Fauna de la Patagonia Argentina: guía de mamíferos

En el extremo sur del continente sudamericano se sitúa la Patagonia Argentina, una región inmensa colmada de una enorme exuberancia natural. Recursos hídricos y energéticos, altas cumbres y glaciares, flora y fauna de la Patagonia, este un territorio que posee de todo.

Fauna de la patagonia

Características de la Fauna de la Patagonia

La República Argentina cuenta con un inmenso territorio donde la riqueza vegetal y animal esta presente por cualquier lugar. Algo de gran interés de este sitio es que posee una fauna con características propias. Seres majestuosos que sólo se contemplan por estos lugares.

Lo que más resalta es la fauna que puebla sus costas y el mar continental. En esos espacios es donde la vida marina se adueña para decorar el paisaje. No obstante, la Patagonia Argentina cuenta, además, con todo clase de aves y animales de tierra.

Se define a la fauna como aquel conjunto de especies animales que moran en una región geográfica. En Argentina, merced a la enorme variedad de climas y paisajes, hay una gran diversidad de especies.

Áreas Geográficas de la Patagonia

En la Patagonia se encuentran dos grandes regiones claramente definidas. La continental o andino-patagónica y el litoral o área costera En la zona continental es frecuente hallar ciervos como el huemul y el pudú, pumas, maras o liebres patagónicas, guanacos, zorros, cóndores, cisnes de cuello negro y ñandúes.

En la zona litoral resaltan los lobos y elefantes marinos, pingüinos patagónicos, lobos y elefantes marinos, toninas, delfines, cormoranes y ballenas francas. Sumado a los lagos y ríos se pueden conseguir diversas especies de salmónidos como la trucha marrón, la arco iris, el salmón encerrado o trucha plateada, de gran fama por su gran tamaño.

La fauna de la Patagonia autóctona se puede contemplar en parques nacionales y provinciales, zonas naturales y reservorios ecológicos. Los parques nacionales están conformados con el fin de preservar la flora y la fauna de un lugar específico. Siempre es conveniente hacer la consulta en el parque o área pertinente para realizar el avistaje con el debido respeto al hábitat de los animales y velando por su conservación.

Fauna de la Patagonia Costera

La fauna de la Patagonia más destacada es la que se localiza en las costas y el mar continental. En esos lugares el número de animales y la variedad de especies es de gran atractivo. Entre los enormes vertebrados están la ballena franca austral, que se observa desde la costa, en unión con la orca, los delfines y los inmensos mamíferos anfibios, como lobos marinos, elefantes marinos y focas.

A las aves habría que dedicarles un capítulo aparte, ya que para reseñar únicamente las especies que se hallan en la Isla de los Pájaros, enfrente a la Península de Valdés se necesitan unas cuantas páginas. Aludimos sólo las más relevantes, como los pingüinos de Magallanes, diversas especies de cormoranes, gaviotas y gaviotines y palomas antárticas, entre numerosos otros.

Fauna de la Patagonia Continental

Dejando atrás las costas e ingresando en el continente, nos conseguimos con que los ancestrales pobladores, especies autóctonas de las altiplanicies, han sido relegados por animales introducidos por el hombre desde la conquista y colonización española.

La fauna de la Patagonia originaria estaba conformada por el tigre, el aguará-guazú o «gran zorro», el ciervo pampeano y el pecarí, los que actualmente han migrado hacia el norte. Los pobladores de recién son ciervos colorados y jabalíes, sumado al ganado ovino y caprino. Más aún, se han mantenido los pumas y guanacos, que se ven forzados a rivalizar con las ovejas y cabras por el territorio.

Los animales de tierra más típicos, y que uno puede observar con facilidad, aunque su número va aminorando hacia el sur, son los zorros, gatos salvajes y zorrinos, las liebres patagónicas o maras (especie bajo protección en peligro de extinción), armadillos denominados «peludos»o «piches», unido al ñandú y las martinetas (similares a las perdices pero de tamaño superior).

La flora y fauna de la Patagonia andina es muy diversa. En el área de la cordillera, el huemul, o ciervo mediano, y el pudú, o ciervo enano, variedades autóctonas y únicas, hoy están casi extintos. Se consiguen ciervos colorados, no nativos de la región. En los ríos cordilleranos son igualmente abundantes especies traídas de fuera, como la trucha, la trucha arco iris y el salmón.

Las aves de la región continental, en el área de las altiplanicies, son en su mayor parte rapaces y carroñeras. Se observan gran número de ellas a lo extenso de los caminos, ya que se alimentan de los restos de las liebres y otras criaturas arrolladas por los automovilistas.

Asimismo en la meseta, pero particularmente en sus últimas estribaciones hacia la costa, hay avutardas y loros. El cóndor se localiza sólo en las elevadas cumbres de los Andes.

