El Manatí: Características, Hábitat, Reproducción y Mucho Más

El Manatí, también conocido como la vaca marina, es uno de los mamíferos acuáticos más grandes, se alimenta exclusivamente de vegetación y tiene una importancia vital para el ecosistema donde habita, sin embargo está en peligro de extinguirse. En este artículo conoceremos más acerca de esta majestuosa criatura y todas sus características.

¿Qué es un Manatí?

El manatí es un mamífero marino grande perteneciente a la familia Trichechidae, del género Trichechus, conformada por especies totalmente acuáticas, en su mayoría herbívoras, razón por la que a veces se les considera como «vacas marinas».

Miden hasta 4 metros de largo, pesan tanto como 590 kilogramos, y tienen aletas tipo paleta. La etimología del nombre es dudosa, con conexiones que se han hecho al latín «manus» (mano), y a una palabra a veces citada como «manatí» usado por los taínos, un pueblo precolombino del Caribe, que significa «pecho«.

Los manatíes a veces se llaman vacas marinas, ya que son comedores de plantas, además son lentos, pacíficos y similares a las vacas en la tierra. A menudo pastan en plantas acuáticas de mares tropicales.

Documental sobre el Manatí

Taxonomía

El nombre científico del manatí es Trichechus y comprende 3 de las 4 especies vivas en el orden Sirenia. La cuarta especie es conocida como «Dugongo» y es bastante similar al manatí pero con una aleta diferente. Se cree que los Sirenia han evolucionado a partir de mamíferos terrestres de 4 patas hace más de 60 millones de años, y los parientes vivos más cercanos son los Proboscidea (elefante) y Hyracoidea (Hyraxes).

El color del pelo del manatí amazónico es gris pardusco, y tienen una piel gruesa y arrugada a menudo con pelo áspero o «bigotes». Las fotos son raras; y aunque se sabe muy poco sobre esta especie, los científicos piensan que son similares a los manatíes antillanos. A continuación se describe de manera más específica la taxonomía del manatí:

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Subfilo: Vertebrata
  • Clase: Mammalia
  • Orden: Sirenia
  • Familia: Trichechidae
  • Género: Trichechus

el manatí

Simbología

El manatí de Florida es un símbolo de conservación y un animal extremadamente popular entre el público. Algunos manatíes salvajes se acostumbran a los humanos y es frecuente ver cómo se desplaza el manatí entre buceadores y barcos anclados, buscando ser frotados y arañados. Turistas y residentes buscan encuentros con los manatíes en la naturaleza o visitan zoológicos y acuarios para ver a los cautivos.

Los manatíes de Florida han sido objeto de mucha investigación, y la mayoría de la información sobre los manatíes se basa en los estudios de esta subespecie, pero todos los manatíes probablemente comparten muchos aspectos de la historia natural.

 el manatí

Características del Manatí

Es posible encontrar en los manatíes masa corporal entre 400 a 550 kilogramos, y una longitud media de 2,8 a 3,0 metros, con máximos de 4,6 metros y 1,775 kilogramos vistos, las hembras tienden a ser más grandes y pesadas. Cuando nacen, los bebés manatíes tienen una masa promedio de 30 kilogramos. Tienen un labio superior grande, flexible y prensil.

Usan el labio para juntar comida y comer, así como para interactuar socialmente y comunicarse. Los manatíes tienen hocicos más cortos que sus compañeros sirenios, los dugongos. Sus pequeños ojos, ampliamente espaciados, tienen párpados que se cierran de forma circular. Los adultos no tienen incisivo o dientes caninos, solo un conjunto de dientes de la mejilla, que no están claramente diferenciados en molares y premolares.

Estos dientes se reemplazan repetidamente a lo largo de la vida, con dientes nuevos que crecen en la parte posterior a medida que los dientes más viejos caen desde más adelante en la boca, de manera similar a los elefantes. En un momento dado, un manatí normalmente no tiene más de 6 dientes en cada mandíbula de su boca.

