El bulldog inglés: Rasgos e información

El bulldog inglés es un perro con una gran personalidad, capaz de ganarse el corazón de la familia por su facilidad para socializar y hacerse amigo de los niños rápidamente. Hoy te hablaremos de las características del bulldog inglés y de cómo cuidarlos para que disfrutes de este maravilloso animal.

Bulldog inglés

Características del bulldog inglés (estándar FCI)

El bulldog inglés es un perro mediano que se destaca por ser un excelente perro de familia. Debido a su fisonomía, suelen tener algunos problemas de salud. Son animales poco resistentes que requieren de ejercicio moderado para sentirse bien. Sus arrugas deben limpiarse con frecuencia a fin de evitar infecciones cutáneas.

Las características del bulldog inglés le permiten destacar del resto de las razas caninas, pues su pequeño pero poderoso cuerpo lo proyectan como un perro vigoroso, de gran estabilidad y fuerza.

La cabeza del bulldog inglés es grande, redondeada y maciza, con el hocico ancho y muy corto (braquicéfalos), por lo que su cara se ve con aspecto aplastado. El cráneo tiene forma de circunferencia y, con respecto del resto del cuerpo, la cabeza se ve amplia. Su cuello es grueso y fuerte, lo que le permite sostener su cabeza cómodamente. Su cara es más bien corta.

Sus ojos oscuros se ubican de forma simétrica en la frente del animal. Son de tamaño mediano, y cuando se miran de frente, se observan a nivel bajo del cráneo simétricos en relación con las orejas. Su pequeña nariz negra siempre se da una vuelta leve hacia arriba. La nariz es ancha, con los orificios (narinas) bien abiertos. Sus distintivas mandíbulas son macizas y anchas:

Sus labios, amplios, carnosos y gruesos, están acompañados de los belfos que se desparraman a ambos lados hasta cubrir la mandíbula inferior, produciendo en éste una sonrisa algo cómica.

Posee orejas pequeñas y delgadas, bien separadas entre sí y con inserción alta, aunque también se aceptan las “orejas en forma de rosa” que son curvadas hacia atrás y dejan expuestas partes de las orejas del animal.

Bulldog inglés

Algunas zonas de la cara (principalmente alrededor de la nariz) y cuello de los perros bulldog inglés presentan pliegues y arrugas que deben asearse con rigurosa regularidad, pues son propensos a sufrir dermatitis.

La espalda se presenta fuerte, ancha y corta. La línea de la espalda muestra una leve caída en la zona del omoplato y luego vuelve a subir hasta el lomo, que está algo más elevado que la cruz.

Las caderas del bulldog inglés destacan levemente por encima de la espalda. Las piernas son cortas y fuertes, con un importante desarrollo muscular, aunque las hembras no son tan robustas como los machos pues por el contrario, son más ligeras.

La cola suele ser gruesa y recta, aunque con frecuencia el bulldog de pura raza nace con una cola pequeña o de tamaño moderado. Esta cola es de base ancha pero se va afinando hacia la punta.

Como lo dijimos anteriormente, la piel de estos animales es bastante suelta y de ella cuelgan gruesos pliegues y arrugas, que van desde la cara, hasta la papada y la garganta. El manto presenta una textura fina y el pelo es muy corto. Los colores más frecuentes del bulldog inglés son el blanco sólido, el rojo, cervatillo o barbecho, aunque también pueden encontrarse atigrados.

El bulldog inglés tiene un pelaje espeso, corto y fino, que suele presentarse unicolor con máscara o atigrado. También puede ser de colores uniformes como el rojo en sus diferentes tonos, el blanco y el moteado.

Tamaño y peso del bulldog inglés

El bulldog inglés es un perro mediano, cuya altura no supera los 40 centímetros hasta la altura de la cruz, en los machos adultos, mientras que en las hembras siempre es un poco menor. El peso del macho está entre los 25-30 kilogramos y el de las hembras es de 23 kilos aproximadamente.

Reconocimientos de asociaciones

Por ser un perro con pedigree, muchas son las organizaciones internacionales que evalúan y clasifican a los bulldog inglés, a fin de determinar sin son de raza pura o no. Estas son algunas de las clasificaciones que ha recibido el bulldog inglés.

