Cuidados que necesitan los conejos bebés

En caso de que se esté iniciando en la cría y cuido de conejos, o adquiera uno como mascota, es oportuno saber todo lo posible sobre los conejos bebés. Por ello en esta entrega se dan a conocer interesantes y oportunos datos sobre estos inquietos animales, cómo cuidar conejos bebes, entre otros datos útiles.

Conejos Bebés

Información sobre los Conejos Bebés 

En vista de lo rápido de la reproducción de los conejos, han proliferado los refugios, donde rescatan a estos tiernos e inquietos animalitos. Dichos centros está repletos de conejos sin hogar, bien sea porque los botaron, se escaparon, etc., por ello existen campañas dirigidas a los propietarios de estos animalitos para que esterilicen y/o castren a sus mascotas.

Pues como bien es sabido, estos animales son capaces de producir hasta una docena de conejos bebés mensualmente, por lo que es fácil calcular la cantidad de conejos que existirán a finales de un año.

Es conveniente entonces separar al macho de la hembra, y evitar la cópula, pues de no hacerlo, el conejo embarazará a la coneja apenas para la camada, al igual que lo hará con toda la descendencia femenina apenas lleguen a la madurez sexual.

Antes de que lleguen, cuida a su madre 

En caso de que la coneja está embarazada, debe saber que la gestación solo dura unos 20 a 30 días; en caso de superar estos días sin parir, debe acudirse al veterinario, pues pudieran estar muertos los bebés.

Dentro de los cuidados de la coneja en gestación, está la alimentación, esta debe estar sana y bien nutrida para que las crías se desarrollen saludables. Para ello se debe suministrar nutrición complementaria, como frutas y vegetales frescos, además de agua fresca abundante. Es oportuno saber a esta altura sobre el alimento para conejos bebés.

Es posible que a pesar de los cuidados, surjan algunos problemas, dentro de los cuales están:

  • Toxemia: tienen lugar por una mala nutrición, lo que desencadena malestares, debilidad, hasta convulsiones en la coneja, ocasionando incluso, la muerte.
  • Mastitis: al igual que puede ocurrir en mamas de la mujer, en las conejas, también se hinchan en exceso de las mamas, con la consecuente infección.
  • Rechazo de las crías: eventualmente las conejas pudieran rechazar a sus crías, hasta ingerir dichas crías. En este caso es conveniente saber qué comen los conejos bebés, para separarlos en caso de ser necesario.

Prepara el nido

Los delicados conejos bebés, requiere de un nido cálido, suave y cómodo para dormir, descansar y desarrollarse. Aunque la coneja sabe cómo acondicionarlo, hay que ayudarla, en principio suministrando los materiales necesarios, tales como:

  • Una caja de cartón hace de madriguera: acondicionada con papel de prensa para el piso; también pueden ser toallas, siendo más recomendable el papel, pues es más sencillo de desechar y cambiar para mantener la higiene.
  • Heno o fibra de coco: es posible suministrar estos elementos para abrigar a los frágiles conejos bebés, aunque probablemente la coneja use su propio pelaje para hacer más mullido y suave el lecho de los conejos bebés. En cualquier caso, estos requieren de espacios cálidos que los mantengan calientitos.

Comportamiento de la madre con los conejos bebés

Es oportuno aclarar que los conejos no practican el canibalismo, como suele creerse, pues esto puede suceder muy eventualmente como señaló anteriormente, que la madre rechace de algún modo a los conejos bebés. De igual forma el canibalismo tiene lugar ocasionalmente, producto de una camada que nació muerta, y es la forma natural de asear el error.

Lo que sí es cierto, es que los movimientos, ruidos y chirridos de los conejos bebés saludables, más bien detonan  el instinto maternal de la coneja. Siendo por tanto muy ocasionalmente que una coneja parida abandone o ignore a sus suaves conejos bebés.

Lecho y lactancia

Pese a que la madre puede acondicionar el lugar donde nacen los conejos bebés, en sí mismo, esta no elabora nidos. Asimismo, no permanecen en ellos luego de nacidos los conejos bebés, ya que instintivamente saben que el aroma de los conejos adultos atrae a los depredadores, con lo que se pone en riesgo la integridad de las crías.

Estos difieren en el acondicionamiento de nido de otros animales, como una gata por ejemplo, pues la coneja no se posa en el nido, lo hace sobre las crías para dar de mamar. Los limpia y lame sus vientres y fondos, para quitar el sucio y prevenir infecciones, igual como lo haría la gata.

Como muestra definitiva de que los conejos bebés son atendidos por la madre, se observa por el criador en un chequeo mañanero donde comprobará si el vientre de los bebés está redondeado y caliente, que muestra que han sido alimentados.

¡Los conejitos ya llegan! Prepara el parto

Los conejos abundan, donde en un parto pueden nacer entre 1 y 6 o más conejitos. Siendo ideal que cuando se estime que el parto ya viene, dejar un poco de alimento y agua fresca a la coneja, y la dejes quieta. Luego de un rato, cuando se estime que han nacido todos, visitarlos a ver cómo ha ido.

Luego de 12 horas a un día, se puede inspeccionar cómo va todo, comprobando que la madre los está cuidando y alimentando bien. Recordando de no agobiar ni a la madre ni a los cachorros recién nacidos, ya que son muy frágiles y el estrés podría matarlos. Estos conejillos nacen sin pelo, ciegos y sordos totalmente.

Cuidados 

La atención de los conejos bebés, como cualquier otro animal bebé, es todo un reto. No obstante, inicialmente no tendrían por qué ser tan complicado, ya que las madres conejas suelen ser muy cuidadosas con sus crías. En contextos normales, bastará con suministrar los cuidados habituales a la familia, aunque también puede suceder que la madre los rechace, y sea necesario alimentarlos manualmente.

Qué hacer si la madre rechaza a sus crías

En caso de detectar que la coneja no alimenta a sus conejos bebés, lo que puede suceder eventualmente, hay que alimentarlos de otra forma. Para ello se necesita de un pequeño biberón, que puede usarse uno para gatos recién nacidos; tomando a los conejos cuidadosamente y dejar que ellos succionan la leche, no hay que forzarlos, el calor ideal de la leche es de unos 39º.

En este caso, es muy determinante solicitar ayuda, consejo y seguimiento del veterinario, quien sabrá y orientará sobre la dosis de leche idónea y la frecuencia para ofrecer a las crías. De igual forma, nunca debe ser leche de vaca, de preferencia debe ser de gatitos o indicada para conejos.

Crecimiento de los conejos bebes

Hay que considerar también que la supervivencia de las crías no está asegurada. Ya que resulta vital para ellos tomar la leche materna, ya que esta aporta los nutrientes y grasas necesarias para su desarrollo ideal. Si los conejitos no tomaron el calostro de la coneja, posiblemente perezcan. También te pueden interesar los siguientes tópicos:

Deja un comentario