Su cola tiene forma de remo, y es la diferencia visible más clara entre manatíes y dugongos; una cola de dugongo es de forma similar a la de una ballena. Las hembras tienen 2 tetillas, una debajo de cada aleta, una característica que se utilizó para establecer vínculos tempranos entre el manatí y los elefantes.

Los manatíes son inusuales entre los mamíferos que poseen solo 6 vértebras cervicales, lo que puede deberse a mutaciones en los genes homeóticos. Todos los demás mamíferos tienen 7 vértebras cervicales, además de los perezosos de 2 y 3 dedos.

Al igual que los caballos, tienen un estómago simple, pero un ciego grande, en el que pueden digerir materia vegetal resistente. En general, sus intestinos tienen una longitud típica de unos 45 metros, que es inusualmente larga para animales de su tamaño.

Características del Manatí

Hábitat

Cuando se trata del manatí hábitat de áreas costeras poco profundas y pantanosas son sus favoritos, se encuentran en los ríos del Mar Caribe y el Golfo de México (T. manatus, manatí antillano), la cuenca del Amazonas (T. inunguis, manatí amazónico) y África occidental (T. senegalensis, oeste Manatí africano).

Los manatíes antillanos prefieren temperaturas más cálidas y se sabe que se congregan en aguas poco profundas. Con frecuencia migran a través de estuarios de aguas salobres a manantiales de agua dulce. No pueden sobrevivir a menos de 15 ° C (60 ° F). Su fuente natural de calor durante el invierno son los ríos cálidos alimentados por manantiales.

En la naturaleza

Los manatíes están activos día y noche y pueden dormir sumergidos o mientras respiran en la superficie del agua. Son principalmente solitarios, pero forman pequeños y transitorios grupos por períodos de horas o días. Las agrupaciones de hasta 20 machos pueden formar manadas de apareamiento centradas en una hembra receptiva; se pueden formar otras agrupaciones temporales en las áreas de alimentación del manatí, las filtraciones de agua dulce o las fuentes de agua caliente.

 el manatí

Durante períodos de frío extremo en Florida, se han observado agrupaciones de 300 o más miembros en las salidas de agua caliente de las plantas de energía. Muchos manatíes de Florida también migran hacia el sur durante el invierno. Los manatíes amazónicos migran en respuesta a las fluctuaciones del nivel del agua asociadas con las estaciones lluviosas y secas.

Cuando las aguas circundantes retroceden, pueden aislarse en piscinas, pero pueden ayunar hasta siete meses en estas situaciones al metabolizar lentamente la grasa almacenada.

¿Cómo se comunican los Manatíes?
La forma como se comunican los manatíes involucra al sonido, especialmente entre las madres y los terneros, produciendo suaves chillidos, chirridos y gruñidos bajo el agua. Los manatíes también se involucran en táctiles contactos mediante el uso de pelos sensoriales diseminados por todo el cuerpo, especialmente los pelos y las cerdas del hocico.
Sonidos del Manatí

Reproducción

La forma como se reproduce el manatí, al igual que en otros mamíferos acuáticos es sexual y luego de un tiempo de gestación nacen las crías vivas y totalmente desarrolladas. Sin embargo, para esta especie la tasa de reproducción es baja ya que tardan bastante tiempo en alcanzar la madurez sexual y en la mayoría de los casos nace una sola cría, son muy raros los partos gemelares.

Los manatíes se reproducen una vez cada dos años y las hembras se encuentran maduras sexualmente cuando alcanzan los 3 años de edad, los machos en cambio lo consiguen a los 9 10 años.

Es muy difícil apreciar a simple vista cómo se reproduce el manatí, incluso distinguir a la hembra del macho es complicado porque son prácticamente iguales, con la excepción de que la hembra es un poco más grande. Los órganos genitales de la hembra se encuentran ubicados frente al ano y en el macho detrás del ombligo.

