El Buey: diferencias con el Toro y la Vaca

Realmente, entre el buey y el toro no hay ninguna diferencia, se trata del mismo animal  que forma parte del ganado vacuno. La única característica que los diferencia se refiere a la utilización que el hombre le ha dado en la ganadería, por lo que definiremos qué es un buey. En cuanto a la vaca, sencillamente es la hembra adulta del toro.

BUEY

¿Qué es un Buey?

El Buey, es una especie de mamífero de la familia de los bóvidos y representa el ejemplar de la raza destinado a la realización de tareas agrícolas o para el engorde y sacrificio. Así mismo, podemos decir que el buey es el ejemplar castrado del toro, además, si la castración es realizada antes de la pubertad del toro, se le denominan novillos.

Para algunos países de América Latina, los bueyes son utilizados como animales domésticos para el arado, en los terrenos donde es difícil utilizar otros animales o tractore motorizados. En España, específicamente en las islas Canarias, también utilizan comúnmente el buey para la agricultura, la alimentación, el arreo de carretas.

La primera civilización que le rindió culto al buey fueron los egipcios, encontrándose hasta ahora vigente en la India. Pasando este culto a través del tiempo también a los griegos, quienes solamente sacrificaban a los toros. Los lacedemonios habitante de la antigua Grecia, ofrecían en sacrificio un buey a Marte cuando obtenían una victoria por medio de algún engaño, pero si la victoria era obtenida claramente y sin ningún engaño sacrificaban un gallo.

Los romano vencedores en la batallas, sacrificaban dos bueyes blancos de la región de Umbría, cuando los bueyes no eran totalmente de color blanco, utilizaban un tipo de roca para blanquearla, denominada creta. Posteriormente, utilizaban las cabezas de estos bueyes sacrificados como adorno en las puertas de los templos.

Para los romanos el buey, el toro y los becerros eran denominados como víctimas mayores por lo que les doraban los cuernos en los sacrificios. Los pobres no podían ofrecer en sacrificio un buey vivo, sacrificaban uno de masa de harina. Durante el imperio Romano, los paganos utilizaban como símbolo de la agricultura, un buey con cara de hombre o solamente la cabeza, igualmente el símbolo de combate de Hércules contra Aqueloo.

Para los escritores Romanos Varrón, Columela, Eliano, Plinio, Valerio, Máximo, al igual que otros autores, catalogan al buey como compañero del hombre en la agricultura y consideraban que era igual delito arremeter contra la vida de un buey que contra la vida de un hombre. Estos escritores en sus obras citaban como ejemplo los castigos que eran impuestos por los Emperadores de Roma a quienes eran acusados por la muerte de bueyes.

En el libro Deuteronomio del Antiguo Testamento, específicamente en el capítulo XXV se describe la prohibición al pueblo de Israel de colocar un bozal al buey que les servía para trillar o para los demás usos de la labranza de los terrenos, por lo que Dios pretendía que los animales que ayudaban al hombre en sus faenas puedan gozar del beneficio de ellas.

Simbología del buey en diferentes culturas

En la civilización egipcia la docilidad del buey se diferencia de la fuerza salvaje del toro. Para los griegos y los romanos lo relacionaban con los trabajos de la agricultura y, con el triunfo de las batallas de los guerreros romanos, por lo que sacrificaban bueyes blancos que ofrecían al dios Júpiter.

Para los países de oriente el buey tiene las mismas cualidades y características que el búfalo, siendo además considerado como el animal perfecto para conducir a los sabios a donde desearan.

La religión Católica relaciona al buey con el Portal de Belén, en donde se le atribuye la misión de mantener el calor en el lugar donde aconteció el nacimiento del hijo de Dios.

Expresiones populares relacionadas con el buey

A lo largo de los siglos se han transmitido a los pueblos hispanoamericanos diversos refranes, frases y dichos referidos al Buey, en donde cada una de ellas evidencia la sabiduría popular, como por ejemplo:

  • A paso de buey; con insoportable lentitud o prolijidad
  • Buey viejo, surco derecho
  • A buey harón poco le presta el aguijón
  • ¿A dónde irá el buey que no are?
  • Al buey por el asta y al hombre por la palabra
  • Al buey viejo múdale el pesebre y dejará el pellejo
  • Al llamado del que lo piensa, viene el buey a la melena
  • Al buey maldito, le reluce el pelo
  • Are mi buey por lo holgado, y el tuyo por lo alabado
  • El buey bravo, en tierra ajena se hace manso
  • El buey harto no es comedor
  • El buey que me acornó, en buen lugar me echó
  • El buey sin cencerro piérdase presto
  • El buey suelto bien se lame
  • El buey traba el arado, mas no de su grado
  • El buey viejo arranca la gatuña del barbecho
  • El buey ruin, holgando se descuerna
  • Habló el buey y dijo mú
  • Por los bueyes que son de mi padre, siquiera aren, siquiera no aren
  • No ates la boca al buey que trilla o ara
  • Quien bueyes ha perdido, cencerros se le antojan

Diferencias entre un toro, una vaca y un buey

De manera frecuente se utilizan diferentes nombres para mencionar a animales que aunque son iguales, cada uno de ellos posee sus propias características. Cada uno de ello dentro de la ganadería tiene una especial utilización.

