Cómo educar a un gato desde pequeño

Este trabajo será desarrollado bajo la óptica de establecer básicamente cómo educar a un gato, indicando algunos detalles interesantes y además diferenciando lo relativo a la edad del gato, entre adulto, mediano y cachorro, y otros aspectos.

COMO EDUCAR A UN GATO

¿Cómo educar a un gato?

El tema relacionado en cómo educar un gato, resulta un tanto difícil, dado que este animal tiene unas características muy especiales, que dificultan altamente la necesidad de educarlos o entrenarlos. Su alto grado de independencia influye mucho en las estrategias que se quieran implementar para cumplir con la tarea como educar a un gato pequeño, desde ese punto de vista, se puede iniciar la tarea en forma adecuada.

Es una faena inmensamente especial y sobretodo tomando en cuenta, por ejemplo, si se trata de un gato muy pequeño, es importante establecer la condición de cómo educar a un gato cachorro ya que, desde ese punto cronológico, quizás el entrenamiento deje mejores resultados.

Esa gran tarea de cómo educar a un gato, resulta difícil pero no imposible, y la primera condición para el triunfo de este trabajo es que el propio ser humano entrenador se encuentre convencido de lograr su faena.

Educación de un gato con una caja de arena

Existe una estrategia interesante, en cómo educar a un gato, utilizando para ello una caja con arena, donde se puede lograr un entrenamiento interesante que en la mayoría de los casos ha dado excelentes resultados. El asunto consiste en lo siguiente:

La idea es que, a través de una caja con arena, se logrará que la mascota utilice ese recurso para realizar sus necesidades de evacuación intestinal, el sitio para colocar dicha caja debe ser aislado de ruidos y molestias en todo su entorno, pero el alejamiento de la zona de estadía del gato no debe ser extenso, en otras palabras, la caja debe estar en un sitio accesible y fácil para el animal.

COMO EDUCAR A UN GATO

Para los gatos viejos se debe tomar en cuenta sus limitaciones para saltar o subir muchos peldaños y por ello la caja se coloca en una zona de fácil entrada, los ruidos típicos caseros producto de una lavadora, un radio o un televisor deben estar lejanas de la caja en cuestión. También deben alejarse de la zona de su comida.

Al momento de que el animal termine de comer o al levantarse, resulta conveniente colocar el gato en la caja en un tiempo moderado, dicha caja evidentemente debe estar lo más limpia posible.

Tomando en cuenta el aspecto de cómo educar a un gato, es conveniente utilizar una caja con arena que servirá de un instrumento importante, para que el gato haga sus necesidades sin que perturbe la tranquilidad del hogar. Esa caja llena de arena se colocará en un sitio accesible para el gato, pero no demasiado lejos de su entorno común. Ese lugar representa un desahogo importante para la vida del animal.

La limpieza general del sitio junto con la caja puede hacerse semanalmente utilizando detergentes y cualquier otro de productos necesarios para lograr una limpieza eficiente, con frecuencia es necesario colocar una capa pequeña de arena sanitaria, cubriendo un espesor en la caja de aproximadamente entre dos a tres pulgadas (5 a 7 centímetros).

Existen diferentes tipos de arena sanitaria de acuerdo a los materiales que contienen, y se debe seleccionar la que mejor corresponda con la mascota que se posee, porque existe por ejemplo la arena aglomerante sin aroma, como una alternativa.

Otro tipo de arena sanitaria, es la que contiene arcilla, también están aquellas que contienen cristales o gel de sílice y finalmente la llamada biodegradable. Para ello se debe buscar la orientación del especialista. El cambio de arena se debe hacer en forma moderada sin acciones bruscas mezclando todos los días los componentes adecuadamente.

El éxito de aplicar este sistema se basa exclusivamente en seguir al pie de la letra, la indicación de los especialistas, de manera tal que se utilizará la arena sanitaria que más se adapte a las condiciones particulares de la mascota que se posee.

No está de más premiar al gato cuando use adecuadamente la caja de arena. Los castigos por algún error de un gato no se deben ejecutar jamás, suponiendo que el gato efectúe su defecación fuera de la caja de arena, inmediatamente se debe lavar el sitio afectado, para evitar la costumbre de repetir esa acción.

Considerando como educar a un gato, si el animal acostumbra a hacer sus necesidades en sitios distintos al asignado, esos lugares deben ser cubiertos con alguna superficie de metal o papel aluminio o algo similar para que no se asocie más como una solución alterna par defecar.

