Cicatrizante casero para perros: Remedios

Cada vez son más frecuentes el uso de remedios y técnicas naturales para atacar heridas en animales. Es por ello que en nuestro artículo de hoy hablaremos sobre cicatrizante casero para perros, algunas de las mejores opciones y consejos básicos que debes tomar en cuenta a la hora de usarlos.

Cicatrizante casero para perros

Cicatrizante casero para perros

No existe cosa más alarmante que encontrarse frente a una herida profunda, abierta o infectada en el perro y no saber qué hacer. Por eso en nuestro artículo de hoy vamos a estar conociendo sobre cicatrizante casero para perros y algunos consejos básicos que debemos tener en consideración al momento de tener que enfrentar una situación como ésta.

Lo primero que se debe hacer en caso de que nuestro perro presente una herida profunda y abierta es acudir rápidamente hasta el médico veterinario, quien será el responsable de evaluar el caso y tomar los correctivos necesarios. Sin embargo, puede suceder que no dispongamos de un veterinario en ese momento, y por tanto, sea necesario el uso de remedios caseros a modo de primeros auxilios.

De acuerdo a varias investigaciones realizadas por expertos, existen algunos remedios naturales como el azúcar o la miel que pueden resultar favorables para la cicatrización de heridas en perros, y por ello, cada vez más especialistas en veterinaria los utilizan y recomiendan a sus pacientes para curar lesiones cutáneas.

Pasos previos a la curación

Antes de comenzar a aplicar cualquier cicatrizante casero para perros es necesario seguir una serie de pasos fundamentales con el fin de garantizar una correcta curación de la herida. Para ello, una de las cosas principales que debemos conocer es identificar el tipo de herida que presenta el animal, siendo los siguientes los más habituales:

  • Cortes
  • Uñas dañadas
  • Mordeduras de otros perros
  • Arañazos de gatos
  • Quemaduras

Sin importar cual sea el caso, la buena noticia es que podemos aplicar remedios caseros a modo de primeros auxilios o tratamiento natural siempre que las heridas producidas sean de carácter leve o moderado.

En aquellos casos en los cuales el perro tiene una herida en carne viva, gravemente infectada o demasiado profunda, lo ideal será acudir al veterinario porque podría necesitar de una intervención.

1: Se debe limpiar de manera correcta y perfecta la herida, haciendo uso de agua templada o suero fisiológico. Si existe algún tipo de cuerpo extraño o sustancia, como tierra o cristales, se deben retirar con sumo cuidado y empleando unas pinzas en caso de ser necesario.

2: Una excelente manera de desinfectar la herida es a través de agua oxigenada, jamás con alcohol. Para acabar de retirar cualquier resto, podemos humedecer una gasa con el líquido y ejercer pequeños toques suaves sobre la herida.

3: Se debe dejar que la herida se airee vigilando al animal para de esa manera evitar que se lama o restriegue.

4: Es recomendable cubrir el área de la herida con gasa sin ejercer mucha presión sobre la misma.

5: Cuando la herida que presente nuestro perro sea de mayor gravedad, lo mejor será acudir al veterinario.

Tal y como decíamos, para heridas un poco más superficiales, tras los primeros auxilios anteriores podemos hacer uso de una serie de remedios caseros que nos permitirán acelerar el proceso de cicatrización. En heridas más graves, también es recomendable aplicar algunos de ellos pero lo más fundamental será visitar al especialista veterinario.

Azúcar para curar heridas en perros

Quizá muchas personas no lo sabían pero el azúcar está considerado como uno de los productos naturales más usados para la sanación de heridas tanto en seres humanos como en animales, debido a que contiene múltiples propiedades curativas. De acuerdo a varios informes publicados por expertos en veterinaria, algunos de los efectos más destacados del uso del azúcar como cicatrizante casero para perros están:

  • Favorece la expulsión del tejido muerto al mismo tiempo que potencia la generación celular y creación de tejido granular.
  • También ayuda a secar las heridas absorbiendo el exceso de humedad, hecho que ha llevado a muchos profesionales a usar este remedio natural para combatir úlceras y heridas similares.
  • Reduce los edemas o evita su aparición dado a que precisamente ayuda a secar las heridas.
  • Actúa como un potente bactericida combatiendo su reproducción en las heridas. Además de tener propiedades antibacterianas, no podemos olvidar que el azúcar es antiséptico, es decir proviene el desarrollo de infecciones o las trata potenciando la eliminación de los microorganismos causantes.

Por cada uno de los aspectos anteriormente descritos se podría decir que el azúcar es una excelente opción para actuar como cicatrizante casero para perros a la par que combate infecciones y disminuye la inflamación de la zona afectada.

Su eficiencia resulta tan poderosa que puede llegarse a usar incluso para tratar lesiones mucho más graves o de mayor profundidad, siempre contando con la supervisión del médico veterinario.

