Animales autóctonos y fauna de Argentina

La fauna y flora Argentina es muy biodiversa como resultado de la gran extensión del país, que conlleva una variedad de climas, gradientes altitudinales y longitudinales, paisajes, y especies animales autóctonas a lo largo y ancho de su territorio. Conoce aquí un poco más sobre la fauna de Argentina.

FAUNA DE ARGENTINA.

La diferencia de ecosistemas que se pueden disfrutar en el país sureño de Argentina, trae como consecuencia una importante variación de su fauna autóctona. Para tener mayor claridad e información sobre la diversidad de animales, se tiene saber más sobre la red trófica de cada ecosistema y a su vez de cada biotopo.

La mayoría de los animales que formaron o forman parte de la fauna de Argentina, llegaron a este territorio hace unos millones de años, cuando los continentes América del Norte y América del Sur, se unieron a través de Centro América y empezaron las migraciones de animales entre ambos continentes. Aunque son pocos los animales que vinieron del prehistórico mega-continente de Gondwana  que todavía tienen sus representantes.

Flora y fauna de Argentina

De los descendientes de los animales, que llegaron por las antiguas migraciones son los armadillos o cachicamos, osos hormigueros, las zarigüeyas (marsupiales), la comadreja colorada y los primates. Desde entonces, en la gran superficie de Argentina se desarrollado y crecido una gran fauna autóctona y evoluciones convergentes causada por las rápidas adaptaciones de especies descendientes de la región boreal.

Por esto el país de Argentina y toda la superficie que abarca el Cono Sur, se muestra como una gran región faunística y reino biogeográfico neotropical, de clima templado y frío que ha originado un gran endemismo, sea esto como resultado de las migraciones de hace 9 millones de años y las producida a lo largo de los tiempos hasta nuestros días.

FAUNA DE ARGENTINA.

La avifauna en casi todos los países de Sudamérica es muy abundante y por consiguiente en la Argentina, por ser este país el destino de muchas especies que migran en diferentes momentos del año, en censos realizados en ese país concluyó que existen alrededor de 1400 especies de aves diferentes, que viven en la Argentina continental. Lamentablemente muchas de ellas en peligro de extinción por las acciones antrópicas.

Así como existen animales que habitan un solo ecosistema como los monos que viven en los ecosistemas de bosques cálidos de Argentina, por estar adaptado a estas condiciones de vida. Los animales se adaptan a un ecosistema natural, por dos elementos primordiales, la obtención de su alimento y el clima en que se desenvuelve estos animales. Las especies marinas también están condicionadas a estar y desarrollarse en lugar acuático también por el alimento y lugar para reproducirse.

Argentina es el octavo país más extenso del planeta, que se encuentra dividido en diferentes ecosistemas. En el norte de este país se encuentra una región subtropical, lluviosa, con plantas de helechos, árboles de araucarias y cedros. Hacia el sur se puede encontrar vegetación xerófila como los cactus.

En la región del Chaco con su particular vegetación, representado por el quebracho como árbol dominante. La región Mesopotamia con más humedad y vegetación más abundante, encontrando ecosistemas de sabanas y el monte. El representativo ecosistema de Pampa, característico de Argentina, con plantas espinosas y de hojas rígidas. En cada ecosistema vive una fauna particular.

Representantes de la fauna de Argentina

La fauna argentina es muy rica, por tanto expondremos sus representantes más destacados:

Hornero el ave nacional

Endémica de América del Sur es el ave nacional de Argentina, se le puede observar en el noreste y centro de Argentina, en áreas urbanas, pastizales y matorrales, le gusta estar cerca de barro y usarlo en la construcción de su nido, de forma redondeada y con abertura por donde entra. En este país han escrito canciones y leyendas donde hablan sobre el hornero.

Es una pequeña ave de unos 25 centímetros, que sus plumas son de color marrón rojizas en sus alas y las plumas de su cuerpo de diferentes tonos de marrón y pardo, con su pecho de color blanco. Su pico y patas son de color gris oscuro. Su canto es muy bonito y las hembras como los machos trinan, de manera diferente.

Cachicamo Tatú carreta

En los bosques subtropicales que se encuentran al norte de Argentina, vive este mamífero llamado tatú carreta, que es un armadillo o cachicamo que pesa alrededor de 60 kilogramos y un tamaño de 1,6 metros, su cuerpo está cubierto por un caparazón. Tiene largas y fuertes pezuñas, una cola con coraza, su hocico y orejas alargadas. Te invito a conocer  más sobre Animales de montaña

Al tatú carreta le gusta come larvas, gusanos, hormigas, arañas y lombrices. Tiene hábito nocturno y recorre grandes distancias alrededor de 3 kilómetros, en búsqueda de sus alimentos. Se caracteriza por tener unas 100 piezas dentales, siendo el mamífero terrestre con mayor número de dientes.

Fauna silvestre Argentina

El guanaco

Se le encuentra viviendo a lo largo de la franja que forma la Cordillera de Los Andes, es típico de la zona de la Patagonia y de la Puna. Es un animal endémico de América del Sur y se distribuye al oeste de Argentina y Bolivia, al este de Chile. Del total de su población casi el 80% vive en la Patagonia Argentina.

Es un animal salvaje y de costumbre social que vive en grandes manadas de machos y pequeños manadas de hembras lideradas por un macho. Llega a medir 1,60 metros y pesar 90 kilogramos, su pelaje fibroso es de color con diferentes tonalidades marrón, naranja y beige, que le ayuda a confundirse entre el paisaje de la Patagonia. Es un animal herbívoro, come tubérculos, musgos e hierbas, que luego escupe.

El felino Yaguareté

Este felino se distribuye en casi toda Latinoamérica, y sin embargo, es uno de los animales más representativos de Argentina. El equipo nacional de rugby lo usa como su símbolo. Este animal tiene un pelo de color amarillo y manchas negras que son diferentes entre cada ejemplar. Su tamaño es de casi 2,5 metros y pesar cerca de 100 kilogramos y una larga cola.

Es un animal solitario que tiene hábito alimenticio carnívoro, le gusta cazar sigilosamente sus presas, sus preferidos grandes víctimas como ciervos, caimanes y chigüires o capibaras, a quienes ataca por el cuello.