Las variedades venenosas no son copiosas y hay algunas muy curiosas, como una serpiente que mora la zona noreste, la «escolopendra grande», y una araña, «viuda» o araña de poto colorado, con figura de garbanzo negro y una mancha roja detrás. Su picadura puede ser letal.

No acontece lo mismo con los alacranes, mucho más frecuentes y cuyo pinchazo sólo ocasiona escozor. Imponente pero completamente inofensiva es la araña pollito, no hay que tenerle miedo.

Especies de la Fauna de la Patagonia Argentina

A continuación una lista de las especiales animales más resaltantes de la fauna de la Patagonia:

Ballena Franca Austral

En la temporada invernal y cuando arriba la estación de primavera, cientos de ballenas se aproximan a una región denominada La Península de Valdés para el apareamiento y la reproducción. Igual número de turistas se trasladan cada año a la Patagonia de Argentina sólo para contemplar el paso de estas magníficas criaturas.

Algo insólito de estos animales es que no obstante ser tan enormes (alcanzan hasta 15 metros de longitud) se podría pensar que engullen inmensas cantidades de comida en su solo bocado, pero su alimentación se fundamenta en comer plancton, que son estos microorganismos que flotan en el agua y que en ciertos casos resplandecen en la oscuridad.

Delfines

La variedad de delfín que se divierte más al nadar en estas corrientes australes es el denominado delfín oscuro o de Fitzroy, uno de las clases de delfines más acrobáticos, unidos y sociables. El color de su tez  no es gris clara al igual que la de sus parientes, sino que es sombría, cuasi negra, con una banda blanca reluciente que se extiende por todo el cuerpo.

A pesar de que a los Fitzroy les fascina nadar en grandes conglomerados, a la hora de la comida se aglomeran entre pocos para atiborrarse de calamares, crustáceos y anchoas.

Lobos Marinos

No tan divertidos a la vista como los delfines pero sí muy interesantes y fornidos, son los lobos marinos. Mamíferos que aman el clima y la quietud Patagónica ya que pueden tomar el sol en quebradas rocosas muy próximas al mar, para después zambullirse en las gélidas aguas.

Estos mamíferos no padecen del frío, ya que están envueltos por una voluminosa piel y por un manto de pelo. No hay que engañarse, aunque los lobos marinos se muestren físicamente como unos seres sedentarios, son muy ágiles nadadores: Emplean las aletas anteriores para propulsarse y las posteriores para el frenado y, como señalamos al inicio, detentan una fuerza innegable.

Guanaco

A las llamas australes argentinas se les denomina Guanacos. Hoy en día moran en la estepa patagónica, en espacios frescos y abiertos. Son de patas extensas; al andar apenas apoyan la punta de los dedos (pezuñas negruzcas con almohadillas) como si fueran bailarines de ballet. Esto les da mayor rapidez a la hora de correr. Los guanacos son criaturas herbívoras, de costumbres diurnas y muy territoriales.

Huemul

El huemul es el bello ciervo del sur andino que mora en la cordillera de los Andes de Argentina y Chile, particularmente en el bosque andino patagónico. Desafortunadamente, esta variedad de distinguido físico y engalanados cuernos, se halla en peligro de extinción motivado de la caza desmesurada.

Anteriormente existían millares de huemules en la Patagonia argentina, actualmente, apenas permanecen unos pocos cientos. Este ciervo fue proclamado monumento natural de Argentina en 1996.

Puma

El puma argentino o Puma Concolor Puma es una variedad preciosa a la par que bajo amenaza. Sumado a su presencia en la Patagonia Argentina, el puma se localiza igualmente en Bolivia y Paraguay. Es la subespecie más austral.

Mora en varios sitios de la región patagónica pero su hogar predilecto es una de las áreas de mayor belleza natural, el Parque Nacional Torres del Paine, que linda al norte con el Parque Nacional Los Glaciares, en Argentina.

Este enorme felino usualmente se encuentra en regiones silvestres y aisladas, ya que es algo huidizo ante la presencia humana, llegando a agredir en oportunidades muy contadas y con un propósito evidente de supervivencia. Más allá de ser una criatura de talento y atlética, el puma tiene la capacidad de soportar las temperaturas más extremas y gélidas.

Pingüinos de Magallanes

A pesar de que los pingüinos no pueden volar, se les considera aún como aves. Estos modestos Sphenisciformes moran en el litoral e islas de la Patagonia y son animales verdaderamente bellos. Cuentan con modestas alas, cortas y duras, que las utilizan para propulsarse y posibilitar que puedan recorrer prolongadas distancias.

Pueden lograr hasta 45 kilómetros por hora. Son especies sociales que residen en colonias considerables. Los podemos contemplar en el territorio continental de Punta Tombo en la provincia argentina del Chubut. Te recomendamos ver los siguientes importantes artículos:

Deja un comentario