De esta manera el azúcar actúa en heridas abiertas, heridas profundas y aquellas heridas un poco más leves, pero ¿Cómo se debe aplicar el azúcar en la zona afectada? Conozcamos algunos consejos y recomendaciones relacionados a los métodos de uso más empleados.

Espolvorea azúcar directamente sobre la herida del perro

En caso de que la herida que presente tu perro sea superficial, poco profunda o leve, a modo de primeros auxilios podemos espolvorear directamente azúcar granulado o en polvo. Para lograr eso, debemos en primer lugar seguir algunos pasos sencillos pero vitales, como por ejemplo:

1: Desinfectar la herida

2: Cubrir la herida por completo con el azúcar

3: Después de aplicar la capa de azúcar, se debe proceder a tapar la herida sin retirar el azúcar con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para asegurar que el remedio casero hace su efecto.

4: Dejar el cicatrizante casero para perros puesto algunas horas, nunca superando las 12 horas.

5: Para cambiarlo, volvemos a limpiar la herida, a desinfectarla y repetimos los pasos anteriores.

Como hemos venido aclarando a lo largo de nuestro interesante artículo, en aquellos casos donde las heridas sean graves y profundas, se deberá acudir al veterinario. Y si no podemos ir en ese momento, podemos aplicar cualquier remedio casero pero luego de desinfectar muy bien la lesión y tratar de ir al veterinario cuanto antes sea posible.

Prepara pasta de azúcar

Ciertamente en la actualidad es posible encontrar en el mercado esta pasta cicatrizante, no obstante siempre es mejor optar por la versión casera, sin químicos y completamente natural.

De acuerdo a estudios, la pasta de azúcar es apta para todo tipo de heridas en perros, sin embargo es importante aclarar que en casos de gravedad se deberá acudir al veterinario obligatoriamente. Los pasos para hacer pasta de azúcar son:

1: Calentar 100 ml de agua

2: Una vez logrado el primer hervor, la retiramos del fuego.

3: Colocamos 250 gramos de azúcar y mezclamos para disolver.

4: Se debe dejar enfriar y luego aplicar sobre la herida, una vez limpia y desinfectada.

5: Después tendremos que vendar la herida con el remedio puesto y cambiar el vendaje luego de transcurridas 12 horas.

Una buena noticia es que en caso de sobrarnos pasta de azúcar, la podemos guardar en un tarro con aceite hermético. Eso sí, no es recomendable guardar esta solución durante más de un día, siendo lo más adecuado prepararla de nuevo cada vez que vayamos a usarla.

¿Y si la herida del perro está infectada?

Debido a cada una de las propiedades antes mencionada del azúcar, podemos usar este producto dependiendo del tipo y grado de infección.

Ahora bien, si hay tejido necrótico (muerto) se deberá llevar un desbridamiento. Este proceso puede hacerse de manera natural, sin embargo, teniendo en cuenta que puede ser muy doloroso para el animal, se recomienda que el proceso lo lleve a cabo un médico especialista.

Si no existe tejido muerto, lo primero que debemos procurar hacer es limpiar bien toda el área de la herida y desinfectarla. Luego de eso, aplicamos uno de los dos remedios anteriores, vendamos la herida y dejamos que actúe durante varias horas. Cambiamos el vendaje y el azúcar siguiendo las instrucciones del especialista, ya que el tiempo entre limpiezas puede variar en función del tipo de lesión.

Miel para curar heridas en perros

Al igual que ocurre con el azúcar, la miel también está considerado como un poderoso cicatrizante para perros que viene siendo usado desde hace muchos siglos atrás.

La miel posee propiedades antibacterianas, calmantes y antisépticas, además de tener capacidad para estimular la regeneración del tejido granular y del epitelio, lo que favorece la curación y acelera el proceso de cicatrización en el animal.

Para lograr el objetivo esperado con la miel que es cicatrizar la herida, resulta vital en primer lugar acudir al veterinario para considerar si es necesario el uso de medicamentos para aliviar el dolor, por ejemplo, y segundo, ser constante en los cuidados que amerita la mascota.

Según explican varios expertos en el tema, la miel se puede emplear para cicatrizar heridas en perros de carácter más o menos leve, infectadas, quemaduras, úlceras y lesiones más profundas, siempre y cuando no sean muy graves.

Si existe tejido muerto, será vital visitar al veterinario para que sea él quien proceda a su retirada y nos indique el tratamiento a seguir.

Para usar la miel como cicatrizante casero para perros debemos seguir los siguientes pasos:

  • Limpiar y desinfectar bien la herida
  • Aplicar una capa de miel pura de abejas. Resulta indispensable usar una miel de calidad para así garantizar óptimos resultados. Estudios aseguran que la miel de manuka es una de las más recomendadas debido a sus potentes propiedades, aunque existen muchos tipos de miel en el mercado.
  • Trata de cubrir la lesión con gasa y venda, ejerciendo una leve presión para que actué el remedio.
  • Se deberá dejar actuar por varias horas, consultado al veterinario.
  • Luego se debe hacer el cambio de vendaje retirando con cuidado la venda, dejando que la herida se airee un poco y repitiendo los pasos.