La gran ballena franca austral

Si quieres conocer y disfrutar de ver a la ballena franca austral, Argentina es un excelente lugar para lograr este objetivo, sobre todo si vas a la península de Valdés. Este habitante de los mares del sur es un mamífero marino de unos 15 metros de longitud y pesa unas 40 toneladas, llega cerca de las costas argentinas para reproducirse y criar a su camada.

Su cabeza tiene unas callosidades que la hace diferente de otras ballenas y de otros individuos de su misma especie, pues son como huellas dactilares. Para comer la ballena franca austral tiene como barbas (alrededor de 250 barbas) con la que filtra el agua y logra obtener su comida, que se constituye por microorganismos llamados krill.

Vegetación de Argentina y su fauna característica

El país argentino para poder diferenciar sus diferentes ecosistemas ha sido dividido en las siguientes bio-regiones naturales a lo largo de este país: Puneña y andina del noroeste, chaqueña, mesopotámica, pampeana, cuyana, andino-patagónica, patagonia extra andina, oceánica, subantártica y antártica.

En otros post, podrás leer sobre la división de estas regiones naturales con otras denominaciones y en referencia a la fauna observaras animales que se nombran en diferentes, eco-regiones, esto es debido que son animales que migran a diferentes áreas del país según las necesidades de su ciclo de vida, como por ejemplo, búsqueda de alimento. Un ejemplo de esto es el yaguareté, que puede ser encontrado en diferentes lugares de la Argentina continental.

Las  ecorregiones son grandes extensiones de terrenos con características similares, en las que se observan comunidades naturales con especies y condiciones naturales parecidas, en Argentina se han identificado ecoregiones para la Argentina continental y para la insular. Con condiciones de vegetación, fauna, paisajes, climas característico para cada ecoregión.

El desierto o Puna

La puna es una meseta de alta montaña localizada en el altiplano argentino, en el área central de la cordillera andina. Su vegetación herbazal está condicionada por el clima con muy poca o ninguna precipitación. En sectores se observan suelos sin ningún tipo de vegetación, las temperaturas pueden ser muy altas o gélidas, variando entre las noches y los días y entre el estío y el invierno.

Los animales que viven en estas condiciones extremas se encuentran roedores como la chinchilla, chinchillas, ratones, la vicuña, el gato andino, entre las aves podrás observar el ñandú petiso, flamencos, aves caminadoras y el cóndor, reptiles varios, entre otras. En los cuerpos de agua alcalinos y salinos viven tres flamencos el austral, la parina chica y la parina grande. El depredador es el puma.

En las zonas más húmedas y fértiles en la parte baja de la serranía de la zona puneña, la biodiversidad es mayor, aquí el depredador que está en la parte alta de la cadena trófica es el yaguareté, el oso frontino o de anteojos poco es observados, en vista que su población ha disminuido por la acción antrópica, encontrando ejemplares en las yungas del norte de Salta y Jujuy.

En la zona intermedia del valle la puna, se empiezan observar la llama y la alpaca y como representantes de la avifauna al ñandú y el surí de la puna. En la selva nublada de la yunga podemos apreciar a la ardilla nuecera, el mono caí yungueño, a la pava del monte y la charata, y la grandiosa águila poma, además se encuentran lechuzas como el caburé tucumano (Glaucidium tucumanum), y la autóctona paloma (Metriopelia morenoi) comúnmente llamada palomita de moreno.

En esta misma ecoregión se distribuyen las ranas del género Oreobates. sp., el sapo buey o rococó (Rhinella schneideri). También se apreciará a la taruca cuando este caminando por los pastizales de altura, así como también los zorros, mamíferos estos que además de este ecosistema se puede ver en casi todo el territorio argentino, así como también diferente especies de armadillos o cachicamos, en específico el quirquincho. Te invito a aprender sobre Animales de África

De esta ecoregión argentina se origina una raza de perro precolombino argentino el Perro Pila Argentino, una raza de perro sin pelo, en sus dos especies la “chaqueta” y la “andina”. Oirás los cantos de un ave canora muy conocida que es el chalchalero (Turdus amaurochalinus), su nombre científico se originó por su costumbre de construir nidos sobre las ramas del árbol conocido como chalchal.

Región Gran Chaco Americano

Después del bosque del Amazonas, es el bosque más extenso de América del Sur. En esta ecoregión se han inventariado unas 3400 especies vegetales; de su fauna se han inventariado 500 especies de aves, 150 especies de mamíferos y más de 200 especies de reptiles y anfibios.

Animales autóctonos de argentina

Animales diversos que se desplazan hacia el sur del continente americano, hayan nicho en esta zona chaqueña de Argentina, entre los que se pueden apreciar los yaguareté y el tatú carreta, ambos animales en peligro crítico de extinción en ese país sureño. En esta región del Gran Chaco podrás ver también el oso hormiguero, el tapir, monos, coatíes y comadrejas, como parte de la fauna típica de esta gran región selvática.

Es una región que tiene que ser más protegida, porque la expansión agrícola y la explotación forestal han impactado negativamente esta región, sobre todo la actividad forestal durante los siglos XIX y XX. En la actualidad se ha determinado que esta ecoregión Chaqueña, ha perdido más de 500.000 hectáreas. Desafortunadamente la deforestación continúa.

Es un ecosistema de bosque tropical y selva de galería con una estación seca invernal y una humedad estival. Entre los mamíferos que también hacen vida en esta región, además de los antes mencionados: puma, ocelote, jaguarundi (Herpailurus yaguarondi), margay tigrina (Leopardus tigrinus), 3 especies de pecaríes, tapir (Tapirus terrestris), el yurumí u oso hormiguero gigante, tamanduá u oso mielero (Tamandua tetradactyla).

Coendú y pequeños mamíferos carnívoros  como el zorro de monte  (Cerdocyon thous), el mapache austral (Procyon cancrivorus); entre los primates se encuentran monos como el carayá, el mirikiná, y caí cerca del río Pilcomayo. De esta región procede los cánidos autóctonos aguará guazú, el (Speothos venaticus) conocido también como zorro vinagre o zorro pitoco, y también el zorro conocido como el aguará chai (Pseudalopex gymnocercus).