Si el gato rechaza la idea de utilizar la caja, automáticamente debe confinar, en un sitio aislado junto con la caja por varios días para que entienda su uso. Las defecaciones hechas en el piso, automáticamente deben ser recogidas y colocadas en la caja.

Entrenamiento para evitar mordiscos

Algunos gatos tienen la costumbre de morder por lo que es necesario tomar una medida que resuelva esta situación, una  muy efectiva es la que llaman “hazte el muerto”, que consiste en que al notar los continuos mordiscos rápidamente detener la acción del juego e ignorar al animal por completo.

En ningún caso se le deben aplicar golpes a la mascota, otra alternativa es cambiar la naturaleza del juego, por ejemplo, acercarle un balón o un juguete que contenga algún hilo muy largo, para que el gato trate de evocar sus ganas de cazar sin lastimar a nadie.

Para desahogar los instintos de cacería del gato, se le pueden acercar objetos que él pueda golpear y esto no cause problemas, quizás una pelota o un juguete fuerte.

Entrenamiento para evitar arañazos en los muebles

Tomando en cuenta la idea de cómo educar a un gato, se pueden aplicar también medidas para que el animal no insista en arañar y dañar los muebles. Esas ganas de arañar del gato se pueden neutralizar fácilmente con un rasgador vertical, donde él podrá descargar ese deseo interno.

Una buena estrategia de cómo educar a un gato, para evitar los arañazos de los gatos, es proporcionar un ruido repentino, o un aplauso o un grito o también un silbido que momentáneamente sorprenderá al animal.

Por otro lado, los olores cítricos y los de mentol, no son del agrado de los gatos por lo que si mezclas con aceite alguno de esos productos y lo colocas en el sitio donde acostumbra a arañar el gato, con toda seguridad dejará de hacer tal acción.

Se puede impregnar algodón con esos productos y frotar las patas del animal con esos líquidos, con la posibilidad de que no se manchen los muebles respectivos, si no desea aplicar los aceites al mueble, se colocan cerca algodones impregnados.

Otra medida efectiva de cómo educar a un gato para estos casos, es tener un rociador de agua, y cuando el gato empiece su acción de arañar los muebles, aplicar el rociador sobre el gato y automáticamente abandonará esa tarea.

En ningún caso se debe pensar en la idea de extraerle las garras al gato, ya que entre otras cosas se genera un dolor inmenso con quizás problemas futuros muy delicados, inclusive esta medida puede crear el repudio al uso de la caja de arena.

Además, pueden existir daños físicos posteriores con consecuencias futuras no conveniente para el animal. Esta situación de eliminar las garras del gato no debe ser considerada en el aspecto general de cómo educar a un gato.

Entrenamiento para que el gato se aleje del mostrador de cocina

Normalmente el gato se acerca a este tipo de lugar cuando allí se coloca comida, motivo por el cual, esa situación debe ser totalmente eliminada, el recipiente de comida del gato debe permanecer en el piso.

Algunos elementos que ayudan a que el gato se retire del mostrador de la cocina, consisten en colocar los manteles individuales en su lugar, así mismo la cinta doble cara ahuyenta al animal del lugar. Todo esto forma parte del proceso de cómo educar a un gato.

Es bueno inducir al animal a escalar hacia otros sectores del hogar, los mostradores de cocina, representan un elemento elevado como ellos les gusta y por eso frecuentemente tratan de trepar hasta allí. Si el gato insiste en su proyecto con los mostradores, es necesario mantenerlo confinado por unas horas en un cuarto o baño, para que entienda que no debe subirse al mostrador.

Entrenamiento para pequeños espectáculos

El entrenamiento para hacer “trucos”, es muy distinto al efectuado para los perros ya que la independencia del primero es uno de los factores predominantes. Por lo tanto, el uso de golosinas deliciosas representa una excelente estrategia, quizás la más adecuada sean las de menta gatuna o también se pueda utilizar pedazos de pollo fresco o atún.

Se debe tratar antes de enseñar el truco que el animal se entere de la situación  donde va a participar, se puede por ejemplo sostener una golosina sin dejar que la consuma, frente a él para que lo vea como futuro premio.

De inmediato se mueve la golosina lentamente, para que el gato con su mirada la trate de ubicar moviendo su cabeza en varios sentidos. Luego se le hace una alabanza al gato una vez que efectúe la exposición que se le está enseñando, por ejemplo, el truco de sentarse. La golosina es el premio al trabajo efectuado.