En el momento de aparearse los machos pueden detectar a la hembra en celo y perseguirla durante días o semanas, es frecuente que la hembra realice movimientos bruscos y giros inesperados en el agua para tratar de evitar la persecución, los machos harán una especie de competencia donde ganará el que consiga aparearse primero.

 el manatí

La hembra se aparea con varios machos y no se genera un vínculo con ninguno, el acto sexual ocurre con diversas posturas bajo el agua y finalizado el encuentro los machos se retiran. Es importante mencionar que no todas las especies de manatíes se aparean al mismo tiempo, en este sentido la reproducción del manatí depende de las condiciones del hábitat donde se encuentran.

Por ejemplo, el manatí amazónico depende del ciclo hidrológico del río y la mayoría de los encuentros sexuales tienen lugar entre diciembre y junio cuando se eleva el nivel de las aguas. Esto puede estar motivado a que en esa época abunda el alimento y la hembra preñada puede acceder más fácilmente a los nutrientes que requiere para su estado y la futura alimentación de la cría.

En todo caso, la reproducción del manatí ocurre bajo el agua, al igual que el nacimiento de las crías. La madre debe ayudar a su ternero, que es un manatí bebé, a salir a la superficie para que pueda respirar por primera vez, pero los bebés típicamente pueden nadar solos solo una hora después del nacimiento.

Los terneros manatíes beben la leche de sus madres, pero la alimentación del manatí adulto los convierte en pastores voraces. Comen hierbas acuáticas, malezas y algas. Un manatí puede comer una décima parte de su propio peso en solo 24 horas, de allí que sea la principal característica de los manatíes masa corporal de grandes dimensiones.

Nacimiento de Manatí Antillano

Especies de Manatí

Hay 3 especies vivas aceptadas de Trichechidae, que representan 3 de las 4 especies vivas en el orden Sirenia, estas son: el manatí amazónico Trichechus inunguis, el manatí antillano Trichechus manatus y el manatí africano Trichechus senegalensis. A continuación se describe cada una de ellas:

Manatí Amazónico

El manatí amazónico (Trichechus inunguis) es una especie de manatí que vive en la cuenca del Amazonas en Brasil, Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador. Tiene la piel delgada y arrugada, con pelos finos diseminados sobre su cuerpo y un parche blanco en el pecho. Es la especie más pequeña de manatí.

Los rangos de peso corporal y tamaño observados son 7 kg y 76 cm para los machos cautivos, 8 kg y 71 cm para las hembras cautivas, y 120 kg y 162 cm para los manatíes macho y hembra que se encuentran libres. El peso real máximo del manatí amazónico reportado es 379,5 kg.

Los terneros de la especie nacen con un peso de 10 a 15 kg y una longitud de 85 a 105 cm. Los manatíes amazónicos aumentan en longitud aproximadamente 1.6 a 2.0 mm por día. Esta longitud se mide a lo largo de la curvatura del cuerpo por lo que la longitud absoluta puede diferir entre los individuos. Como terneros, ganan un promedio de 1 kilogramo por semana.

 el manatí

Los amazónicos son de forma cilíndrica, con las extremidades anteriores modificadas en aletas, no poseen extremidades posteriores libres, y la parte posterior del cuerpo se presenta en forma de una paleta plana, redondeada y horizontal. Las aletas flexibles son utilizadas para ayudar a la forma como se desplaza el manatí sobre la parte inferior, para arañar, para tocar e incluso abrazar a otros manatíes, mover alimentos y limpiar la boca.

El labio superior del manatí se modifica en una gran superficie erizada, que está profundamente dividida. Puede mover cada lado de los labios de forma independiente mientras se alimenta. La coloración general es gris, y la mayoría de los manatíes amazónicos tienen un parche blanco o rosa brillante en el pecho.