El cachicamo gigante o tatú carreta (Priodontes maximus), los ciervos de los pantanos o guazú pucú, el guazú virá o guazuncho (Mazama gouazoubira) y los mustélidos conocidos como Hurón mediano (Galictis cuja). En sus ríos viven los yacarés negros (Caiman yacare), yacarés overos (Caiman latirostris) y carpinchos, así además un pez buscado en la pesca deportiva. El dorado (Salminus maxillosus).

En esta región del Gran Chaco argentino se encuentran individuos de guanaco y al guazú ti o venado de las pampas, el conejo originario de esta ecoregión llamado tapetí común, o roedores grandes como el conejo de los palos o mara del Chaco. Entre las aves se encuentran las gallinas pavas o yacus, como el yacú común (Penelope obscura), el yacu pava (Penelope superciliaris), y la charata (Ortalis canicollis).

Los gruiformes como el pato candil (Heliornis fulica) y además a la chuñas como la chuña de patas rojas, la chuña de patas negras, la paloma pica suró (Patagioenas picazuro), la palomita (Claravis pretiosa). Entre los psitácidos el loro hablador (Amazona aestiva), otras aves como la garza mora (Ardea cocoi); asimismo, y uno de los pájaros representativos de la región Chaqueña el crespín (Tapera naevia) y otras especies más.

Mesopotamia argentina

Esta ecoregión argentina, abarca las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos. Está delimitada por los ríos Paraná, Uruguay, Iguazú, San Antonio y Pepirí Guazú, por lo que estuvo aislada del resto del territorio argentino. Hasta que se construyeron obras de trenes para poder llegar a esta región.

Se parece a la región chaqueña por su clima, flora y fauna, diferenciándose por la mayor biodiversidad de ictiofauna: pacú (Piaractus  mesopotamicus), surubí (Pseudoplatystoma), manguruyú (Zungaro zungaro), patí (Luciopimelodus patí), dorado (Salminus maxillosus), boga (Leporinus obtusidens), armado, chafalote, tararira (Hoplias malabaricus), pira pita (Brycon orbignayanus), y especies de la familia Callichthyidae que pueden respirar aire en la temporada de sequía.

Una diversa avifauna como el ñandú, que es más vista en esta región de Mesopotamia argentina, son las Lechuzas, entre los búhos el ñacurutú, loros, guacamayos y papagayos, garzas, los bellísimos colibríes y en la selva del Paranaense el tucán y el águila harpía, una de las águilas más exuberantes del planeta.

Entre su variada avifauna también se pueden citar el carao (Aramus guarauna), la jacana (Jacana jacana), chajás, las lechuzas, ñandays (Nandayus sp.), chiriría (Brotogeris chiriri), guacamayos como el guacamayo rojo (Ara chloropterus), que tal vez todavía puedan observarse. Tuquitos rayados (Empidonomus varius), urracas como la urraca de cresta alborotada (Cyanocorax chrysops), macucos (Tinamus solitarius), bailarín castaño (Piprites pileata) y el maracaná lomo rojo (Primolius maracana).

Esta selva Paranaense fue la segunda selva más grande del continente sudamericano, que debido a la explotación forestal se destruyó casi el 90% de la misma. En la provincia de las Misiones, se concentra la mayor área de selva prístina y la mejor protegida y conservada.

Para su protección fue declarado el Parque Nacional Iguazú, donde se conservan unas 250 especies de árboles y 85 especies de orquídeas. Sin embargo, todavía tiene muchas amenazas como la deforestación ilegal de madera, y la extensión de las actividades agropecuarias. Todo esto conlleva a la implementación  real de la Ley de Bosques.

En esta región mesopotámica abundan animales que viven en ambientes pantanosos, de humedales como los carpinchos o capibaras, los tapires, en el sur se encuentran las pseudo nutrias, quillá, coypus coipo. Se encuentran también pequeños mamíferos como el mapache, osito lavador (Procyon cancrivorus) y coatíes, agutíes (Dasyprocta azarae), y las tamandúas.

En esta región Mesopotámica se puede ver en mayor cantidad y frecuencia el aguará guazú o lobos de crin, ciervo de los pantanos. Así como reptiles y anfibios. Un mamífero que se puede observar todavía en esta ecoregión, es la nutria gigante a pesar de estar declarada, en peligro de extinción, por la acción antrópica.

Pampas Argentinas

Esta ecoregión natural constituye el 60% del área de los pastizales, aunque en ese país sureño la ecoregión las pampas ha sido intervenida casi por completo para la explotación agropecuaria. En esta región se observa una diversidad biológica propia de esta región. En ella hace vida muchos mamíferos, como el venado de las pampas, especie distintiva de la región y que está declarado en peligro de extinción.

De este venado en la actualidad se conoce que quedan restos de pequeñas poblaciones, según inventarios recientes se concluyó que apenas se reportaron 2000  ejemplares y sin embargo, en el siglo XIX, se reportaban millones de individuos de estos venados de las pampas. Así como el venado de las pampas debe tener un programa para su conservación, también lo requieren alrededor de 26 especies de aves amenazadas de extinción, debido a la falta de áreas protegidas en esta ecoregión.

Por la acción antrópica muchas especies han mermado su población, siendo cada vez menos frecuente observar animales como venados de las pampas, los guanacos, varias especies de los cachicamos, los zorros chilla y colorado, gatos monteses (Leopardus geoffroyi), el puma (Puma concolor); vizcachas, los zorrinos. Las comadrejas ovejeras, representando a los marsupiales.

En el siglo XIX eran frecuentes encontrarse con “tigres”,  jaguares o yaguaretés, pero la acción antrópicas, llevó a la extinción en esta ecoregión de las pampas a finales del siglo XIX.  Esta ecoregión eran los límites sur del carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris), el ciervo de los pantanos, el pecarí y el aguará guazú y los roedores el cuis. Se puede observar en los mares limítrofes, así como en el Río de la Plata, el delfín franciscana (Pontoporia blainvillei).

Se encuentra la tortuga terrestre (Geochelone chilensis), el anfibio (Ceratophrys ornata). Entre las aves resalta el hornero, el ave nacional de Argentina, aves corredoras como las perdices, los tinámidos como los inambúes, las garza blanca (Ardea alba), la cigüeña americana (Ciconia maguari).

