Enfermedades de las gallinas: Síntomas y remedios

Conoce en el siguiente artículo cuáles son algunas de las enfermedades de las gallinas más comunes que existen y cómo podemos aprender a realizar un diagnostico a corto plazo. Por lo general estos animales sufren de enfermedades en la cabeza, ojos, patas y cresta.

Enfermedades de las gallinas

Enfermedades de las gallinas

Para nadie es un secreto que hoy en día son muchas las enfermedades y parásitos que pueden llegar a afectar la vida de las gallinas. Es por esa razón que resulta fundamental aprender a conocer cuáles son sus principales síntomas, para de esa manera detectar su aparición de forma pronta. En nuestro artículo de hoy hablaremos acerca de las enfermedades de las gallinas y cómo podemos combatirlas.

En este artículo tendremos la oportunidades de conocer que muchas de las enfermedades que afectan a este tipo de animales se manifiestan a través de signos clínicas bastante parecidos, por lo que es vital que contemos con un veterinario experto para poder llegar a un diagnóstico correcto. El veterinario en todo caso será el responsable de indicar sobre las mejores medidas preventivas.

Algunas de las enfermedades de las gallinas pueden ocasionar graves consecuencias en la salud de estos animales y sobre todo, existen dos que debemos ponerle mucha atención como son la gripe y la peste aviar que incluso pudieran llegar a ocasionar hasta la muerte de la gallina.

Cualquier patología puede ser de difícil diagnóstico en su estado inicial, tomando en cuenta que la mayoría ocasiona los mismos síntomas.

¿Cómo saber si una gallina está enferma?

Antes de comenzar a estudiar cuáles son las principales enfermedades de gallinas que afectan hoy en día a este tipo de animales, el primer paso que debemos hacer es realizar un repaso entre los síntomas de las patologías, así las manifestaciones más comunes que indican que estamos ante una enfermedad son las siguientes:

Enfermedades de las gallinas

  • Anorexia: La gallina ya no le gusta comer y tampoco siente agrado por beber líquido, aunque también otro signo de enfermedad es beber en exceso.
  • La gallina comienza a emitir secreciones por el área de la nariz y ojos
  • Un síntoma de que la gallina pudiera estar enferma es que empieza a respirar haciendo ruido.
  • Tos
  • Ausencia o disminución en la puesta de huevos o que estos aparezcan deformados o con la cáscara debilitada.
  • Diarrea con mal olor
  • Cuando la gallina está enferma, por lo general no se mueve como acostumbraba, es decir está en letargo.
  • Alteraciones en la piel.
  • Mal aspecto de las plumas
  • La gallina no reacciona a estímulos que deberían resultarle interesantes.
  • Se esconde
  • Adelgazamiento
  • Dificultades para mantenerse de pie.

Es importante destacar que otro factor que nos pudiera dar la alerta de que una gallina está enferma es que por lo general el animal comienza a largar sus plumas. Encontrar gallinas desplumadas se puede deber a muchos factores, entre ellos a una alimentación inadecuada, el picoteo de otras gallinas, la muda fisiológica, el estrés o algunas enfermedades. La falta de pluma en todo caso sería un síntoma y no una enfermedad en sí misma.

Enfermedades de las gallinas caseras

Un dato a tener en consideración es que las enfermedades de las gallinas ponedoras más comunes que conoceremos a continuación se presentan en la mayoría de los casos con síntomas similares, por lo que puede resultar una tarea complicada el diagnóstico, llegando a confundir las patologías. Por eso es fundamental contar con la ayuda y el diagnóstico de un experto.

Las enfermedades de las gallinas son por lo general altamente contagiosas, por lo que se recomienda aislar a los animales que resulten con sospechas de estar enfermos. Por ello, en las enfermedades de las gallinas de campo o de corral, es básico prevenir que curar, lo que se consigue con unos buenos cuidados, un alojamiento adecuado y una alimentación equilibrada.