El manatí no tiene incisivos o dientes caninos, solo dientes en las mejillas (molares). Los molares diseñados para aplastar la vegetación se forman continuamente en la parte posterior de la mandíbula y avanzan a medida que los más viejos se desgastan. Los más viejos finalmente se caen, mientras que los nuevos entran en la parte posterior de la mandíbula para reemplazarlos.

El manatí amazónico carece de uñas en sus aletas, lo que lo diferencia de otros manatíes. Una característica casi única entre los mamíferos del manatí es el reemplazo constante de los dientes molares; los dientes nuevos ingresan en la parte posterior de la mandíbula y reemplazan los dientes viejos y desgastados en la parte delantera. Los parientes más cercanos del orden, los elefantes, también tienen dientes que se reemplazan, pero solo tienen un conjunto limitado de estos dientes de reemplazo. (ver artículo: León Marino).

Descripción del Manatí Amazónico

Manatí Antillano o del Caribe

La costa del estado de Georgia es generalmente el rango más al norte de los manatíes antillanos porque su baja tasa metabólica no los protege en aguas frías. La exposición prolongada a temperaturas del agua inferiores a 20 ° C (68 ° F) puede provocar el «síndrome de estrés por frío» y la muerte. Los manatíes de Florida pueden moverse libremente entre los extremos de salinidad.

Los manatíes se han visto tan al norte como en Cape Cod, en el año 1995 y de nuevo en el año 2006, uno fue visto en Nueva York y la Bahía Narragansett de Rhode Island. Un manatí fue visto en el puerto de Wolf River, cerca del río Mississippi, en el centro de Memphis en el año 2006, aunque más tarde fue encontrado muerto a 10 millas río abajo en el lago McKellar.

El manatí antillano migra hacia los ríos de la Florida, como los ríos Crystal, Homosassa y Chassahowitzka. Los cauces de estos ríos mantienen una temperatura de 22 ° C (72 ° F) durante todo el año. De noviembre a marzo, alrededor de 400 manatíes antillanos (según el Refugio Nacional de Vida Silvestre) se congregan en los ríos del condado de Citrus, Florida.

 el manatí

Durante el invierno, los manatíes a menudo se congregan cerca de las salidas de agua caliente de las plantas de energía a lo largo de la costa de Florida en lugar de migrar hacia el sur como solían hacerlo. Algunos conservacionistas están preocupados de que estos manatíes se hayan vuelto demasiado dependientes de estas áreas calentadas artificialmente.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos está tratando de encontrar una nueva forma de calentar el agua para los manatíes que dependen de las plantas que se han cerrado. La principal planta de tratamiento de agua en Guyana tiene cuatro manatíes que mantienen los canales de almacenamiento libres de malezas; también hay algunos en los estanques del parque nacional en Georgetown, Guyana.

Los estudios sugieren que los manatíes de Florida deben tener acceso a agua dulce para la regulación adecuada de la temperatura y las sales dentro de sus cuerpos. Las estimaciones exactas de la población del manatí de Florida (T. manatus) son difíciles. Se los ha llamado científicamente débiles debido a los conteos ampliamente variables de un año a otro, algunas áreas muestran aumentos, otras disminuyen y existe poca evidencia sólida de aumentos, excepto en dos áreas.

 el manatí

Los conteos de manatíes son muy variables sin una forma precisa de estimar los números en Florida en el año 1996, una encuesta de invierno encontró 2.639 manatíes, en el año 1997, una encuesta de enero encontró 2.229 y una encuesta de febrero encontró 1.706. Una encuesta sinóptica a nivel estatal en enero del 2010 encontró 5.067 manatíes que viven en Florida, lo que fue un nuevo recuento de registros.

A partir de enero del 2016, el USFWS estima que la población de manatíes en todo el rango será de al menos 13.000, con al menos 6.300 en Florida. Los estudios de viabilidad poblacional realizados en el año 1997 encontraron que la disminución de la supervivencia adulta y la eventual extinción es un resultado futuro probable para los manatíes de Florida, sin protección adicional.