También habitan este ecosistema la cotorra argentina (Myiopsitta monachus), patos criollos como el Cairina moschata y patos sirirís, galleteras (Fulica leucoptera), teros, chajás, lechuzas de campanario (Tyto alba), la caburé (Glaucidium nanum), biguás (Phalacrocorax brasilianus), catitas, cuervillos de cañada, cotorras (Myiopsitta monachus),loros barranqueros, palomas torcazas (Columba picazuro).

Flor y Fauna Argentina

Palomitas pecho colorado (Sturnella superciliaris), urraca americana, gavilán mixto (Parabuteo unicinctus), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el aguilucho langostero y las golondrinas (Hirundo rustica), los ñandúes (Rhea americana), era frecuente hasta finales del siglo XIX. Empezando este siglo XXI en esta ecoregión donde se ha desarrollado la cultura agropecuaria se ha disminuido las poblaciones de golondrinas y los churrinches (Pyrocephalus rubinus), por considerarlas plagas para cultivos agrícolas como la soja.

Los chingolos (Zonotrichia capensis), tacuaritas, la ave nacional de Argentina los horneros Furnarius rufus). Los (Tachuris rubrigastra), el jilguero argentino (Sicalis flaveola pelzelni), el zorzal (Turdus rufiventris), la calandria (Mimus saturninus), cabecitas negras (Carduelis magellanica), cardenal (Cardinalis cardinalis), cardenal cabeza roja (Paroaria coronata), el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata), esta ave está en peligro de extinción. Así como la ave en peligro de extinción la monjita dominicana (Xolmis dominicanus).

Región Cuyo

Esta eco región Cuyo, se encuentra delimitada entre las provincias de Mendoza, San Juan y San Luis, en esta ecoregión a partir de 1988 fue incorporada la provincia de La Rioja, a pesar de esta incorporación todavía los cuyanos, consideran a esta provincia de Rioja como un lugar que forma parte del noroeste argentino.

Su relieve montañoso muestra poca vegetación o vegetación rala, con un clima seco con muy poco de precipitación. En esta región predomina la actividad agrícola, sobre todo la producción vitivinícola y por esto se distingue como la principal región donde se produce vino en América del Sur, por el rendimiento y cantidad de superficie. Es una de las regiones turísticas del país sureño por su belleza de paisajes y centros educativos.

Entre la fauna que aún se puede encontrar en esta región, en donde confluyen las regiones Puna, Noroeste Andino, Pampeana y Patagónica, se pueden mencionar: el sapo andino (Bufo spinulosus), el cóndor andina, el puma, el gato andino, la vicuña, el zorro gris, el ñandú andino, zorro colorado (Lycalopex culpaeus), zorro chico (Conepatus castaneus), y el guanaco. En la Sierra San Luis en el sector suroccidental se observa la corzuela parda (Mazama gouazoubira).

Todavía se pueden encontrar  el pecarí de collar (Tayassu tajacu), gato de los pajonales (Leopardus colocolo), gato montés (Oncifelis geoffroyi). En la actualidad aún se puede encontrar yaguaretés y, manadas de venados pampeanos y limites nortes de la mara patagónica, límite occidental de la vizcacha y límite sur de la chinchilla.

Diferentes especies de roedores como los cuises (Microcavia australis, Galea musteloides) y los roedores  tuco-tucos de la especie Ctenomys mendocinus, el hurón (Lyncodon patagonicus), el límite sur de la provincia de Mendoza es el área de distribución de la marmosa (Thylamys pusillus). En cuanto la avifauna se puede nombrar el comesebo andino (Phrygilus gayi), y el paseriforme tachurí sietecolores (Tachuris rubrigastra).

Patagonia andina

La ecoregión de la Patagonia andina se encuentra ubicada en un gran sector del extremo sur de la cordillera de los Andes y se le identifica con el nombre Andes patagónicos. Esta región tiene una superficie estrecha con aproximadamente 2000 kilómetros de largo, limita por el este con las mesetas patagónicas de Argentina y por el occidente con las costa del Pacífico de Chile.

La cadena montañosa son separadas por valles donde se formaron lagos y ríos. Los picos más altos son el volcán Lanín, y los del cerro Tronador, San Lorenzo, Fitz, Roy y Agassiz, todos por debajo de 4000 metros. Al sur de Argentina, los Andes se observan formando serranías con una altura de menos de 1.500 metros.

Los Andes patagónicos a diferencia de los Andes áridos o centrales, tienen nieves perpetuas a baja altura, como resultado de las bajas alturas y por los vientos húmedos que vienen del oeste y producen intensas precipitaciones y nevadas en esta región. Por la gran cantidad de lluvia se desarrolla una vegetación boscosa templada, glaciares, y grandes lagos de origen glaciares a lo largo de la cadena montañosa.

Se formaron tupidos bosques fríos y húmedos de coníferas y fagáceas En los valles formado entre las vertientes montañosas se formaron las poblaciones de San Carlos de Bariloche, Ushuaia, Esquel y San Martín de los Andes. Hace tiempo en estos Andes era frecuente encontrar el puma (Puma concolor), en la actualidad se pueden observan con frecuencia los cóndores, águilas, loros, y son endémicos el gato güiña (Oncifelis guigna), el gato montés andino (Leopardus colocolo) y monito del monte (Dromiciops gliroides).

Se pueden ver el tuco tuco y los ciervos autóctonos como el huemul y el pudú, este último uno de los ciervos más pequeños del planeta. Sin embargo, es más difícil encontrar en la actualidad a la comadreja trompuda. En la fauna acuática se encuentran en abundancia salmónidos, la perca y los puyen grande (Galaxias platei) y puyen chico (Galaxias maculatus).

En los lagos y ríos de la Patagonia andina se localiza el coipo y asimismo, una nutria autóctona: el huillín. En la avifauna, se resaltan el cisne coscoroba (Coscoroba coscoroba), el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), los psitácidos el grupo de los loros, se encuentra el choroy y la cachañas y, el colorido pájaro carpintero grande (Campephilus magellanicus).