El toro es un macho adulto que pertenece a la familia de los bóvidos, su principal función para la ganadería es la reproducción de la especie. La ganadería los utiliza como sementales para aparearlo con las hembras adultas y fértiles con el fin de generar crías.

La vaca es la hembra adulta de la especie, en la ganadería además de ser utilizada para la reproducción de la especie, se emplea para obtener leche que permite la obtención de diversos productos, además de su carne para el consumo humano.

Evidentemente, las diferencias entre toro, vaca y buey se refieren principalmente a las funciones que son atribuidas para cada animal en la ganadería y en la actividad agropecuaria. Antiguamente no existían máquinas para la producción agrícola por lo que era necesaria la utilización de animales con fuerza y resistencia física para arrastrar arados.

Diferencias entre la carne de vaca y la carne de buey

Hoy en día la producción de la carne de buey para el consumo humano, prácticamente no existe, esto se debe a lo elevado que resulta su costo de producción. La carne de buey tiene unos rasgos distintivos muy característicos que son reconocibles a simple vista y la carne de res a pesar de poseer características bastante similares, ésta posee menor cantidad de grasa que la de buey.

La carne de buey es de color rojo intenso, su textura es compacta y presenta líneas de grasa entre la carne, la grasa que presenta la carne de buey tiene un color característico relacionado con el tipo de alimentación suministrada al animal, generalmente consistente en pasto y cereales, la carne de vaca es de color rojo intenso, pero no tan oscura como la de buey y su sabor es menos intenso.

¿Cuál es el mejor tipo de carne para comer?

Habitualmente, los nutricionistas recomiendan que para mantener nuestra salud el consumo de carne debe ser de aquellas que posean menor porcentaje de grasa, por lo que las denominadas carnes magras contienen menos de un 10% de grasa, siendo la carne de vaca considera como una carne magra.

Teniendo en cuenta que la carne no debe ser el elemento principal de nuestra dieta, su consumo tiene aporta beneficios, además de ser una fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc. Otra consideración importante en cuanto al contenido de grasa que posea la carne, ésta dependerá de la parte del cuerpo de la vaca, ya que cada corte tendrá mayor o menor cantidad de grasa.

Cómo saber si la carne es tierna y jugosa

Al momento del consumo de una carne, para saber si es de buena calidad, tierna, blanda y jugosa, es necesario tener en cuenta muchas características del animal que ha sido sacrificado, siendo la raza, edad, correcto sacrificio, maduración y corte, los principales factores a tener en cuenta.

La primera fase en la preparación de la carne para su consumo es su maduración, proceso que demora entre uno y siete días, manteniendo la carne en refrigeración para evitar las proliferación de bacterias, en este proceso por la acción de enzimas que posee la carne, se ablanda. Si al momento del sacrificio no se cumplieron las mejores condiciones, estas enzimas no actuarán, por lo que el proceso de ablandamiento no se realizará.

De igual manera, existen otros factores que determinan la suavidad de la carne, la raza, la edad del animal, así como del tipo de crianza y la herencia, determinan en gran medida la dureza de la carne.

¿Qué información debe tener el etiquetado de la carne?

La información que se le debe suministrar al consumidor de productos alimenticios debe ser el principal elemento de información que debe tener el etiquetado del producto, que asegure toda la información que permita conocer el histórico, ubicación y el lote de productos, así como su contenido energético, considerando esta práctica una obligación que tienen los productores como garantía de la calidad de la carne.

¿Se expende carne de buey para consumo?

A pesar de que la carne de buey casi no existe, siendo escasa en su producción por lo costosa que resulta y además su venta también resulta muy cara, es posible que algunas ganaderías se dedique a su producción. Para la producción de carne de buey, el animal debe tener más de 48 meses de vida y su carne de debe dejar madurar de 10 a 15 días.

La carne posee un color rojo muy intenso y su grasa tiene una tonalidad nacarada. Usualmente se vende carne de vaca lechera retirada de producción como carne de buey magra.

Consejos para comprar en las carnicerías

Al momento de adquirir carne de buey, debe certificar que el etiquetado especifique su procedencia, así como las demás especificaciones que debe tener como el número del lote del producto y su contenido energético.

Esta carne debe presentar un color rojo muy vivo, además de que debe presentar algo de grasa que será la que contribuye a su particular sabor.

Es importante aprender los diferentes nombres de los cortes de la carne, ya que dependiendo del corte éste podrá tener mayor o menor cantidad de grasa e igualmente existen cortes que presentan mayor suavidad y otros mayor dureza.

Recomendaciones para la conservación de la carne

La carne debe ser refrigerada en la parte más fría, en envases debidamente tapados para evitar el contacto de sus jugos con otros alimentos. La carne cortada en trozos o filetes se mantiene refrigerada durante aproximadamente  entre 3 y 5 días.

Las tablas y/o utensilios que se utilicen para cortar la carne cruda, deben ser perfectamente lavados y evitar su utilización sin lavar, para cortar otros alimentos.

Para la preparación de la carne es recomendable sacarla de la refrigeración un poco antes de ser cocinada, debido a que la diferencia de temperatura podría endurecerla. A continuación le sugerimos los siguientes enlaces, donde aprenderá sobre diferentes temas de gran interés:

Categorías Ganado

Deja un comentario