¿Cómo saber si mi gata está embarazada?, Síntomas y más

Este trabajo se desarrollará, en torno a una gran interrogante que es: Cómo saber si mi gata está embarazada, ya que es un asunto altamente importante, para aquellos que tienen gatos y desean conocer los indicios que responden el tema.

 

COMO SABER SI MI GATA ESTA EMBARAZADA

¿Cómo saber si mi gata está embarazada?

En cuanto a cómo saber si mi gata está embarazada, se expondrán más adelante lo referente a este punto se debe saber que, lo referente al embarazo de una gata es algo muy importante, ya que estando en el hogar con la mascota, es vital saber si en un momento dado se ha producido el embarazo, por lo que la respuesta a cómo saber si mi gata está embarazada y los síntomas, puede significar una gran alegría, ya que se presta la oportunidad para colaborar con ese proceso de gestación.

Todo ello debido a que si por ejemplo se tiene la evidencia de cómo saber si mi  gata está embarazada, automáticamente se toma una postura de apoyo y comprensión, para colaborar en lo posible para un final feliz. Si se tiene la respuesta a lo planteado: cómo saber si mi gata está embarazada, todo se resuelve adecuadamente.  Pero si por el contrario no se tiene esa información es posible que sin tener la intención se produzca un desajuste y perjuicio a la gata por omisión o negligencia.

Muchos dueños de gatos toman la responsabilidad de cuidar su mascota con extremo cuidado por lo que se insiste en que si se sabe la respuesta a la frase formulada de cómo saber si mi gata está embarazada, representa un elemento vital que contribuye a desarrollar un proceso de seguimiento al proceso de gravidez en forma adecuada con beneficios múltiples. Los aspectos de síntomas, generales de ese proceso, tanto como su duración y otros detalles son vitales.

Tiempo de duración del embarazo

El tiempo estimado de gestación para una gata está comprendido en un lapso de nueve a diez semanas, esto representa entre 62 y 67 días, cuyo inicio es desde el momento de aparearse respectivamente en forma positiva, por supuesto estos lapsos son elementos variables debido a diversos factores y de esa manera se puede responder a la interrogante cómo saber si mi gata está embarazada sin ir al veterinario.

Gestación individual

En algunos casos el tipo de raza de los gatos influye en este proceso, por ejemplo, las gatas siamesas presentan unos embarazos con mayor cantidad de tiempo en relación a los de otras razas y pueden alcanzar inclusive hasta setenta días. También se puede indicar que el número de gatos en el parto puede variar por la misma causa y otro factor influyente está relacionado con las condiciones ambientales.

Es por ello que lo relacionado a cómo saber si mi gata está embarazada, conlleva a una serie de consideraciones que poco a poco serán desglosando en el presente artículo, y que resultan importantes a la hora de hacer las estimaciones respectivas, además existe una relación indirecta entre el número de cachorros y el tiempo de gestación, es decir que a mayor cantidad de cachorros existe una menor tendencia al tiempo de gestación.

Retomando el factor ambiental, se debe tener claro que las gatas son susceptibles a los cambios climáticos y cualquier alteración en este sentido, puede generar una pérdida irreparable en su proceso de gestación. Los propietarios de estas mascotas deben estar pendientes de lo aquí indicado para evitar contratiempos a la gata embarazada. De esta manera el propietario de la gata puede establecer la respuesta a la interrogante cómo saber si mi gata está embarazada sin ir al veterinario.

¿Una gata embarazada es capaz de sentir celo?

Una gata que puede estar embarazada y tener celos inclusive hasta dos semanas adicionales después de la fecundación.

Por otro lado, la gata puede aparearse con varios gatos distintos, en la misma fase de ovulación, trayendo como consecuencia que en un mismo parto puedan presentarse cachorros de distintos padres. El celo de una gata puede suceder entre los seis y nueve meses de edad y algunas de ellas pueden estar en celo durante todo un año.

Todo ello indica la facilidad con que puede quedar embarazada una gata y se puede llegar a la conclusión de proceder con la esterilización. Por otra parte, las camadas gatunas generalmente son indeseadas, y de allí lo referente a la esterilización.

COMO SABER SI MI GATA EMBARAZADA

Comportamientos de una gata al embarazarse

En vista de que las gatas muestran al principio pocos indicios de su embarazo, lo referente a cómo saber si mi gata está embarazada, resulta algo complicado ya que generalmente el hecho se consume entre la tercera y cuarta semana de gestación.  Los parámetros indicadores de esta situación son los siguientes:

Cambio de coloración en los pezones:

Su cambio a color rosado se presenta para que los futuros gatitos localicen con facilidad la tetilla, es un signo muy evidente.

Hinchazón en las mamas

Este parámetro sencillamente se presenta en todos los casos.

Náuseas

Es frecuente este malestar en la fase del proceso desde la cuarta a la quinta semana. Se deben a situaciones hormonales.

Vientre abultado

Esta manifestación es totalmente evidente, después de la cuarta semana, por supuesto afecta el peso del animal con un incremento de aproximadamente entre 20 y 30%.

Conducta en una gata embarazada
En todo momento, las manifestaciones físicas de la gata van acumulando las respuestas a la interrogante de cómo saber si mi gata está embarazada. Por otro lado, similar al caso de las mujeres, el proceso de gestación de la hembra produce reacciones en el comportamiento de una manera específica para cada caso.

Duerme más

La capacidad de la gata, para crear nuevas vidas evidentemente le exige un esfuerzo mayor y sus cambios hormonales influyen notablemente en dicho esfuerzo, es por ello que merece un descanso más acentuado como compensación.