Meseta patagónica

Esta ecoregión de la meseta patagónica está localizada entre las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra de Fuego. Geológicamente sufrió de movimientos ascendentes y descendentes  resultando en un paisaje semejante a una gran escalera. Conforma una de las formaciones geológicas que forman parte de la composición geológica de la Argentina.

En esta región se encuentran la Patagonia norte, con ecoregiones del monte de llanuras y mesetas, en la Patagonia central, la ecoregión de la estepa patagónica, y en la Patagonia sur la región del Estrecho de Magallanes. Debido a los fuertes vientos que vienen del oeste su vegetación es de porte bajo, con formaciones de vegetación arbustiva, como resultado de la aridez de su clima.

En las zonas bajas se encuentran los mallines que son humedales, que se forman por los suelos húmedos y con gran crecimiento de hierbas, que crecen cerca de los cursos de aguas perennes y semi permanentes, y cuencas cerradas donde se acumula agua. Los humedales de mallines reciben aguas superficiales y subterráneas, en estos cuerpos de agua son usados para el pastoreo de ganado.

Espina Pastizal

En las estepas la temperatura son muy bajas, con fuertes vientos y muy pocas precipitaciones, estas estepas se desarrolla en suelos formados de cantos rodados. Al norte de esta ecoregión se desarrolla una vegetación de diferentes especies arbustivas, que crecen dependiendo de la cantidad de agua y la variación de temperatura, predominando especies de jarillas y el chañar.

En esta ecoregión de la Meseta patagónica se observan los biomas de montes de llanuras y mesetas, de estepas patagónicas y desérticas del Estrecho de Magallanes. En esta región predomina el guanaco, la mara, el puma, y en el siglo 19 existían en abundancia en la zona norte el yaguareté.

La avifauna de esta ecoregión estaba representada por el cóndor, su población empezó a mermar a partir del siglo XX, en ese entonces su población llegaba hasta el Océano Atlántico a lo largo de toda esa ecoregión y el choique (Rhea pennata). En los lagos y lagunas se verán los flamencos, el cisne de cuello negro y macá tobiano, además varios patos endémicos como las diferentes especies de cauquenes y el ganso de Magallanes.

En esta ecoregión abundan las aves de rapiña y depredadoras en las que se pueden señalar: el carancho, caracara, chimango y aguilucho. La fauna de la estepa, está compuesta por la chilla o zorro gris patagónico, el zorro colorado o culpeo, esta especie de zorro es de mayor porte que todos los otros zorros.

Las islas Malvinas que forman parte de esta ecoregión y se llegaron a ver el guará (Dusicyon australis) un cánido cuya población se extinguió por  la acción antrópica. La población de este zorro austral fue exterminada por los británicos en el siglo XIX. En esta ecoregión al nivel del mar encontramos la presencia de colonias de pingüinos. Además los lobos marinos y elefantes marinos, de estas costas patagónicas es autóctono el chorlito ceniciento (Pluvianellus socialis) y el chorlito pecho colorado (P. dominica).

En esta ecoregión se aprecian su fauna marina, con la presencia de abundante cantidad de cetáceos como las toninas y delfines, entre estos el delfín cruzado (Lagenorhynchus cruciger), el austral (Lagenorhynchus australis) y el calderón común. En estas costas de los mares australes del Estrecho de Magallanes y Tierra del Fuego se puede llegar apreciar en su habita natural la nutria marina o chungungo (Lontra felina).

Región Oceánica

Esta ecorregión abarca aguas marinas del Océano Atlántico Sur  y también del Mar Argentino, las del mar de Weddell y la zona este del mar de Bellingshausen, esta es además una zona biogeográfica en la que se han inventariado poblaciones de bentos, zooplancton, del que se puede nombrar el kril y asimismo, diferentes especies de medusas, moluscos, bivalvos en las que se destacan la almeja o almeja amarilla (Amarilladesma mactroides).

También se encuentran crustáceos: camarones, langostinos o centollas y variedad de especies de cangrejos, peces de diversas especies y muchos mamíferos pinnípedos, focoenidos y cetáceos, destacándose el animal más grandes del que se tiene conocimiento en el planeta: la ballena azul y otros cetáceos, entre estos la ballena franca austral, yubarta, orca y otros.

Estos mares fueron sobreexplotados durante la segunda mitad del siglo XIX e inicios de la segunda mitad del siglo XX, por grandes compañías de pescas inglesas y estadounidense, provocando un impacto negativo sobre las poblaciones de diferentes especies de pingüinos, focas y cetáceos.

En los actuales momentos la sobre explotación continua en alta mar por parte de empresas de países con sede en países alejados de Argentina, las pesca están dirigidas hacia las poblaciones de peces como: merluzas, las lachas, las corvinas y en específico la corvina negra, la corvina rubia, el cazón, el pez saraca, que es una muy rico en nutrientes. El pez palo, el jurel, otros muchos peces de gran valor nutritivo como brótola, la caballa, el cazón, cornalito, falso salmón.

Peces de la especie gatuzo, especialmente la especie Mustelus schmitti, peces de lisas, lenguados, meros, merluzas, como la merluza austral, merluza hubbsi, mojarra, merluza negra, merluza de cola, mero, palometa de mar, pescadilla, pez gallo, pez limón, polaca, sargo argentino, róbalo, sardina fueguina, pejerreyes de mar, tararira un pez que también puede vivir en agua dulce y su tamaño es más grande.

Salmones como el salmón del pacífico, el bacalao antártico, la chernia, o el no muy atractivo caballito de mar patagónico, cefalópodos como la pota y el pulpito patagónico.

Ecorregión Mar e insular

El país de Argentina tiene más de 4.000 kilómetros de costas y su mar tiene una plataforma marina de más de 1.000.000 km2, este ecosistema marino se destaca por la cantidad de nutrientes, especies marinas y plancton, pero irónicamente esta abundancia se está convirtiendo en una debilidad, pues este mar austral es más frágil de lo que pareciera.

Pues las actividades de pesca, impacto por el turismo, la contaminación de sus aguas por combustibles de las embarcaciones y por la exploración petrolera, son una amenaza por su impacto negativo sobre la fauna marina y avifauna marina. En las costas acantiladas y aguas pueden encontrarse mejillones, almejas, centollas, cangrejos y lenguados. Los pingüinos y cormoranes, así como los leones y elefantes marinos, anidan en estas costas.