  • Aptitudes: perro de compañía y guardián
  • Prevalencia: común
  • Clasificación general: Razas de perros medianos
  • Clasificación según la AKC (American Kennel Club): Grupo 6: Perros de compañía. No deportivo
  • Clasificación de la UKC (United Kennel Club): Perro de compañía
  • Clasificación según la FCI (considerada como el standard mundial): Grupo 2, sección 2.1 “Molosoides tipo dogo” (sin prueba de trabajo).

Historia del Bulldog inglés

El bulldog inglés es originario de Inglaterra, donde fueron criados durante cientos de años, desde antes del siglo XIII. Uno de los datos que hace referencia a su origen proviene de la práctica del deporte del cebo de toro, que se remonta al año 1209 y que refiere la historia de un carnicero que persiguió a un toro a través de la ciudad de Stamford, acompañado de perros bulldogs.

Esta actividad atrajo tanto la atención del conde de la ciudad, que instauró el toro de cebo como un deporte en sus dominios. Años más tarde, en el siglo XVIII los perros bulldogs eran usados para los “deportes sangrientos” como la lucha contra animales salvajes.

En esta lucha el animal salvaje era atado y luego se introducía dentro de un pequeño ring, donde lo esperaba un bulldog que debía acabar con la vida del oso o del jabalí, el cual evidentemente no podía defenderse. Estos grotescos juegos servían de gran distracción para algunos hombres ingleses durante sus días de ocio.

Durante la Edad Media también se pusieron de moda los enfrentamientos entre toros (Bulls) y los ancestros de los bulldogs, los Mastiffs (dogos), de allí se presume que deviene su nombre. Esta afición fue creciendo con el tiempo y, aunque el parlamento británico lo prohibió a mediados del siglo XIX, o es sino hasta finales de siglo que cesó está violenta actividad que puso en peligro de extinción a esta raza.

Los bulldogs antiguos no tenían la misma complexión que los de ahora. Aquellos eran perros más atléticos, robustos y con mayor fuerza y resistencia, los cuales no presentaban el típico hocico achatado que caracteriza a los bulldogs de ahora.

Afortunadamente, estos deportes tan dantescos fueron prohibidos en 1835, gracias a la evolución de las personas que permitió una mayor comprensión del sufrimiento de los animales. Luego de esto, los bulldogs fueron modificándose hasta alcanzar la morfología y el comportamiento relajado por el que lo conocemos hoy en día.

En la actualidad el bulldog inglés es reconocido como mascota familiar. La AKC reconoce esta raza simplemente como bulldog.

Se trata de un perro que se reconoce por ser valeroso y combativo; es un animal que no se queja, ni cuando tiene hambre, sed o siente algún dolor, por lo que algunas personas lo califican de testarudo. Poco lo oiremos lloriquear, por eso debemos estar pendientes de él y de sus necesidades.

Carácter del Bulldog inglés

El bulldog inglés es reconocido por su carácter tranquilo y relajado; siempre se muestra seguro de sí mismo y con una personalidad muy determinada que le da un aspecto más serio del que merece, pues en realidad se trata de un animal muy cariñoso y noble.

Son perros que socializan fácilmente y siempre están felices de conocer gente nueva, aunque se le dificulta en algunos casos socializar con otros perros. Son leales y entregados a su familia, algo dependientes de los humanos y aunque parecen toscos y fieros, son muy afectuosos y cariñosos por demás.

Existen casos en los que el bulldog inglés puede mostrarse territorial, dominantes y hasta agresivos con otros perros; personalidad que puede ser controlada con una buena educación y adiestramiento. El bulldog es a veces tomado como el payaso de la familia.

Como punto en contra vale destacar que no son muy obedientes en comparación con otras razas; lo que se traduce en que, en algunos casos, el adiestramiento puede requerir tardar un poco más de tiempo y paciencia.

Otra característica particular de estos animales es que babean constantemente, lo que hace necesario la limpieza frecuente de los espacios que el frecuente, como su cama o el sofá.

Personalidad

La personalidad del Bulldog inglés es muy dulce y afable. Es bastante predecible, por lo que es una excelente mascota familiar, principalmente para aquellas que buscan una mascota que requiere de constante atención humana.

Aun así, estos animales conservan rasgos de su cría originaria, como es el caso del cebo de toro, lo que los convierte en excelentes perros guardianes por naturaleza. Suelen llevarse bien con otras mascotas pero pueden mostrarse agresivos con perros desconocidos.

