Demodexia canina: ¿Qué es y cuál es su tratamiento?

A pesar de de no ser una afectación desconocida, algunas personas no han oído hablar de la demodexia, también referida como sarna roja en perros. La demodexia en perros, es una lesión que propicia la caída del pelaje del canino y la consecuente hinchazón en la zona de la piel lesionada. Sigue leyendo, hay mucho más.

 Demodexia

Demodexia canina

La demodexia se le conoce popularmente como, sarna roja que tiene lugar con mayor frecuencia en la piel de los canes pequeños, dicha lesión ataca la dermis haciendo que se caiga el pelo e inflamando el área afectada; en caso de no atender prontamente, puede propiciar una infección aguda.

Pese a no referirse mucho esta lesión, la demodexia actúa con cierta frecuencia en los canes, incluso la demodexia canina tratamiento casero, que coadyuva a mitigar los molestos efectos sobre la piel del animal.

Es una lesión que tiene lugar de 3 maneras distintas. Si es una demodexia localizada, se evidencian algunas zonas distantes en la piel sin pelo, en especial en el rostro y surcando el globo ocular. Como bien se refirió es más frecuente en los cachorros y, en más del 90% de los animales con demodexia, se cura sola, en unos 3 meses.

¿Qué es y cómo se cura?

La Demodexia canina, como bien se refirió, es lesión de carácter parasitaria, producto de un molesto ácaro de nombre demodex canis, el cual se halla comúnmente en la piel de los canes, no obstante, por ciertos eventos estresantes, inmunosupresores, medicación prolongada con corticoides u otra patología que mengue las defensas del animal.

Generalmente, afecta al animal con un sistema inmune pobre, por ello ataca a los cachorros, pues su sistema aun está inmaduro; pero una superado y fortalecido naturalmente, el propio cuerpo se activa, es capaz de combatir de forma efectiva la lesión, dando tiempo por tanto a que estos suceda sin suministrar ningún tratamiento.

Ahora, en caso de persistir, la piel del animal se infecta sin llegare a superar los 4 meses, en cuyo caso ya es tiempo de consultar al especialista. Si la patología se propaga, se observan zonas más grandes sin pelo por todo el cuerpo, acompañada de costras en la piel, y algunos puntos sangrosos con un olor desagradable.

Un ácaro provoca la demodexia canina

En efecto, la demodexia es originada por el ácaro Demodex sp, un huésped perenne de los canes, el cual habita inmerso en los folículos pilosos de la piel. Pero en el momento que dicho parásito se propaga abundantemente, propiciando la caída de pelo y una notable hinchazón cutánea.

En este sentido, y siendo una condición natural del can, vale la interrogante sobre ¿Cómo se tiene lugar la demodexia canina?, la respuesta subyace en el propio organismo del animal, ya que esta se activa con un sistema inmune menguado, donde el ácaro se aprovecha de esta debilidad.

Aunque debe agregarse al respecto, que suele ser una patología hereditaria, por lo que se sugiere que los canes con esta condición no se le saque cría, ya que propician el brote de ciertas patologías, tanto propias como adquiridas.

Localización y presentación de la enfermedad

Su principal área de afectación es la piel de can, bien sea de manera local, con regiones de alopecia parcial o eritema leve. También es habitual que aparezca prurito y ronchas escamosas. Su área preferida en el rostro, en zonas cercanas a los ojos, boca cara, extremidades posteriores, orejas y oídos.
Demodexia canina

Síntomas

Los síntomas más comunes de la demodexia, están representados por la comezón continúa, caída del pelaje, ronchas escamosas y prurito. En caso de cachorros, puede desencadenar fiebre y en caso de avance de la lesión, sangrado del área, expansión en ojos, boca, codos y oídos.

Causas

La demodexia, puede tener lugar en el cuerpo de canino, por variadas causas, tales como:

  • El parásito Demodex sp, que se aloja en la piel del animal.
  • Debilidad del sistema inmune, innata o adquirida.
  • El estrés que le puede generar el medioambiente.

Diagnóstico

Sobre el diagnóstico de la demodexia, se lleva a cabo mediante un raspado de la dermis, una biopsia de la misma, donde basta un solo ácaro, huevo, larva o ninfa, indica la activación de la lesión en el can, a fin de descartar:

  • Piodermias generales.
  • Celulitis juvenil.
  • Micosis.
  • Impétigo canino.
  • Lupus.

Desarrollo

Se multiplica de forma desproporcionada originando afecciones en la piel, desde su forma más benigna hasta una generalizada y grave que suele complicarse con bacterias, originando también a una piodermia con desmejoramiento progresivo. Este ácaro hace vida en lo profundo del folículo piloso.

Tipos 

Son 3 los tipos de demodexia canina son:

Localizada: con regiones dispersas carentes de pelo, en especial la cara, ojos del canino, siendo más frecuente en cachorros y desaparece sola en la mayoría de los casos, cuando el sistema inmune del perro termina de desarrollarse.

Generalizada: las afectaciones carentes de pelaje se despliegan a lo largo del cuerpo de animal, sobre todo la cara. Con piel aceitosa y mal olor, costras y pústulas que pueden sangrar. Eventualmente presentan fiebre, decaimiento e inapetentes.

Pododemodicosis: esta se hace presenta las patas del canino, así como lesiones secundarias, difíciles de erradicar. Es la manifestación más resistente de esta lesión.

Transmisión

La forma de contagio tiene lugar desde la madre a las crías lactantes en los 2 o 3 días de nacidos; no existiendo contagio intrauterino, pues es por contacto.

Tratamiento

El tratamiento más frecuente para la demodexia, es de antibióticos. Adicional a ello, es posible que el médico prescriba baños con insecticidas, como el amitraz. Luego de dicho tratamiento, debe practicarse otra raspadura para verificar la merma en el número de ácaros. Además de estas medicación se sugiere:

  • Identificar las causas de la lesión, si fue el estrés o baja de su sistema inmune.
  • La vacunas al día, libre de parásitos y reciba una alimentación completa y balanceada.
  • Evitar la aplicación de corticoides u otras medicinas que supriman el sistema de defensas del animal.

Pronóstico

Sobre el pronóstico de la lesión en el can, dependiendo del tipo, es de leve a bueno, mientras que en la generalizada, es de moderado a grave, según el grado de infección existente.

Algunos consejos para evitar la demodexia o sarna roja

Más allá de tratamientos puntuales, para bajar al mínimo el riesgo de padecer esta demodexia, se aconseja:

  • Desparasitar al perro, tanto interna como externa.
  • Ofrecer una dieta de calidad, según su tamaño, edad, raza, etc.
  • Esterilizar al macho como a la en hembra, en caso de ser portadores o propensos genéticamente, para evitar su reproducción, pues la demodexia es hereditaria.
  • Evitar la administración de corticoides, y demás medicinas supresores del sistema inmune para el tratamiento.

Si te gustó este tema, puedes revisar también:

Categorías Perros

Deja un comentario