Dependiendo del tipo de herida, es importante mencionar que la venda se puede cambiar una vez al día o cada pocas horas. También hay que tomar en cuenta la gravedad de la herida. Sin duda alguna que la miel para curar heridas en perros puede hacer su efecto en pocos días o semanas.

Aloe vera para cicatrizar heridas en perros

Para nadie es un secreto que el aloe vera está considerada como una de las plantas que más se utilizan dentro de la medicina para la creación de fármacos y remedios naturales con fines terapéuticos.

Gracias a sus diversas propiedades para la salud, su popularidades se ha logrado expandir por todos los continentes del mundo, llegando incluso al mundo animal, siendo hoy en día un excelente cicatrizante casero para perros.

La capacidad cicatrizante de esta planta proviene de uno de sus principales ingredientes como lo es el acemanano, un mucopolisacárido con potentes propiedades antiinflamatorias, calmantes y estimulantes de la proliferación celular, hecho que favorece la regeneración del tejido dañado y acelera el proceso de cicatrización de la herida.

Para aplicar de una manera exitosa este remedio natural, debemos seguir los siguientes pasos:

  • Cortar una hoja de la planta. Un dato importante a tener en cuenta es que las hojas más próximas a la tierra son las más antiguas y, por tanto, las que poseen mayores propiedades.
  • Haga un corte longitudinal para de esa manera abrir la hoja a lo largo y extraer la pulpa.
  • Si la pulpa es demasiado espesa, mézclala con un poco de agua.
  • Limpia y desinfecta la zona de la herida.
  • Aplica el gel del aloe vera cubriéndola por completo.
  • Coloca una gasa limpia y luego venda para que el remedio pueda hacer su efecto.
  • El vendaje se debe hacer siguiendo las indicaciones del especialista y dejando que la herida respire antes de repetir todos los pasos.

Aparte de lograr el efecto de cicatrizante casero para perros, la planta aloe vera calma el picor y alivia el dolor, además de evitar una posible infección en la zona afectada. Para quienes no lo sabían, esta maravillosa planta también tiene propiedades antifúngicas, por lo que resulta ideal para curar aquellas heridas que son provocadas por hongos.

Crema de caléndula para cicatrizar heridas en perros

No solo el aloe vera es una planta popular en la medicina alternativa, sino que también encontramos otras como la caléndula, ideal para la cura de heridas y todo tipo de lesiones cutáneas dado a que posee propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antibacterianas, calmantes, analgésicas y cicatrizantes.

Para poder usar esta planta y llegar a curar heridas y otras lesiones, será preciso elaborar primero aceite de caléndula, siguiendo estos pasos:

1: Agarrar un puñado de flores de caléndula y limpiarlas bien.

2: Las introducimos en un tarro esterilizado y las cubrimos por completo con aceite de oliva virgen extra.

3: Cerramos el tarro y dejamos macerar el aceite en un lugar libre de humedades y oscuro durante 40 días.

4: Paso el tiempo, colocamos el aceite.

Posiblemente no tendremos otra opción que adquirir el aceite ya preparado, pero debemos asegurarnos de obtener uno que sea natural.

Después de tenerlo, procedemos a preparar la sencilla crema que vamos a usar para cubrir la herida del perro, hidratarla y fomentar la regeneración de tejido. Para realizar esta pomada debemos seguir estos pasos:

  • Calentar el aceite de caléndula al baño maría
  • Colocar 5 gramos de cera de abeja y mezclar hasta que se haya disuelto.
  • Pasar la solución a un recipiente con cierre hermético.
  • Dejar que se enfríe por completo antes de tapar el recipiente.

Una vez que hemos creado la crema de caléndula, lo siguiente será muy sencillo. Sólo debemos limpiar y desinfectar la herida o lesión, aplicar una capa de crema, cubrir la herida y después vendar. Para cambiar el vendaje se deberá seguir las instrucciones del veterinario y nunca se debe dejar el remedio por más de 12 horas, al menos que le médico lo autorice.

Cuándo debo acudir al veterinario

Como lo hemos mencionado a lo largo de todo nuestro artículo, se debe acudir al médico veterinario siempre que el perro presente heridas demasiado profundas, en carne viva, infectadas o con una gran cantidad de tejido muerto, por ejemplo aquellas que son producidas por quemaduras de tercer y cuarto grado. También puede ocurrir que la herida sea muy grave pero no podemos acceder a la consulta.

En esos casos se deberá aplicar uno de los remedios caseros mencionados en este artículo a modo de primeros auxilios pero debemos procurar acudir al veterinario lo más urgente posible. La opinión de un especialista de la salud siempre resultará vital en cada uno de estos casos. A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés sobre varios temas:

Categorías Perros

Deja un comentario