Enfermedades de los pollitos

En esta parte de nuestro interesante artículo estaremos conociendo un poco más sobre las principales enfermedades que con frecuencia afectan a los pollitos. Es importante mencionar que algunas de estas patologías pueden resultar muy contagiosas y en otros casos, si no se atiende de manera inmediata, podría ocasionar graves problemas en la salud de los animales:

Enfermedad de Marek

Antes de comenzar a conocer las enfermedades de las gallinas, consideramos que era importante detenernos brevemente en algunas de las principales patologías de los pollos, debido a que nos encontramos algunas enfermedades más comunes en estas edades, por ejemplo la enfermedad de Marek la cual agrupa a varias patologías virales muy contagiosas que provocan tumores y parálisis.

Para la enfermedad de Marek existe vacuna pero ésta no siempre resulta efectiva, por lo que se considera que una de las mejores prevenciones a esta enfermedad es la buena higiene y unas condiciones de vida adecuadas del animal.

Se trata de una enfermedad que no tiene tratamiento, pero los pequeños pueden sobrevivir si conseguimos que sigan comiendo y mantenernos, en lo posible, su sistema inmunitario.

Coccidiosis

Otra de las enfermedades más comunes que pueden llegar a afectar a los pollitos es la Coccidiosis. Se considera como la principal causa de muerte de los pollitos. Se trata de una patología parasitaria del tracto digestivo muy contagiosa. En estos casos las heces del animal comienzan a presentar sangre. Otro trastorno que involucra al sistema digestivo es la obstrucción, que puede llegar a impedir la defecación.

La Coccidiosis se puede producir principalmente por el estrés, cambios de temperatura, mal manejo, entre otras causas. En estos casos lo más recomendable es reajustar la dieta y limpiar la cloaca. Los pollitos con esta enfermedad también pueden presentar tortícolis, de forma que son incapaces de mantener la cabeza erguida.

Los pollitos cuando presentan este tipo de enfermedades por lo general comienzan a caminar hacia atrás. Puede deberse a una deficiencia de vitamina, por lo que esta debe aumentarse en la dieta. Hay que estar alerta y vigilantes a que el pollito pueda comer y que no sea pisoteado por sus congéneres, sobre todo si vive en comunidad.

Enfermedades hereditarias

Es posible apreciarse enfermedades de las gallinas en el pico. Se tratan de deformidades que parecen ser en principio genéticas y empeoran con el paso del tiempo. Estas enfermedades hereditarias pueden terminar en dificultades para alimentarse, por esa razón debemos vigilar que el animal consiga comer, ofrecerle comida blanda y elevar el comedero.

Las alteraciones también pueden aparecer en las patas, por ejemplo estas pueden deslizarse hacia los lados de forma que el pollito con consigue la estabilidad ni andar caminando. Puede deberse a errores en la temperatura de la incubadora o a un déficit de vitaminas.

Un suelo no deslizante y un vendaje para mantener las patitas unidades podría ser parte del tratamiento que recomiende el médico especialista.

Enfermedades respiratorias

Para finalizar con las enfermedades más frecuentes que afectan a los pollitos tenemos que hacer mención a los problemas respiratorios, a los que los pollitos son muy susceptibles, manifestando un cuadro de mayor o de menor gravedad. Secreción ocular y nasal, tos o estornudos son los síntomas más comunes de esta patología.

En este tipo de casos resulta de suma importancia mantener la higiene en el animal. Hay que tener en cuenta que los pollitos son un poco más delicados que las gallinas, por su edad, esto significa que las enfermedades pueden ocurrir de una manera mucho más grave. Por ejemplo, los ácaros pueden matar a un polluelo por la anemia que llegan a originar.

Enfermedades de las gallinas en los ojos

Una buena parte de las enfermedades de las gallinas se relacionan con los ojos de estos animales los cuales pueden verse irritados e inflamados si viven entre altos niveles de amoníaco. Este puede perjudicar también a los senos nasales y a la tráquea y, si la situación no se resuelve, el animal puede quedarse ciego para siempre.