Es una zona ecotónica localizada entre la Patagonia extra andina y la Antártica. No se observa la existencia de mamíferos autóctonos, pero si se observa grandes colonias de fauna litoral de lobos marinos, elefantes marinos, leones marinos y leopardos marinos. Al igual que abundantes colonias de diferentes especies de pingüinos en el mar y océanos están presentes los cetáceos como la ballena franca austral, la ballena azul, la orca y diferentes delfines, resaltando las toninas.

En la parte baja de la cadena trófica, como parte del zooplancton gran cantidad de bancos de un microscópico crustáceo conocido con el nombre de kril. En las áreas de costas de Tierra del Fuego, en el Estrecho de Magallanes y en las islas Malvinas se pueden encontrar nutrias marinas. También se observan diferentes especies costeras de pingüinos, sean estos:

El pingüino de Magallanes, el pingüino papúa o pingüino gentoo o pingüino de penacho (Pygoscelis papua), pingüino de penacho anaranjado, aunado a estas especies de pingüinos se encuentran el saltarrocas, el cauquén común, el cauquén real, águila mora, el cóndor, el cisne de cuello negro, la cotorra austral o cachaña, la bandurria baya y el carpintero patagónico.

El esquema y especies de albatros y cormoranes y petreles. En sus mares y aguas oceánicas se caracteriza por la presencia de la ballena jorobada o yubarta (Megaptera novaeangliae) que incluso se ha llegado observar en aguas del Río de la Plata.

Eco Región Antártica

La zona más austral del planeta la ecorregión Antártida recibe y es hábitat de un gran número de especies de fauna, aves, mamíferos, animales marinos. Estos en su mayoría son animales migratorios que llegan a este lugar del planeta la Antártida para reproducirse, alimentar a sus crías en la estación de verano y dejando el continente al término de la estación.

Se observan animales como los albatros, petreles, pingüinos, cormoranes, skuas, palomas antárticas, gaviotines, lobos y elefantes marinos se unen en colonias y en solitario, próxima de las áreas costeras. El pingüino emperador es la especie distintiva de la Antártida, que es autóctona de este continente.

Es la especie de pingüino de mayor talla del mundo, y se distingue por su particular ciclo reproductivo, lo realiza en la estación de invierno a muy bajas temperaturas y fuertes vientos. Las hembras ponen un solo huevo que es incubado primero por el macho, simultáneamente, la hembra regresa al mar para alimentarse.

Amenaza de especies invasoras

Luego la pareja de pingüinos se turnan para ir en búsqueda de alimento en el mar y para cuidar a sus crías en la colonia. Para alimentar a sus crías llega hacer caminatas de hasta 120 kilómetros sobre el hielo hasta llegar a las colonias de anidación. Esta fauna y ecosistema está siendo amenazada por el turismo y sobrepesca, además de los cambios climáticos y acidificación de los océanos.

La región interior, unos 500 kilómetros del Polo Sur,  de esta ecoregión es un desierto nival, un desierto de hielo, y sin embargo, es un lugar muy seco, porque el agua dulce está en su estado sólido, formando hielo o nieve. En estos espacio solo se encuentra un microorganismo, que el único ser vivo autóctono pluricelular, identificado como un ácaro rosado denominado (Nanorchestes antarcticus).

En cambio en las costas de la Antártida durante la estación de verano está muy visitado por pingüinos, como el pingüino emperador, y una sub especie que llega a medir 1,70 metros, descubierta en 1997 y ratificada en el año 2000. Esta subespecie del pingüino emperador habita en el sector sur de la isla Cerro Nevado. En la estación de verano, también se observan las especies de pingüino barbijo, el pingüino vincha o papúa y el de ojo blanco. Aprende más sobre los Animales de la sabana

Las zonas para los mamíferos anfibios, como los lobos marinos, leopardos marinos, focas de Weddell, focas cangrejeras y focas de Ross. Entre los cetáceos llegan las orcas, las ballenas francas australes, ballenas de Minke, cachalote y la ballena azul.

Las aves que migran y tienen como destino la Antártida se cuentan la paloma antártica, los cormoranes, entre estos la especie cormorán imperial y el cormorán antártico, petreles como el petrel gigante, el petrel antártico y el petrel blanco, albatros, skúas como el polar (Stercorarius maccormicki), gaviotas y charranes.

Entre los peces antárticos se encuentran aquellos que tienen la capacidad de aguantar temperaturas de menos 0°C, en específico los peces de la familia Nototheniidae el bacalao antártico (Dissostichus mawsoni), y otras especies de bacalaos que en su sangre y demás células poseen glicoproteínas anticongelantes.

Especies introducidas en Argentina

Los inmigrantes europeos que llegaron a Argentina después de 1492, trajeron una gran cantidad de diferentes especies de animales, procedente de la región holártica, sobre todo desde la región de Eurasia. Los biomas originales de Argentina son parecidos a los biomas de Europa y Eurasia lo que facilitó la aclimatación de las especies que introdujeron al referido país.

Las especies de gatos y perros domésticos fueron introducidas desde Eurasia y en expediciones se han encontrado restos fósiles de perros domésticos con mucho pelaje que vivían en tierras Argentinas hace más de 1000 años. Al parecer las especies de estos perros precolombinos del país sureño, se desapareció al cruzarse con las razas de perros europeos.

En Argentina los yámana domesticaron el culpe o culpeo, originando una raza autóctona de perro, denominada perro fueguino, que fue un perro de mediana dimensiones y era un cánido de origen no determinado, que se diferenció del perro auténtico de origen europeo por no ser descendiente de los lobos.

Desde Eurasia proceden todos los caballos que existen en Argentina, sin embargo al parecer, durante el pleistoceno, existieron grandes tropas de caballos autóctonos que al parecer se extinguieron al parecer por epizootias, que es una enfermedad que en poco tiempo puedo llegar a la Argentina, y atacó a esos caballos. Fueron los españoles los que introdujeron las primeras razas de caballos del tipo actual,  como el caballo Criollo Argentino, y el caballo de Polo Argentino.