Con un clicker, o quizás un bolígrafo retráctil que produzca un sonido parecido es factible aplicar lo correspondiente a cómo educar un gato, para obtener el comportamiento que se desea, es decir que cada vez que él logre el ruido con el clicker recibirá una golosina de recompensa, al pasar el tiempo esta conducta se transformará en un truco ya aprendido.

Las jornadas de aprendizaje y entrenamiento deben ser realizadas en un tiempo corto, máximo 15 minutos, dos o tres veces al día.  En ningún momento debe producirse una situación de forcejeo físico o mental para que el gato haga una determinada faena o truco.
Algunos consejos
Es necesario en la tarea de cómo educar a un gato, cuando se le está enseñando algún truco, de regular la cantidad de golosinas que se le otorga no sea intensa, ya que un exceso de estas golosinas es perjudicial. Los gatos adultos, son más hábiles para aprender algún truco que los más pequeños.Debe hacerse una observación exhaustiva para determinar cuáles son las golosinas que más le gustan a la mascota. En ningún momento, los gatos deben ser sostenidos por sus axilas.

¿Cómo educar a un gato a temprana edad?

La inteligencia de estos animales es innata, y ellos comprenden rápidamente que es lo que se desea que hagan, pero su naturaleza juguetona a veces puede distraer la actividad.

por lo que la línea de acción debe mantenerse similar independientemente del tipo de raza que se esté entrenando en la tarea de cómo educar a un gato. Existen muchas biografías sobre este tema que puede ser consultada fácilmente para lograr el objetivo planteado.

La bienvenida a los gatos

El inicio de la relación del gato, en su llegada al hogar debe ser un hecho de alegría y cooperación, mostrándole al animal mucho cariño y prestando apoyo para que reconozca poco a poco las personas con quien convivirá. A continuación, se le debe mostrar sus próximas propiedades personales, como sus juguetes, su cama, su recipiente de comida y bebida y toda una serie de aspectos que formarán parte de su entorno.

Esta adaptación paulatina, se acompañará lo antes posible de las enseñanzas respectivas que se tienen para él, los objetos como la caja de arena el rascador vertical y los juguetes son elementos que se le van mostrando a fin de que asocie sus comportamientos en atención a esos elementos, con todos estos objetos se pueden hacer también unas combinaciones para faenas diversas.

Como se ha establecido anteriormente, si el gatito efectúa faenas distintas a las enseñadas como por ejemplo arañar los muebles, se aplicarán las estrategias de enseñanzas que anteriormente han sido expuestas. Esto como un ejemplo general, una de las tareas más importantes es la relacionada con la caja de arena también analizada y ya explicada con detalles anteriormente

La estrategia de juguetes como ratones de trapo, pelotas, muñecos y otros elementos se aplican adecuadamente en los cachorros para ir entrenando, en la tarea de cómo educar a un gato a fin de lograr la mejor adaptación posible al nuevo hogar al que ha sido asignado.

Existe como se ha indicado un material amplio escrito que permite asesorar a todo poseedor de gatos con la idea de que maneje el comportamiento del animal de la manera más positiva posible, sobre todo en beneficio primordial de la mascota. Como puede observarse existe una gran cantidad de elementos que asocian la estadía de los gatos en su nuevo hogar y que deben tomarse en cuenta a fin de lograr el objetivo.

Los entrenamientos consecuentes se relacionan con las tareas de arañar los muebles, así como actitudes de caza, mordisqueando y otras conductas serán aplicados de acuerdo a lo que se ha indicado en este mismo artículo en párrafos anteriores.

El buen trato y cariño prestado al gatito, también influye en forma positiva para eliminar esos aspectos que molestan a cualquier miembro del hogar, donde el gato reside. Con juguetes basados en el principio de la caña de pescar, se le puede enseñar a los gatos la capacidad de arañar sin perjudicar algunos elementos del hogar donde reside.

Cuando el gato acecha
Es importante tener a la mano los criterios de cómo educar a un gato, cuando éste mantiene una actitud de acecho dado que, en realidad es una condición primordial de todo felino y la cacería constituye parte de su instinto, es por ello que a veces se coloca en una posición de guardia acechando su “presa” aunque en realidad esta no existe en el hogar donde se encuentra.

