya está extinta

Psittaciformes

Kakapo y Lophopsittacus mauritianus ya extinto. El kakapo vive pero su estado de conservación es vulnerable. Se caracteriza por ser el único loro que no vuela y que es más pesado que otros loros de este Orden que si son voladores. Es originario de Nueva Zelandia.

Columbiformes

Dodo, Solitario de Rodríguez y Natunaornis gigoura, tres especies ya extintas. El Dodo (Raphus cucullatus), era un ave voladora originaria de las islas Mauricio, en el Océano Índico a un kilómetro de distancia de Madagascar. Esta ave fue extinguida en el siglo XVII, por la introducción de especies invasoras a esta isla cuando las colonizaron los europeos. Estos animales destruyeron sus su hábitat natural.

Caprimulgiformes

Ave no voladora extinta Aegotheles novaezelandiae, era un ave de gran tamaño, es posible que pesara alrededor de 150 a 200 kilos, tenía hábitos nocturnos. Era originaria de las islas de Nueva Zelandia, los esqueletos fósiles indica que vivió en ambas islas. Al parecer la especie se extinguió por la introducción ratas. Aprende más sobre el tema con Aves marinas.

Strigiformes

Su nombre vulgar Búho gigante cubano y búho corredor gigante, ya extinto. Es posible que haya sido el búho más grande que haya existido, y está emparentado con los búhos de la actualidad. Sus esqueletos fósiles se encuentran en abundancia en la isla de Cuba, en depósitos de cuevas desde el Pleistoceno tardío, alrededor de 10.000 años. Es posible que este búho pesara alrededor de 9 kilos y midiera un metro de altura.

Passeriformes

Chochín de Stephens (Xenicus lyallis) y Emberiza alcoveri ambas especies ya extintas. Esta ave no voladora el   Chochín de Stephens vivió en la isla de Stephens, ubicada entre las dos islas principales de Nueva Zelandia. Era un pájaro pequeño, rechoncho, con alas y cola corta, que se extinguió a finales del siglo 19.

Categorías Aves

Deja un comentario