Introdujeron el ganado vacuno, y los perros, los primeros perros introducidos fueron perros de caza y perros de combate, así como el bodeguero andaluz, que es un  perro ratonero. Introdujeron los cerdos, cochinos o chanchos como le dicen en Argentina, ovinos, caprinos, gatos domésticos, asnos o burros como le dicen en el país austral y otros países latinoamericanos.

Una gran cantidad de razas de gallinas domésticas, la paloma mensajera (Columba livia). La introducción de toda esa fauna introducida fue hace más de 500 años, por esto en la actualidad  es difícil considerarla una fauna alóctona, a estos animales antes referidos. En vista que cuando los llevaron a la Argentina encontraron nichos ecológicos vacíos por la extinción de la megafauna pleistocénica.

Estos animales introducidos procedentes de Europa y de la cuenca del Mediterráneo, se aclimataron y reprodujeron rápidamente, en especial en la región Pampeana, donde se presentaron semejanzas ecológicas a la del continente europeo, en la regiones templada y meridional.

Los animales introducidos como: los caballos salvajes, las greyes de bovinos y las manadas de perros cimarrones, tenían abundantes poblaciones ya en el siglo XVII, es decir, el acervo genético del perro de pelea cordobés y después su actual descendiente el dogo argentino.

Viene de los perros de combate luego cimarrónizados, importados por los conquistadores españoles. Así también pasó con los caprinos en las zonas montañosas del centro y norte del país.

Estos reportes se pueden leer en una carta que hizo el teniente coronel de origen inglés Holland, durante las invasiones inglesas, así también los informes de viajeros y naturalistas como Charles Darwin’s, Félix de Azara, Alcides d’Orbigny y otros donde se sorprendieron de la facilidad de la aclimatación y reproducción de los ganados vacunos, equinos, caprinos, ovino, así como también de los perros en la tierra Argentina.

Dando origen de razas criollas, como sucedió con el excelente caballo criollo, con origen de caballos andaluces y con una contextura que al parecer tiene genes de asno, aportados por una mula excepcionalmente fértil, originaria del noroeste argentino donde se criaban mulas para usarlos en los transporte de las regiones montañosa de las producciones mineras del Alto Perú.

La segunda oleada de introducción de animales de origen europeo, ocurrió en el siglo XIX, los estancieros queriendo practicar las artes venatorias, de moda en el continente europeo y de esta manera con fines de cacería, introdujeron jabalíes, y ciervos como el ciervo colorado o los ciervos axis y dama.

Se introdujeron cabras de Angora, faisanes y pavos, los conejos Castilla (Oryctolagus cuniculus) y liebres europeas.  En 1865, introdujeron el gorrión (Passer domesticus), en la actualidad un  ave muy frecuente en la Argentina.

En Tierras del Fuego y en las islas Georgias del Sur, en el siglo XX introdujeron renos, castores, visones americanos y ratas almizcleras. Así como, búfalos y antílopes en la región chaqueña.

En la década de 1990 del siglo XX, en diferentes lugares de la región del país y con mayor énfasis introdujeron, y las mismas se han reproducido, las ardillas vientre rojo, que le dicen coloquialmente “ardillas japonesas” (Calloscirius erythraeus) y los estorninos.

Especies que han desaparecido o están en peligro

El único oso del Hemisferio Sur, el oso de anteojo, o también le dicen oso andino, oso frontino, y otros nombres, es el único representante de los Úrsidos, en este lado del continente americano. Según todavía puede encontrarse en las yungas del Norte Argentino, en el área protegida del Parque Nacional Baritú y zonas aledañas, está en grave peligro de extinción.

Las extinciones de muchas especies en los últimos siglos han ocurrido por acciones antrópicas. La primera extinción de especies ocurrió alrededor de unos 10.000 a 8.500 años antes del presente con la aparición del Homo sapiens, en el sur del continente americano, en el Pleistoceno. Esta extinción de especies se engloba en la desaparición de especies ocurrida en el Holoceno, que impactó la Megafauna.

Esto se produjo por los cambios climáticos que se produjo en ese entonces, resultando en la  modificación de los hábitats conllevando la extinción de las especies más impactadas por los cambios, y que no tenían la capacidad de migrar o adaptarse. La Mega fauna se vio afectada, por la reproducción de pocas crías o baja tasa de reproducción, entre las especies que se extinguieron, se menciona:

En la región de las pampas Argentinas llegaron a vivir los paquidermos como el mastodonte y se extinguieron alrededor de unos 3.000 años. Otros grandes mamíferos como los osos gigantes y el oso de las pampas, el tigre diente de sable, equinos como el Hippidion bonariensis, que al parecer formaba parte de la dieta de los hombres, según los estudios realizados a sus restos aparecidos, en lugares como Los Toldos en la Provincia de Santa Cruz, y el Arroyo Seco en la Provincia de Buenos Aires.

Armadillos o cachicamos gigantes, otros animales parecidos a los armadillos de diferente otros familia taxonómica Glyptodontidae, como las especies Doedicurus clavicaudatus y Doedicurus, muy grande, que vivió hace 8.000 años conjunto con el hombre. Los camélidos gigantes entre los que se nombran a los palaeolama y la macrauchenia, perteneciente al desaparecido género Litopterna.

Carpincho gigante, descendiente al parecer del roedor más grande de la tierra, que vivió hace muchos millones de años. Los perezosos gigantes como el megaterio, Scelidotherium,  Glossotherium, Lestodon, el Morenelaphus o ciervo del pleistoceno, el Mesotherium, y el milodonte posiblemente relacionado a un mítico animal llamado succarath por los indígenas de la región.

A partir de la llegada de los europeos en el siglo XVI, se produjo una desaparición masiva de animales por causas humanas. Esta desaparición y disminución de poblaciones de animales, ocurrió por la cacería, deporte practicado en Europa, que trajeron a las Américas los inmigrantes europeos. Para practicarlo se trajeron especies europeas, que se convirtieron en amenazas de las especies de animales nativos.
Invasión de ardillas

Asimismo en la segunda mitad del siglo XIX ocurrió una matanza masiva de animales nativos en su estado salvaje, porque estos pobladores europeos los considero plaga para sus cultivos y crías de animales. Así también, para la extracción de sus pieles, aceites, plumajes, que por la era industrial, empezaron a practicar el uso de estos recursos, en grandes volúmenes.

