¿Cuándo puede salir un cachorro a la calle?

La preocupación mas grande que tiene todo aquel quien recibe un cachorro es que, por su estado de salud, aun no puede salir de casa. Entonces ¿Cuando puede salir un cachorro a la calle? ¿Cómo lo protegemos y preparamos para el mundo exterior? En este articulo te mostramos como lograrlo.

Cuándo puede salir un cachorro a la calle

Preparando el Cachorro para Salir a la Calle

Cuando se adopta un cachorro o sí se han parido nuevas crías en casa, hay que tener presente que el animal no puede dejar la casa hasta que su sistema inmunitario se haya fortalecido. Entonces, ¿cuando puede salir un cachorro a la calle? Hay que tener presente que no puede ser antes de los dos meses y dos meses y medio desde su alumbramiento para que el cachorro se destete de la madre con suficiente tiempo y sea independiente.

Mientras muchos dueños de un nuevo cachorro se han planteado qué hacer con un cachorro que aún no puede dejar la casa, otro han pospuesto enseñarle a hacer sus necesidades en un lugar específico o a conducirse con la correa, pero eso ya no es necesario.

La educación de un joven can comienza desde que llega a su nuevo casa y, aunque aún no pueda caminar las calles a causa de su plan de vacunación, es primordial que su propietario se encargue de su aprendizaje dentro de la vivienda. Agregado a ello, los pequeños están deseosos por vivir nuevas experiencias

¿Por Qué un Cachorro no Debe Salir si Aún no es el Momento?

Sumado a los asuntos básicos como los cuidados particulares que necesitan, es relevante tener presente otros temas como la educación o la socialización del cachorro. Igual importancia hay que colocar en la circunstancia de que los cachorros se encuentran con las defensas esencialmente bajas.  Por este motivo, hemos de impedir que se expongan a ámbitos que puedan resultar riesgosos o dañinos para su salud.

Las vacunas son indispensables para que los cachorros se desarrollan saludables y fuertes. Llevarlo al veterinario debe ser una de nuestras primeras misiones para enterarnos de cuáles vacunas requiere (según la raza y sitio de vivienda) y para desparasitarlo. No deberá ser llevado a la calle hasta que su primer ciclo de vacunas no haya concluido.

Las vacunas imprescindibles son las que escudan a tu perro contra padecimientos como el moquillo, parvovirus, hepatitis, leptospirosis, parainfluenza y la rabia. La vacuna inicial se le coloca entre las seis y ocho semanas de existencia y en la novena se le coloca la segunda. Al alcanzar la docena de semanas se les dan unas vacunas de reforzamiento, tiempo en el que el can ya estará preparado para la calle y el contacto con otros perros.

Existe la alternativa de implantación de un chip a su cachorro para su identificación, el cual, de ser posible, se debe hacer  antes de su primera salida. Con esta medida, de ocurrir el extravío del canino, las clínicas veterinarias podrán realizar un más fácil reconocimiento.

Riesgos de Pasear un Cachorro sin Vacunas

Al llegar a los cuatro meses de edad, el perrito ya debería estar habituado a algunos estímulos que tengan efecto en su socialización con otras personas, otros canes, ruidos o hechos no programados que puedan ocurrir en el mundo exterior. ¿Sería muy arriesgado sacarlo a la  calle antes de haber finalizado su primer ciclo de vacunación?

No deja de ser verdadero que esto significa un peligro para nuestro cachorro, por lo que sería aconsejable sacar a nuestro cachorro solo en breves paseos o trayectos impidiendo que pueda contactar a otros perros o animales de los que no sabemos su estado de salud. Igualmente es de importancia verificar que no se alimente de nada sospechoso que pueda conseguir en el piso durante estos paseos iniciales.

Se cuenta con la alternativa de sacarlo a la calle en una bolsa, llevar al cachorro en brazos o en transportín para que se adecue al exterior y comience a obtener estímulos de todo clase. Pero alerta siempre, ha de resguardarse de cualquier contacto no verificado.

¿Cuándo puede salir mi perro a la calle?

Calendario de Vacunas y Período de Socialización

Cuando se adopta un cachorro, normalmente se efectúa de las ocho a las nueve semanas de existencia, ya que son más independientes de sus madres y, a pesar de que muchos aún lactan, igualmente ingieren otro tipo de alimentos. Aun así, no están preparados para salir a la calle porque no tienen completo el calendario de vacunación.

¿Cuantas vacunas necesita un cachorro para salir a la calle? Regularmente depende de cada veterinario y las regulaciones del país, aunque la última vacuna por la cual aún no puede salir a la calle se les proporciona a las doce semanas de vida. Siendo así, aun nos queda un mes íntegro en el que el cachorro todavía no puede dejar la casa.

De otro lado, el pequeño can se halla en la mejor temporada de su vida para ser educado. Se encuentra en pleno etapa crítica de socialización, en otras palabras, cuando aprende a vincularse con su entorno y con otros perros, el cual es una lapso que va de las 3 a las 14 semanas, en promedio. Por ello, podemos y hemos de ir mostrándole al cachorro qué se encontrará fuera de casa a pesar de que aun no pueda dejarla.

¿Cómo Hacer Sociable al Cachorro en Casa?