Comportamiento

El Bulldog Inglés es un perro juguetón y con mucha vitalidad, aunque también es muy testarudo y tozudo. Suele mantenerse atento a todo lo que ocurre en su entorno y puede mostrarse vigilante ante la presencia de extraños, más nunca agresivos. Aunque su apariencia demuestre lo contrario, este es un animal que no tolera los maltratos y la brutalidad. Agradece en mucho el cariño y el afecto de sus dueños, puesto que no es un animal que deba estar solo.

El bulldog es bueno para niños

El bulldog inglés es el compañero ideal para toda la familia. Su carácter apacible, calmado y paciente, lo hacen el favorito de los niños y de las personas mayores, que gustan de compañía. Es un animal adecuado para los niños porque sabe controlar su fuerza y tiene paciencia con los más pequeños. No son animales agresivos ni violentos, por el contrario, disfrutan de dormir y descansar. Son algo testarudos y en algunas ocasiones son muy resistentes al dolor, por lo que debemos estar al pendiente de las lesiones o irritaciones que puedan presentarles.

El Bulldog inglés es ideal para vivir en espacios pequeños y cerrados, ya que no requieren de un jardín. Como ya lo dijimos, no son muy resistentes a las temperaturas extremas: las bajas temperaturas hacen que se enfríen rápidamente, mientras que el clima cálido afecta su respiración.

Les gusta ladrar fuerte, roncan y jadean con frecuencia. También babean mucho. Su manto corto exige poco mantenimiento, aunque no así las arrugas de su cara. Por todo lo demás, incluyendo su fabuloso carácter, son una opción ideal para los pequeños de la casa.

Cuidados específicos

Aunque no es de mucho agrado para el animal, siempre se recomienda que el bulldog inglés realice ejercicio físico aunque de forma moderada, a fin de que desarrolle su masa muscular y aumente su capacidad respiratoria. Debemos evitar exponerlo al sol puesto que no tolera las altas temperaturas.

Aunque es un perro de contextura robusta y fuerte, el bulldog inglés necesita de muchos cuidados, especialmente la limpieza de sus ojos y arrugas que debe realizarse a diario.

Salud

El Bulldog Inglés es propenso a sufrir por anomalías hereditarias y congénitas, características de esta raza, entre ellas el paladar y labio hendido con el que nacen algunos cachorros. También la displasia de cadera, los problemas oculares y de retina (entropión y ectropión) y la dermatitis, principalmente en la cara, son afecciones comunes en estos animales.

El bulldog es uno de los perros braquicéfalos, es decir, que su cráneo es ancho mientras su hocico es chato y corto, lo que les ocasiona el síndrome braquicefálico, la estenosis de las fosas nasales (que causa obstrucción) y otros problemas respiratorios.

Además, pueden llegar a padecer cojera de las patas anteriores, sordera, alargamiento del paladar blando y sarna. Asimismo, son propensos a padecer de golpes de calor, principalmente en la temporada veraniega.

Así que antes de proponerte tener uno de estos animales, debes tener consciencia de que son animales delicados que requieren de atención especial y de tratamientos veterinarios que suelen ser costosos; por lo que si no cuentas con los recursos suficientes es mejor que escojas otra raza menos delicada.

Cuánto vive un bulldog inglés

El promedio de vida de un bulldog inglés  es de ocho años, aunque con buena alimentación, cuidados óptimos y atención veterinaria de calidad, pueden alcanzar los 10 años.

Esto denota que no son animales longevos. Además, esta raza tiende a padecer algunas enfermedades típicas de los bulldogs, lo que acorta su expectativa de vida.

Precio del bulldog inglés

El precio de un bulldog francés es de 500 a 2.000 euros o entre $400 a $1500 dólares estadounidenses. Como se nota, el bulldog inglés es una de las razas de perros más caras que existen. La diferencia de precio entre ejemplares va de acuerdo con las líneas genéticas del ejemplar.

También se toman en cuenta para determinar el precio información como la calidad y belleza del animal, el esquema de vacunas, los documentos y certificaciones oficiales que posee, así como la reputación del criador. El color también puede incidir en el precio, siendo los perros de colores raros los más costosos.

Si decidiste adoptar un bulldog inglés ubica siempre criadores de la raza reconocidos y responsables; visita las instalaciones y conoce a los cachorros y a sus progenitores. No es recomendable que compres en tiendas de mascotas o en criaderos donde hay varias razas.