El amoníaco procede de la unión del ácido úrico del estiércol de las aves con agua, lo que forma un ambiente propicio para el crecimiento bacteriano, productor del amoníaco. Es importante mencionar que la enfermedad de Marek también puede afectar a los ojos si se desarrollan tumores en el iris. Existen otras enfermedades como la viruela aviar que también tiene repercusiones a nivel de la vista, si se producen cerca de los ojos.

Hay algunas infecciones por bacterias o por hongos que también son responsables de conjuntivitis, al igual que las deficiencias nutricionales. Además, más adelante vamos a ver que en muchos de las enfermedades de las gallinas se incluyen síntomas oculares.

Viruela aviar

Entre las enfermedades de las gallinas más frecuentes en las patas destaca la viruela aviar. Este tipo de patologías en las gallinas y sus síntomas son más comunes de lo que se imagina y se caracterizan por ampollas en las barbas, las patas o incluso por todo el cuerpo. Se forman costras que acaban cayendo. De manera infrecuente puede afectar a la boca y a la garganta, perjudicando la respiración e incluso provocando la muerte del ave. Puede vacunarse.

Dermanyssus gallinae y otros ácaros en gallinas

Existen algunos parásitos externos, entre ellos los ácaros en las aves, que puede pasar en muchos casos desapercibidos y causar así daños considerables como una baja en la puesta de huevos, ralentización del crecimiento,  anemia, debilitamiento del sistema inmunitario, adelgazamiento, plumas sucias de excrementos del parásito e incluso la muerte.

Todo lo anteriormente descrito se debe a que los ácaros del pollo se alimentan de sangre. Además, como algunos suelen vivir en el ambiente, el tratamiento debe comprender también el ambiente. Es una patología de los gallos puede afectar a su capacidad para aparearse porque los ácaros tienden a agruparse alrededor de la zona genital. Esta enfermedad se previene manteniendo una correcta higiene.

Tipos de ácaros que afectan a las gallinas

De acuerdo a varias investigaciones, los ácaros más comunes son los ácaros rojos, también conocidos como Dermanyssus gallinae. Son una enfermedad de las gallinas con síntomas más importantes en climas cálidos. Hay ácaros que también pueden afectar las patas del animal. Engrosan la piel, la descaman, se forman costras, puede haber exudados y se presentan manchas rojas.

En ocasiones las patas pueden aparecer deformadas. Se propaga por contacto directo y es más habitual en las aves de mayor edad. Existen diversos tratamientos médicos para enfrentar esta patología. Debemos saber que las patas pueden llegar a quedar dañadas por siempre.

Gota visceral o Urolitiasis aviar

Cada uno de los parásitos que hemos mencionado hasta ahora en oportunidad se confunde con otra enfermedad de las patas, un tipo de artritis que es conocida como gota, la cual se presenta debido a una insuficiencia renal grave. La misma se produce por acumulo de uratos en las articulaciones e inflama las del corvejón y los pies, provocando cojera, lo que dificulta el movimiento. Suele afectar a ambas patas.

Esta enfermedad suele causar deformaciones en las extremidades y aparecen con el tiempo algunas llagas, por lo que se puede confundir con una acarosis.  Según los expertos, puede deberse a un problema genético o a una dieta con demasiadas proteínas. Es más común en fallos y a partir de los cuatro meses de edad. Ciertamente esta enfermedad no tiene cura pero es posible mejorar las condiciones del ave para hacerle la vida más cómoda. Se puede modificar la dieta y hacer que beba más agua.

Piojos

Las infestaciones por parásitos externos pueden ser de las patologías de las gallinas con síntomas que no se detectan, pero que pueden ser responsables de una disminución en la puesta de huevos, afectar al crecimiento, provocar desnutrición y hasta llegar a ocasionar la muerte del animal.

La gallina que es afectada por este tipo de enfermedad por lo general comienza a perder peso, se rasca y picotea la piel y presenta varias zonas decoloradas. Una manera de evitar esta patología es observando de manera regular el cuerpo de las gallinas para detectarlos. Los piojos, al contrario que los ácaros, solo pueden vivir sobre el huésped. Son menos resistentes a los tratamientos que los ácaros.