Sitios peligrosos

Uno de los lugares más peligrosos para un gato en el hogar es la cocina, donde alguien lo puede tropezar además existe una cocina que podría producir daños de quemaduras notables, así como puede sin querer ser pisoteado o golpeado con algún objeto que se encuentre en lugar, por ejemplo, una olla pesada o cualquier otro utensilio natural de la cocina.

Uso de refuerzo positivo

En el proceso de cómo educar a un gato, resulta útil el uso del refuerzo positivo, que son algunas técnicas muy útiles para ese proceso educativo, todo ello se basa en la no violencia contra el animal, por el contrario, se le otorga cariño, beneficio y premios cuando ejecuta bien una actividad adecuada.

En ningún momento, el gato debe ser castigado o regañado, aunque muestre una conducta distinta a la lógica del desarrollo natural dentro del hogar, e inclusive cuando efectúe conductas inadecuadas diferentes a los entrenamientos que ha recibido anteriormente, por ello se efectuará un proceso idóneo de cómo educar a un gato.

Si los gatos cometen una pequeña fechoría y son sorprendidos, esto representa en el proceso de cómo educar a un gato, una de las pocas oportunidades de utilizar el llamado “No” en alguna ocasión. Sin embargo, se debe emplear un tono de voz recio, pero jamás con algún daño físico al animal, recordando como mejor estrategia la práctica de los juegos respectivos.

Los trucos que se le desean enseñar al gato, deben ser inducidos siguiendo las técnicas respectivas que existen. Además, se recomiendan juguetes especiales para estas tareas y algunos de ellos de fabricación propia, por ejemplo, el llamado juego del trilero con comida es muy adecuado para que el gato sienta la influencia positiva de la actividad a desarrollar junto a los seres humanos.

El juego otorgado al animal junto con los hechos repetitivos, forman parte del refuerzo positivo que se quieren de los gatos, y también forma parte del proceso de cómo educar a un gato, que se ha establecido claramente en esta tarea.

Ubicación por parte los gatos

En algunas oportunidades, surge la pregunta de donde se encontraba en determinado momento el humano, información que el gato con animales de su misma especie, la desarrollan mediante el olfato, pero la relación con los seres humanos es muy distinta ya que el olfato de las personas en todo caso puede llegar a percibir un olor fétido o desagradable, pero los gatos en este caso tienen un mayor alcance de información.

Cuando por ejemplo una persona recién llegada a su hogar, es factible que el gato lo reciba alzando su cola, y maullando, pero luego al olfatear al amigo que llega, y con  el contacto con su pierna y su zapato puede detectar fácilmente algo que haya pisado fuera de la casa y quizás cerca del gato de su vecino.

El animal será capaz de “captar” cualquier situación irregular que haya sucedido con su amo, y con el gato de su vecino y reacciona de diversas maneras de acuerdo a lo que con su olfato puede investigar. Por ejemplo, si observa algo que no está totalmente claro, lo expondrá inmediatamente con algún tipo de reacción.

Si el amo se agacha para acercarse a su gato, este último le ronronea agradablemente y forma ondas con su cola, de un lado a otro ya que el animal se da cuenta, que su dueño ha acariciado al otro gato y el dueño, sin embargo, seguramente no comprenderá la reacción que su gato efectúe en ese momento.

Esta explicación representa en cierto modo la gran capacidad que tienen los gatos para detectar cualquier situación que, de alguna manera, se relaciona con él.

Aprendizaje del gato

Como toda relación lo que se refiere a la interacción entre los gatos y las personas, es necesario conservar las reglas que permiten mantener la situación en forma amena y positiva, es por ello que el ser humano debe tomar en cuenta una serie de detalles que debe ir mostrando a su mascota para mejorar la relación.

El ambiente natural dentro del hogar, es muy particular dado que, la profesión u oficio del dueño del animal es un elemento primordial que incluye tiempo disponible de compartir, estados de ánimo, disposición al encuentro y otros elementos que de alguna manera constituyen la base fundamental de esta relación humano-gato.

Felizmente los gatos se adaptan con mucha facilidad a la relación que se les presenta, y su capacidad de aprendizaje es muy amplia, es por ello que consideran a su amo o dueño como  a un aliado en la convivencia día a día que se ha establecido, por esa razón se le da a entender, al gato que debe aprender poco a poco los detalles de un buen convivir.

El trato sutil dado al animal, será la base fundamental para producir los mejores resultados con el gato, ya que como se ha explicado es un ser altamente independiente.