Pérdida de apetito

Una consecuencia natural en esta condición para la gata es la disminución de su apetito, debido a entre otros aspectos las náuseas frecuentes, es por ello que su deseo de comer disminuye notablemente y de una manera concreta surge la respuesta a la pregunta cómo saber si mi gata está embarazada.

Más cariñosa o más arisca: Para está fase la gata puede presentar cualquiera de esas dos conductas, eso varia en virtud a los procesos hormonales en su organismo y algunas gatas se vuelven retraídas y ariscas y otras se comportan de manera distinta.

Conducta de nidificación: Por cuestiones de la naturaleza la gata embarazada, va preparando poco a poco el ambiente para sus futuros hijos, es por ello que se puede observar que va reuniendo elementos para constituir el albergue de los cachorros y se valen de alguna almohada o algo parecido para preparar el sitio adecuado.
Es conveniente colaborar con la gata embarazada
La ayuda que requiere tu gata es vital para ella, y las necesidades que presente deben ser atendidas adecuadamente. Psicológicamente ella siente la ayuda prestada y ese factor constituye un apoyo importante que aprecie y además desea.

Tipos de alimentación

La condición especial de una gata embarazada necesita un sustento alimentario, especial: Energía (Calorías) es necesario completar esta fase tan necesaria para la gata.

Proteína

Así mismo requiere las proteínas adecuadas.

Calcio

Esta es una de las sustancias requeridas para la nueva fase de una gata embarazada:

En su condición de embarazada la gata necesita desde un inicio, alimentos dotados de excelentes nutrientes, que permitan resolver los problemas cotidianos, y poder acumular la grasa necesaria con su respectiva energía a fin de que sus futuros fetos reciben el aporte específico y su desarrollo natural sea óptimo.

La cantidad alimenticia requerida es vital para la futura madre, ya que sus próximos hijos requieren de ese apoyo nutricional, por otro lado, el veterinario debe prescribir un sistema de alimentación para practicar una dieta adecuada. La primera fase de gestación se caracteriza porque los futuros fetos no requieren demasiados elementos nutricionales, pero más adelante el proceso empieza a variar.

Proceso de anidación

Todos estos aspectos han respondido adecuadamente, a la gran interrogante de cómo saber si mi gata está embarazada, es fundamental tener claro que la llegada de los futuros gatitos cada vez más requiere de la preparación del sitio designado para el parto, la anidación puede recibir ayuda de los seres humanos, y la colaboración y conducta de protección son básicas para que este proceso se produzca de la manera más positiva que sea posible.

El lugar para el parto debe ser confortable, libre de peligro y algunos elementos de tela limpias y confortables. Una caja de cartón es una buena herramienta y la gata quizás tome la decisión de elegir el sitio de colocación para dicha caja. Las feromonas felinas, son elementos básicos para rociar el nido o caja en su zona interna.

Es un producto fácil de adquirir en las tiendas del ramo, de esta manera el ambiente grato que espera a los futuros cachorros, constituirá un elemento esencial donde ellos estarán de una manera cómoda y amena, y podrán disfrutar de una estadía agradable junto a su progenitora.

La dotación de agua limpia y fresca es completamente necesaria y que esté muy cerca del nido. Todas estas recomendaciones están fundamentadas en proporcionar tanto a la gata como a los futuros gatitos un buen ambiente. El cuido directo y  futuro es fundamental, tanto para la gata como para su próxima familia. El veterinario debe estar al tanto de todos los procesos que se vayan efectuando.

Cualquier sospecha del posible embarazo, debe ser inmediatamente informada al veterinario, y en el consultorio se recibirán las instrucciones directas de manera tal que el proceso natural se produzca de la manera más adecuada posible y el desarrollo de toda la relación sea totalmente positiva.

Las proteínas y calorías, son muy necesarias y por lo menos debe haber un 15 % de aporte semanal, luego de la quinta semana y es fundamental, los cambios alimenticios y que son muy importantes incluyendo los nutrientes esenciales de la mejor calidad posible.

Sin embargo, es bueno tener claro que la alimentación de la gata, es un proceso natural y razonable que en ningún momento es necesario practicar excesos alimentarios y solo con las raciones suficientes se cubren las necesidades básicas que la gata requiere, en caso de un aumento de peso pronunciado, es bueno establecer que no es ningún proceso que sorprenda o preocupe la situación.

En los últimos 20 días de la gestación y estadísticamente se sabe que existirá aproximadamente un incremento de un 40 % de su peso original comparado con el antes  de su gestación.

El vientre materno de los gatos

Sucesos durante la gestación

Normalmente, el proceso se produce de manera rutinaria, pero, sin embargo, se debe estar pendiente de algunos síntomas que presentan cierto grado de alarma, para evitar complicaciones futuras. Por ejemplo, el sangramiento vaginal, no es normal y si se encuentra en su octava semana quizás se esté en presencia de un parto prematuro por lo que, es inminente una cesárea y el veterinario en este caso es el protagonista del hecho.

Las vacunas

Las vacunas respectivas aplicadas por el veterinario representan un refuerzo médico, muy importante para la futura reproducción y por ello en los primeros tiempos de lactancia las gatas paridas suministran a sus bebés su inmunidad natural por lo que, los anticuerpos y todos los componentes positivos constituyen una fortaleza importante para los gatitos.

El máximo nivel de los anticuerpos que se reciben en la lactancia, constituyen uno de los primeros elementos básicos, que dichos gatitos requieren y además le garantizan la posibilidad de una vida sana desde el propio inicio de sus vidas.

Le sugerimos leer también los artículos descritos a continuación, que tal vez le pueden interesar:

Categorías Gatos

Deja un comentario