El Servicio de Pesca y de Vida Silvestre de los Estados Unidos, propuso degradar el estado del manatí a amenazado en enero de 2016 después de más de 40 años en la lista de especies en peligro de extinción. Los restos fósiles de ancestros de manatíes de Florida datan de hace unos 45 millones de años.

Descripción del Manatí Antillano

Manatí de África occidental

El manatí africano (Trichechus senegalensis), también conocido como el manatí de África occidental o vaca marina, es una especie de manatí que es principalmente herbívora. Los manatíes africanos habitan gran parte de la región occidental de África, desde Senegal hasta Angola. Aunque los científicos no saben mucho sobre esta especie, su hipótesis es que el manatí africano es muy similar al manatí antillano (Trichechus manatus). (ver artículo: Delfín).

El cuerpo del manatí africano es más ancho en el medio, y su cola se asemeja a una pala. El manatí es de color gris con pelos pequeños e incoloros que cubren su cuerpo. Sin embargo, las algas y otros organismos diminutos a menudo crecen en el cuerpo de un manatí africano, por lo que su cuerpo a veces aparece de color marrón o verdoso.

Los terneros son de color más oscuro cuando son muy jóvenes. Los manatíes africanos miden hasta 4.5 metros de largo y pesan alrededor de 360 ​​kilogramos. Los manatíes africanos suelen ser extremadamente lentos, moviéndose entre 4,8 km y 8,0 km por hora, aunque cuando tienen miedo de los depredadores pueden viajar a velocidades de unos 32 km por hora.

Las patas delanteras grandes del manatí africano, o aletas, se utilizan para remar y llevar comida a la boca. La vegetación es masticada por los fuertes molares del manatí, que son sus únicos dientes.

Cuando nace el manatí, cada mandíbula tiene dos incisivos vestigiales, que el manatí pierde a medida que madura. Si los molares del manatí africano se caen, los molares nuevos crecen en su lugar.

Las aletas del manatí, que tienen uñas, también se usan para pastar. El manatí africano no tiene extremidades posteriores. Desde el exterior, se ve muy similar al manatí americano; sin embargo, el manatí africano es diferente del manatí amazónico, éste tiene marcas blancas en su abdomen que se consideran características del manatí africano.

Manatí Sirena ¿Verdad o Leyenda?

Las sirenas son solo personajes en las historias, por supuesto. Pero en un mundo saturado de mitología de sirenas, la gente a veces piensa que los ve en la vida real. Cuando Cristóbal Colón partió hacia el mar en el año de 1492, tuvo su propio avistamiento de sirenas; Poco sabía él que este encuentro fue en realidad el primer registro escrito de manatíes en América del Norte.

Puede parecer extraño confundir a una vaca marina de lento movimiento y lúbrico con una hermosa doncella con cola de pez. Sin embargo, es un error bastante común que el nombre científico de los manatíes y dugongos sea Sirenia, un nombre que recuerda a las sirenas míticas. Incluso hoy en día hay avistamientos falsos de sirenas.

Después de un falso documental especial sobre sirenas se emitió en Animal Planet en 2013, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica se vio inundada con llamadas de personas que pedían la verdad sobre las sirenas. La verdad es que las sirenas son completamente ficticias.

el manatí

El Manatí en Venezuela

En 1986 se realizaron encuestas aéreas y entrevistas para determinar la distribución actual, el estado y el significado tradicional del manatí antillano Trichechus manatus en Venezuela. Las encuestas aéreas proporcionaron solo ocho avistamientos tentativos en 73 horas de búsqueda. Estos resultados desalentadores pueden deberse a una visibilidad deficiente, a poblaciones reducidas y, quizá, a una actividad reducida del manatí en la estación seca.