Pensamiento de los gatos

En relación a cómo educar a un gato, es importante tener en cuenta, que el gato y el humano piensan en forma distinta, y jamás el animal puede traer a colación una experiencia vivida en otro instante o momento.

Por ejemplo, si un gato es rechazado por saltar sobre la mesa de la sala, jamás tendrá la inteligencia para comprender que tampoco debería saltar sobre la mesa de la cocina, todo esto debido a que su forma de pensar y analizar la situación es muy distinta al criterio que pueda tener un ser humano en una situación similar.

Con este simple ejemplo, quizás es factible que las personas se den cuenta y entiendan mejor la complejidad mental que pueda tener un gato en un momento dado.

Reglas básicas
Respetando, las reglas de la relación humano gato, por supuesto con el asesoramiento de los especialistas es factible, obtener excelentes resultados en lo referente a la mascota.El trato directo con palabras de regaño al animal, tales como “vete”, “lárgate”, “fuera de aquí” entre otras solo van a reportar un resultado de incomprensión por parte de la mascota, en cambio si se utiliza la misma palabra, en las diversas oportunidades por ejemplo “No” el gato comprenderá lo que se desea.

Reacción inicial

En el proceso que se sigue de cómo educar a un gato, se debe tener claro que el animal considera una mala situación, solo y cuando dicha acción sucede, es decir en su propio momento y no podrá entender la aplicación de un concepto similar en otra ocasión.

En otras palabras, si se le llama la atención a un gato, por una acción que han pasado varios minutos o horas, el animal jamás entenderá que el rechazo efectuado tiene que ver con la acción que hizo en aquel momento.

De la misma forma, la reacción es similar cuando el gato recibe un premio, es decir esa recompensa el gato la asocia con la acción que ha hecho en el momento que la recibe, pero si hay una diferencia de tiempo en minutos, horas o días etc., no entenderá

El animal no tendrá la capacidad de comprender lo que está sucediendo en forma exacta y de paso no tiene por qué ser un premio de algo comestible ya que podría ser por ejemplo una caricia o cualquier otra demostración física diferente a lo que se pueda comer.

Tomando en cuenta, esta y otras recomendaciones, todo dueño de gato atendiendo lo referente a cómo educar un gato, puede obtener mejores resultados en la relación con la mascota aplicando esto y otros criterios que existen al respecto.

Un ejemplo típico es el caso de que a un gato durante mucho tiempo, se le ha prohibido subirse a la cama de su patrón, pero en un momento dado, si se le permite esa acción debido quizás a producto de alguna enfermedad o malestar, en esa oportunidad el gato jamás podrá entender cómo se desarrollan los hechos.

Como enseñar a un gato ir al baño

El tema de los castigos

Este elemento presente en la relación humano – gato, es de vital importancia ya que existe gran dificultad, para que el gato comprenda el producto del castigo impuesto, ya que el motivo para el animal se ve difuso y además el gato puede sentir a partir de esos instantes una desconfianza hacia su dueño, sobre todo si los castigos se presentan con frecuencia.

Es por eso que, resulta conveniente cumplir con la tarea de jamás aplicar castigo al animal, entre otras cosas porque primero el gato no entiende con facilidad el motivo de ese castigo y por otra parte los resultados de esa acción se manifiestan de una manera incongruente ya que seguramente el gato se vuelva cada vez más huraño y repulsivo.

La complejidad de la relación cuando se establece como educar a un gato, debe tomar en cuenta todas estas situaciones inclusive un castigo para un gato, no es una relación directa con la acción efectuada ya que podría pensar también que se debe al sitio donde se está efectuando la acción que él no comprende en su totalidad.

El felino podría imaginarse lo siguiente: en el momento que se afila las uñas en algún mueble de pronto le cae en su cuerpo un chorro de agua que no entiende primero de dónde viene y segundo porque motivo se produce todo esto y ello genera una gran confusión en su cerebro.

Es por eso que se recomienda no aplicar castigos, y si el caso lo requiere como una situación especial, debe ser aplicado en el mismo instante en que ocurran los hechos y de no ser así lo que se consigue es un desajuste mental completamente en confusión.

Como conclusión en esta parte se debe tener claro que el castigo mal enfocado, crea más problemas que soluciones. En definitiva, para complementar cualquier información sobre este interesante tema se invita a todos los lectores de este trabajo a enlazarse con los siguientes links que se indican a continuación.

Categorías Gatos

Deja un comentario