Debido a esto se extinguieron animales como el: guará, este mamífero era muy apreciado por su piel y por control del animal para que no atacara a sus ovejas. Las ovejas introducidas por los ingleses procedían de España que en la Argentina llamaban de “merino”. El cholo polar, que era un ave norteamericana que migraba desde Alaska y Canadá. Donde desapareció primero fue en los Estados  Unidos.

El guacamayo azul extinguido por acciones antrópicas. La vaca ñata, cuyos ancestros fueron eurasiáticos y después se aclimato y reprodujo en Argentina, produciendo la raza criolla, vaca ñata. Al parecer su extinción se originó entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, por los cruces con especímenes traídos de Europa (Shorthorn, Hereford, Aberdeen-Angus, Holando, Holstein, y otros.

En la actualidad en este siglo XXI existen alrededor de 395 especies de mamíferos y más de un cuarto de las misma, es decir, 98 especies están amenazadas de extinción, debido a causas antrópicas y a pesar de existir regulaciones ambientales y programas de conservación y protección de fauna y flora Argentina.

En el país de Argentina están en peligro de extinción, la nutria gigante, ariraí o lobo gargantilla, el perezoso bayo, el ucumari, el tuco-tuco serrano, pava de monte alisera, el guacamayo verde, guacamayo amarillo, guacamayo rojo, el chorlito ceniciento, el macá tobiano, el carancho austral y la chinchilla de cola corta. Se destaca la gravedad de la situación del chorlito ceniciento con una población localizada en las costas marinas de la Patagonia argentina, inclusive las islas Malvinas, se estimó para el año 2014 de tan solo 1.500 individuos.

Durante el siglo recién terminado, el siglo XX, las poblaciones de animales originarias de Argentina, que son de porte mediano a grandes, mermaron drásticamente. Encontrándose en categoría de vulnerables a en peligro crítico de extinción, entre otras especies se pueden nombrar, el yaguareté, el pudú, huemul, venado de las pampas, la vicuña, la taruca, el ocelote, el aguará guazú, y otros.

Existen programas de conservación y los animales declarados en peligros crítico de extinción, han sido declarados monumentos nacionales, para resguardarlos protegerlos por parte del Estado Nacional Argentino. En el año 2015, se habían reportado 20 especies de animales bajo riesgo de extinción, al parecer muchas de estos por la extensión a gran escala de la frontera agrícola para el cultivo masivo de la soja, según soya transgénica.

Una especie extinta es el perro polar argentino que fue una especie canina domesticada para cumplir tareas en los caseríos indígenas ubicadas en la Antártida Argentina y que fue desplazada hasta su extinción por la introducción de perros domésticos traídos de Europa.

Proyectos de conservación de fauna

En estos momentos se están llevando a cabo seis proyectos para recuperar las poblaciones de especies de animales autóctonos de Argentinas, a saber: el águila Coronada, el Caballito de Mar Patagónico, el Gato Andino, el Tordo Amarillo, el Puma y el Centro de Rescate de Fauna de la Ciudad de Buenos Aires.

Águila Coronada

Este proyecto forma parte del programa de Conservación y Rescate de Aves Rapaces de la Fundación Caburé, el objetivo rehabilitar ejemplares de estas  águilas, empezando por dos individuos de Águila Coronada llevados al Eco parque de la ciudad de Buenos Aires, para su estudio y rehabilitación.

Esta especie es una de las aves rapaces más amenazadas en toda Sudamérica y está en peligro de extinción en el ámbito internacional y en Argentina. Este proyecto realizará un diagnóstico de la situación actual de cada ejemplar para planificar el trabajo a realizar con cada uno de estos individuos.

El Caballito de mar Patagónico

Esta es una de las especies de la ictiofauna más amenazada del planeta, Se puede encontrar la especie más austral de la tierra, el Hipocampo patagónico, en las Costas de la Bahía San Antonio, en Río Negro. El objetivo del proyecto es proponer medidas para su conservación, generar técnicas para su reproducción en cautiverio, a fin de aportar una propuesta sustentable que permita disminuir los costos ambientales que conlleva la acuicultura.

El pequeño gato andino

Este pequeño felino es el más amenazado de extinción en todo el continente americano y, uno de los cinco felinos más amenazados en el planeta. Es tan poco apreciado en la naturaleza, por lo disminuido de su población, que lo llaman “el fantasma de Los Andes”. La principal causa de sus pocos avistamientos y pocos reportes, es porque habita ambientes áridos y rocosos a gran altura y difícil acceso.

El objetivo del proyecto es ahondar en el conocimiento y conservación de la especie y su hábitat, y ser parte de los estudios llevado a cabo por la red multinacional entre Argentina, Bolivia, Chile y Perú.

La especie Tordo Amarillo

Esta ave está muy amenazada en Sudamérica, en Argentina se reporta una población total de apenas unos 600 individuos, distribuidos en dos sectores entre el sur de Entre Ríos y el norte de Corrientes. El proyecto consiste en controlar los nidos encontrados y realizar un seguimiento para que los pichones logren sobrevivir.

Proyecto Pumas

Este proyecto ya está iniciado desde hace varios años, con el seguimiento de la situación de este mamífero en Argentina. Su reaparición en zonas donde se creía extinto y la lucha por investigar su realidad y resolver los conflictos con los pobladores. Para rastrearle, se usa radio collares en los felinos, para poder conocer sus movimientos, costumbres, interacción con sus presas. La intención establecer estrategias para la conservación del puma.

Centro de Rescate de Fauna

En este Centro  de Rescate de Fauna se reciben animales silvestres que viven en el área metropolitana y, llegan por heridas, abandono, o rescates, para rehabilitar  y reintroducir en su hábitat natural. Aquellos que no se recuperan se quedan en el Centro. Además este Centro lleva a cabo programas de Educación Ambiental, con el objetivo de sensibilizar a la población para cuidar el ambiente y sus componentes fauna, flora, hombre.

Deja un comentario