Se sugiere que a través de sus meses iniciales, cuando el cachorro se queda en casa, sea visitado por otras personas distintas a las que ya conoce. Mayores serán los estímulos a los que estaremos familiarizando a nuestro perro, cuanto más grande sea dicha variedad. Podrán ser diferentes hombres, mujeres, bebés, niños, niñas y otras mascotas que no representen riesgo alguno si estamos seguro de que están debidamente vacunados.

De gran ayuda será la socialización que demos en casa a nuestro cachorro, ya que facilitará su adaptación a la calle y no se correrá el riesgo que significa pisar la calle sin estar protegido aún con todas las vacunas programadas en su calendario.

¿Cuándo Puede Salir un Cachorro a la Calle?

Tu veterinario será quien indicará a partir de cuándo puede salir un cachorro a la calle, además explicará los riesgos y medidas provisorias que se han de seguir. Es a partir de la tercera vacuna que los cachorros ya pueden salir (a los tres y cuatro meses de edad), pero hay que estar atento a lo que come y con qué otros animales entra en contacto, ya que solo es a los cinco meses cuando alcanzan el 99% de inmunidad.

Algunos expertos señalan que es en la semana dieciséis cuando completan la etapa de socialización, de tal manera que sería un mal precedente si el cachorro ha estado encerrado en casa cuatro meses sin mayor contacto que el grupo familiar cercano. ¿Cómo procedemos entonces? A continuación presentamos las cuatro actividades prácticas que alistaran a tu cachorro para adaptarse apropiadamente a la calle.

Enseñarle las Órdenes Básicas

El cerebro del cachorro, como el de los niños, es como una esponja, y ese es el tiempo correcto para el aprendizaje de las órdenes básicas. Será suficiente con unas pocas repeticiones para comprender las órdenes: a pesar de que las más comunes son instruirlos como sentarse o echarse, las de mayor utilidad en la calle son el llamado y soltar lo que haya agarrado con la boca.

Hemos de tener presente que su cuerpo es aun muy joven y debido a las repeticiones sus coyunturas comienzan a dolerles. Igualmente has de recordar practicar el refuerzo positivo para estimular el aprendizaje y disimular la disciplina como si fuese un juego.

Habituar a Nuevos Estímulos

Si posees un cachorro que aún no puede dejar la casa para descubrir cosas nuevas, ellas pueden venir a él. Hazle conocer gente nueva, de distintas edades y características. De conocer algún perro adulto equilibrado, saludable y con sus vacunas vigentes, puedes llevarlo a casa, ya que hay enseñanzas que únicamente pueden compartirse entre perros, como sus exhibiciones y juegos.

Inclusive puede ir más allá y dejarle conocer gatos, pájaros u otros animales. Déjale escuchar distintos sonidos, golpes y músicas, y a pesar de que aún es muy joven para dejarlo solo en casa, prueba dejándolo solo haciendo cosas en una habitación distinta a la tuya.

Ten presente que todos los incentivos y gente nueva han de poder ser manejados por él. Inicia con poca intensidad o poco tiempo. Déjala reposar entre un incentivo y otro; y si llega a ser mucho para él y quiere abandonar, deja que lo haga. Esta debe ser una enseñanza  positiva, no forzosa o fatigante.

La Correa y el Arnés

En su primer paseo todo cachorro debe sentirse extraño al enfrentarse con una correa o con un arnés, particularmente si no los hemos habituado previamente. Por ello es importante anticiparse y realizar la faena de adaptación previa de tu mascota a este par de elementos ya que en la calle puede enfrentar más estímulos de los que pueda controlar.

Una iniciativa que puede ayudar a que el cachorro no perciba mucha incomodidad en su paseo inicial, es estimularlo con el uso de golosinas, premios o algo para distraerlo. Esto hará más fácil el proceso de adecuación del cachorro y fortalecerá su proceder y forjará modelos positivos. Premiarlo cuando marcha a la par nuestra o brindarle un tiempo para corretear en un parque le hará sentir cómodo e integrado con el exterior.

Sería ideal que, después de que se haya habituado al arnés, instruir como llevar una correa. Seguramente en las primeras ocasiones que vaya atado se le imposibilitaba caminar y no sabrá caminar sin tirar. Ese es el instante apropiado para enseñarle a caminar sin dar tirones.

Sus Primeros Paseos

La calle es un lugar distinto a casa, en la cual existen numeroso estímulos nuevos a los que estar atentos. En los paseos iniciales desconoce que ahí puede realizar sus necesidades y puede que ni siquiera desee caminar. Realiza varios paseos al día de poca duración: a través de la primera semana, de solo diez minutos. No le obligues a hacer cosas que no le provoque y permítele  explorar libremente.

Con mucha inteligencia y con muchas ganas de aprender cuentan los cachorros. No podemos desaprovechar la gran etapa que está experimentando el cachorro que aún no puede salir a la calle: existen cuantiosas cosas que puede aprender y probar en casa.

De poner en práctica estos consejos y habitúas a tu cachorro a pasear por lo menos tres veces diarias para que realice sus necesidades fuera de casa, confirmarás que con tiempo y paciencia se habrá familiarizado con el exterior y le encantará que lo lleven fuera cada vez que le toque paseo.

¿Te fue de utilidad la información? Aquí te ofrecemos más:

Categorías Perros

Deja un comentario