Bronquitis infecciosa

Los síntomas de la bronquitis infecciosa son por lo general comunes y se convierte en una de las enfermedades más comunes de todas. Puede cursar de una manera leve pero, en otros casos, es grave. Las gallinas afectadas dejan de comer y de beber, presentan secreciones nasales y oculares, tosen, jadean y, en general, les cuesta respirar.

Además, las gallinas dejan de poner huevos o estos salen deformados. Es una patología para la que existe vacuna, aunque no proviene la infección. Se trata con antibióticos y se debe mantener al ave en un ambiente caliente.

Enfermedad de Newcastle

Poca conocida, sin embargo la enfermedad de Newcastle puede resultar altamente peligrosa. Se trata de una patología vírica que desencadena síntomas respiratorios y nerviosos y puede presentarse con diferentes grados de gravedad y síntomas como muerte súbita, estornudos, problemas respiratorios, secreción nasal, tos, diarrea verdosa y acuosa, letargo, temblores, tortícolis, andar en círculos, rigidez o hinchazón en ojos y cuello.

En el caso de este tipo de enfermedades, sus síntomas suelen ser altamente contagiosos, por lo que lo mejor es la prevención. Es importante señalar también que existe vacuna para prevenirla.

Cólera aviar

El cólera aviar es una enfermedad desencadenada por Pasteurella multocida y puede presentarse de forma aguda o crónica. En el primer caso puede suponer la muerte súbita del ave. Se producen daños vasculares, neumonía, anorexia, secreción nasal, coloración azulada o diarrea. Esta enfermedad de las gallinas y sus síntomas afecta, especialmente, a ejemplares mayores o todavía en crecimiento.

Por su parte, la presentación crónica se caracteriza por la aparición de inflamaciones sobre las que la piel puede llegar a gangrenarse. También pueden observarse síntomas neurológicos como la tortícolis. Hay vacunas disponibles y el tratamiento de esta enfermedad se basa en la administración de antibióticos.

Gripe aviar o influenza aviar

Es una de las tantas enfermedades que pueden ocasionar la muerte en tan solo días. El cuadro clínico resulta bastante parecido al de la gripe. Se transmite entre aves de diferentes especies por contacto con mucosas y heces infectadas y también puede transportarse a través de insectos, roedores o nuestra ropa. La patología tiene muchos síntomas, entre ellos:

La muerte súbita, una coloración púrpura en patas y crestas, los huevos tienen la cáscara blanda o están deformados, además, las gallinas ponen menos o dejan de poner por completo. Se dice que cuando una gallina está infectada con esta enfermedad, pierde el apetito, están en letargo, emiten heces mucosas, tosen con frecuencia y secreción ocular y nasal.

Coriza infecciosa

Esta enfermedad también se le puede conocer como resfriado o crup. Algunos de los principales síntomas de esta patología son la hinchazón en la cara, secreción nasal y ocular, estornudos, tos, dificultades respiratorias con sibilancias y ronquidos, anorexia, cambio de color de las crestas o ausencia de puesta de huevos. Esta patología de las gallinas y sus síntomas se pueden tratar con antibióticos, por tratarse de una enfermedad bacteriana, aunque no siempre se cura.

Sinusitis infecciosa

La sinusitis infecciosa también puede conocerse como micoplasmosis. Se trata de una enfermedad de las gallinas que suele afectar a todas las aves de corral. Está caracterizada principalmente por estornudos, secreción nasal y en oportunidades ocular, tos, problemas respiratorios, e hinchazón en los ojos y en los senos nasales. Se trata con antibióticos al ser una enfermedad bacteriana.

Histomoniasis aviar

Este tipo de enfermedad es también conocida como la “enfermedad de cabeza negra” y son propensos a contraerla los pavos, aunque también se puede presentar en otras especies como pitadas y las propias gallinas. Se cree que la enfermedad tiene su origen en un protozoo transmitido por las deyecciones de ejemplares de aves infectados o por huevos de heterakis, género de gusanos redondos.