Cómo cuidar un bulldog inglés

El bulldog inglés es un animal que requiere de actividad física moderada. Un paseo suave o una caminata diaria son suficientes para satisfacer sus necesidades de ejercicio.

A estos amigos les disgustan las temperaturas extremas, ni mucho fío ni mucho calor, por el contrario, disfrutan de un clima templado.

Por sus características físicas,  los bulldogs son propensos a sufrir golpes de calor. Por ello, debemos evitar exponerlos al sol durante el verano, principalmente en las horas centrales del día en las que el sol es más fuerte. Evitemos también hacerlos correr o ejercitarlos en días de mucho calor.

Su pelaje es corte, por lo que no necesitan cepillado constante, aunque si una regular limpieza y mantenimiento de los pliegues en su cara y cuello; así se evita la acumulación de humedad, de polvo o de algún agente nocivo para su salud. Estos perros son dormilones por naturaleza y roncan mucho y muy alto.

Las arrugas del bulldog inglés bebé son finas y delicadas, pero con el paso de los años se acentúan y engrosan, exigiendo cada vez más una buena higiene facial, para sí evitar problemas en la piel de su cara.

Consejos para comprar un Bulldog Inglés

Si deseas comprar un bulldog inglés en alguna tienda online, asegúrate que cubre todos los requerimientos; así te evitarás correr riesgo. A continuación te damos algunos tips a tomar en cuenta al momento de indagar en la web sobre la venta de estos animales y más aún sobre sus criadores.

  • Asegúrate de que aclare todas tus dudas (Indagar qué tanto conoce sobre la raza y si asiste a exposiciones caninas). Pregúntale si hace seguimiento al cachorro luego de la venta y por cuánto tiempo. Presta atención si solo se limita a fijar el precio.
  • Verifica si está recomendado por otros criadores o si posee referencias de otros clientes satisfechos y trata de contactarlos directamente.
  • Asegúrate de que tienen el pedigree en regla y desconfía de quienes cobren una cantidad excesiva de dinero para entregar al perro con pedigree. Busca varias referencias de precios de cachorros.
  • Debe darte garantía en cuanto a los problemas de salud, físicos y hereditarios. Debe entregarte el ejemplar con su tarjeta de control veterinario, las desparasitaciones y el esquema de vacunación al día.
  • Solicítale te muestre las instalaciones donde cría a los perros y que te permita ver otros ejemplares que tenga en el espacio para cerciorarte de que están libres de enfermedades.
  • Recuerda que los cachorros necesitan de por lo menos dos meses junto a su madre antes de ser separados de ésta. Verifica que se cumplan esos tiempos y desconfía de quien quiera saltarse este paso.

También es importante que desde un principio tomes en cuenta los cuidados y el tipo de atención que requiere el bulldog inglés para así evitarte sorpresas y malos ratos a futuro. Aquí te mencionamos algunas consideraciones:

El mantenimiento estético y la higiene del bulldog inglés no suele ser tan exigente en comparación con otras razas, pero no por ello debemos descuidarlo. Para estos animales se recomienda el cepillado semanal y el baño cada seis u ocho semanas, teniendo mucho cuidado con las uñas.

Estos hermosos ejemplares no necesitan corte de pelo, pero si la limpieza constante de las arrugas presentes en su cara y cuello; labor que puede realizarse fácilmente con un trapo húmedo. Esto evitará que se acumule suciedad entre los pliegues. También hay que cuidar sus dientes, ojos y orejas; así como mantener un control veterinario y estar al día con el esquema de vacunación.

Esta raza no requiere de mucha actividad física  ya que tiende a cansarse con mucha rapidez. No por ello deben descuidarse los paseos diarios y el juego constante, porque esta actividad fortalece el vínculo entre la mascota y su dueño.

Estos animales, que parecen unos viejos testarudos, necesitan estar siempre acompañados, por eso no es conveniente dejarlos solo durante mucho tiempo o dejarlos que vivan fuera de la casa y alejados de la familia.

En cuanto a la salud, son animales que pueden presentar algunas anomalías como la displasia de cadera; problemas oculares como entropión o ectropión; la cojera de las patas anteriores; la estenosis de las fosas nasales, el alargamiento del paladar blando y la dermatitis, entre otras complicaciones.

Si quieres saber más sobre temas similares, te recomendamos los siguientes:

Categorías Perros

Deja un comentario