Los resultados de las encuestas de entrevistas, sin embargo, permitieron varias generalizaciones importantes. Existe una población remanente de manatíes en el Lago de Maracaibo, pero ninguno ocurre a lo largo de los más de 1500 km de costa del Caribe. La abundancia es mayor en el este de Venezuela que limita con el Golfo de Paria, en el Delta del Orinoco, y en el medio Orinoco y afluentes. La caza del mercado local a mediados de este siglo probablemente redujo en gran medida las poblaciones de manatíes en estas áreas.

Las recientes leyes de protección, los esfuerzos educativos y la escasez de manatíes han provocado un interés cada vez menor en la caza de manatíes. Gran parte del excelente hábitat de los manatíes persiste en estas regiones, y un continuo descenso en la caza podría resultar en una perspectiva optimista para las futuras poblaciones de manatíes si se controla la captura incidental de las pesquerías en red.

Las creencias y leyendas tradicionales sobre los manatíes en Venezuela, incluidos los tabúes de la caza, hacen que estos animales sigan siendo una parte colorida de la cultura popular. Sin embargo, la protección del manatí no plantea dificultades económicas o infringe las creencias espirituales tradicionales.

 el manatí

El Manatí de Puerto Rico

El manatí antillano (Trichechus manatus manatus), que habita en las aguas que rodean a Puerto Rico, es probablemente el animal acuático más famoso de todas las aguas oceánicas de la costa de esta hermosa isla.

Lo que hace que el manatí antillano en Puerto Rico sea particularmente interesante es que la UICN lo ha catalogado como una especie «vulnerable«. Las aguas que rodean a Puerto Rico y sus islas cercanas son un excelente caldo de cultivo para el manatí, por lo que la conexión entre la isla y el animal no es sólo de curiosidad sino también de gran importancia.

El manatí más famoso de las aguas puertorriqueñas debe ser Moisés, que fue rescatado por la Red Caribeña Stranding a los 2 meses de edad. Luego de 27 meses de cuidados, se convirtió en el primer manatí huérfano y criado en cautividad que fue liberado con éxito en las aguas del Caribe.

Si planeas hacer esnórquel o buceo en Puerto Rico, sería útil mantenerse atento a estas inusuales criaturas. Por lo general, evitan a los visitantes, pero pueden estar dispuestos a aparecer cerca de las personas.

Refugio de Manatíes en Puerto Rico

Peligro de Extinción

Las principales causas de muerte para los manatíes son problemas relacionados con los humanos, como la destrucción del hábitat y los objetos humanos. Las causas naturales de muerte incluyen temperaturas adversas, depredación por cocodrilos en jóvenes y enfermedad. A continuación se describen algunas de las amenazas más importantes para esta especie:

Golpes de Buques

Su naturaleza de movimiento lento y curiosa, junto con el desarrollo costero denso, ha llevado a muchas colisiones violentas con barcos y embarcaciones impulsadas ​​por hélices, que con frecuencia conducen a la mutilación, la desfiguración e incluso la muerte del manatí.

Como resultado, una gran proporción de manatíes exhiben cicatrices de hélices de corte en espiral en sus espaldas, generalmente causadas por buques más grandes que no tienen hendiduras frente a las hélices como las hay en los barcos recreativos más pequeños fuera de borda. Ahora los humanos los identifican incluso según sus patrones de cicatriz.

Muchos manatíes han sido cortados en dos por grandes buques como barcos y remolcadores, incluso en los estrechos canales del bajo río St. Johns, muy poblados. Algunos están preocupados de que la situación actual sea inhumana, con más de 50 cicatrices y desfiguraciones por los ataques de embarcaciones en un solo manatí. A menudo, las laceraciones provocan infecciones, que pueden ser fatales. Las lesiones internas que se producen al quedar atrapadas entre los cascos y muelles y los impactos también han sido fatales.