Algunos de los síntomas más destacados de esta enfermedad es la aparición de una cianosis de la carne de la cabeza del animal infectado, por eso es que se le conoce como la enfermedad de cabeza negra, también podemos mencionar otros síntomas como alas colgantes, andar tenso, cabeza baja, ojos cerrados, entre otros muchos.

De acuerdo a la explicación de los expertos, esta enfermedad puede llegar a ser altamente agresiva sobre todo a especímenes jóvenes de pavos. Si el animal infectado vive con otras especies, lo más recomendable es separar al infectado del resto de alimentar para limitar la enfermedad y evitar su posible propagación. También es recomendable la consulta al veterinario, además del aislamiento.

Encefalomielitis

En pocas palabras se trata de una parálisis de las condiciones motrices de la gallina. De acuerdo a la opinión de los especialistas, esta enfermedad si se detecta a tiempo lo mejor es sacrificar a la gallina y alejarla del resto de aves para evitar una expansión de la infección.

Enfermedades de las gallinas que afectan a los humanos

Aunque parezca un poco curioso e increíble, algunas de las enfermedades de las gallinas y sus síntomas pueden transmitirse a los seres humanos y viceversa a través del contacto con las heces, por vía aérea o por la ingestión. Se les conoce como enfermedades zoonóticas. Una de las más famosas es la gripe aviar, que aunque es raro que infecte a las personas, puede ocurrir.

Serán personas que hayan estado en contacto con las aves, con superficies contaminadas o por ingesta de carne o huevos mal cocidos. Esta enfermedad puede llegar a ser grave y causa síntomas muy parecidos a los de la gripe. Tienen más riesgos embarazadas, ancianos o personas con el sistema inmunitario débil.

Otra de las enfermedades de las gallinas que puede afectar a los seres humanos es la enfermedad de Newcastle, causando una conjuntivitis leve. Además la salmonelosis, una enfermedad bacteriana, puede adquirirse por el consumo de huevos. Existen otras bacterias, como la Pasteurella multocida, que pueden causar en las personas lesiones dermatológicas tras picotazos o arañazos de las aves.

También hay otras enfermedades que pueden transmitir las aves, pero su incidencia es bastante baja. Lo que sí está claro es que en todos los casos de debe mantener la higiene y , si las gallinas presentan síntomas de enfermedad o nosotros padecemos alguna afección sin otra causa, hay que correr rápidamente a un veterinario para que evalué la situación.

¿El estrés puede provocar enfermedades?

Estudiando un poco la anatomía de las gallinas pudimos descubrir que son animales de costumbres, es decir, son aves que se acostumbrar a realizar un tipo de actividades, en pocas palabras a tener siempre la comida y el agua en el mismo lugar, reponer alimentos y bebida a las mismas horas, que la persona encargada de su cuidado sea siempre la misma, entre otra serie de costumbres.

Cualquier cambio en estas actividades cotidianas puede ocasionar en el animal un estrés, haciéndolas mucho más propensas a la aparición de enfermedades y contribuyendo negativamente a los porcentajes de puesta. Seguramente usted se preguntará ¿Cómo detectar si una gallina está estresada? Pues resulta una tarea sencilla.

Se puede detectar por la aparición de algunos síntomas anormales como diarreas, lógicamente que no tengan coloraciones llamativas lo que podría ser indicativo de otra enfermedad. También podemos saber que está estresada si la vemos respirando con mayor dificultad y de forma irregular o si presenta un comportamiento cambiante con respecto a su ritmo normal de vida.

Lo más recomendable en casos de las enfermedades de las gallinas y tratamientos es procurar que estén en un ambiente tranquilo y agradable, con un espacio bien distribuido, una alimentación rica en nutrientes, agua fresca todos los días y una extensión de terreno. Como resultado tendremos gallinas sanas, fuertes y de mejor calidad para el fin que se haya dispuesto. A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

Categorías Aves

Deja un comentario