Manatí en Peligro de Extinción

Pruebas recientes muestra que los manatíes pueden escuchar cómo se acercan las lanchas rápidas y otras embarcaciones, debido a la frecuencia que hace el barco. Sin embargo, es posible que un manatí no pueda escuchar a los botes que se aproximan cuando realizan actividades o distracciones cotidianas. El manatí tiene un rango de frecuencia probado de 8 kilohercios a 32 kilohertzios.

Marea Roja

Otra causa de muerte de los manatíes son las mareas rojas, un término utilizado para la proliferación o «floraciones» de las algas marinas microscópicas, Karenia brevis. Este dinoflagelado produce toxinas que pueden tener efectos tóxicos en el sistema nervioso central de los animales.

En el año de 1996, una marea roja fue responsable de 151 muertes de manatíes. La floración estuvo presente desde principios de marzo hasta finales de abril y mató aproximadamente al 15% de la población conocida de manatíes a lo largo de la costa occidental del sur de la Florida. Otras floraciones en 1982 y 2005 resultaron en 37 y 44 muertes, respectivamente.

Amenazas Adicionales

Los manatíes ocasionalmente ingieren objetos de pesca tales como anzuelos, pesas de metal, etc. mientras se alimentan. Estos materiales extraños no parecen dañar a los manatíes, a excepción de la línea o cadena monofilamento, que puede bloquear el sistema digestivo de un manatí y matarlo lentamente.

Los manatíes también se pueden aplastar en estructuras de control de agua como las esclusas de navegación, compuertas, entre otras, ahogarse en tuberías y alcantarillas, y en ocasiones se matan al enredarse en aparejos de pesca, principalmente en las líneas flotantes de marihuana. (ver artículo: Beluga).

Mientras que a los humanos se les permite nadar con manatíes en un área de Florida, ha habido numerosas acusaciones de personas que acosan y molestan a los manatíes. Según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, aproximadamente 99 muertes de manatíes cada año están relacionadas con actividades humanas. En enero de 2016, hubo 43 muertes de manatíes solo en Florida.

Características del Manatí para niños

Los niños son por naturaleza curiosos y es gracias a esa curiosidad que aprenden sobre el mundo a medida que van creciendo. Preguntar por todo cuanto los rodea los pone en contacto con nuevas experiencias y sensaciones que generan aprendizajes para toda la vida.

Pensando en ellos hemos creado esta sección llamada Características del manatí para niños de manera que podamos adaptar la información antes presentada de una forma sencilla y amigable para ellos. Dicho esto, invitamos a los pequeños de la casa a aprender acerca del fascinante manatí a través de la siguiente descripción:

  • El manatí es un mamífero, cuando nace un manatí bebé su madre lo alimenta con leche materna igual que hacen los humanos y otros animales.
  • Respira aire a través de sus pulmones, pero vive bajo el agua.
  • Su cuerpo es robusto y está cubierto de pelo.
  • Se alimenta de plantas, por eso se llama herbívoro y sus favoritas son los mangles, pastos marinos, algas y lirios, a veces también se acerca a las orillas de lagunas y ríos para comer la vegetación que crece en la superficie.
  • Tiene una aleta con forma de pala en lugar de pies y con ella se impulsa para nadar en el agua.
  • En su hocico tiene bigotes gruesos que se llaman «vibrisas».
  • Tiene otras dos aletas con tres o cuatro uñas cada una con las que sostiene su alimento y se orienta para nadar.
  • Su cuerpo tiene una textura rugosa y es de color gris aunque el efecto de las algas suele darle una apariencia verdosa.
  • La presencia del manatí ayuda a la existencia de otras plantas y animales acuáticos.
  • Es propio del manatí hábitat de aguas tropicales y subtropicales como costas, lagunas y ríos.
  • Un bebé manatí tarda de 12 a 14 meses en formarse dentro de su madre.
  • Aunque pueden vivir más de 50 años están en peligro de extinción y si no los cuidamos podrían desaparecer de nuestro planeta.
Descripción del Manatí para niños

Deja un comentario