Labrador negro: Historia y Alimentación

El Labrador Negro es un perro de gran nobleza, docilidad y bondad así como también es un autentico torbellino de vigor. Un compañero incansable y servicial, favorito de los equipos de rescate y salvamento por su agilidad e inteligencia. Conoce mucho mas a continuación.

El Labrador Negro

El Labrador Negro es una raza canina que ha obtenido la admiración de todos ya que es un típico perro de salvamento, guía, guardián y que además es extremadamente fiel, sumado a que su bondad y ansias de servicio lo hacen inigualable.

Todo lo que Necesitas Saber del Labrador Negro

El Labrador Negro, en unión al Amarillo y Chocolate, igualmente conocido como Labrador Retriever, Perdiguero Labrador o Cobrador de Labrador, es el can de mayor popularidad del planeta si nos guiamos por la cantidad de ejemplares matriculados, dato que dice mucho de la estupenda aceptación de esta raza.

Es un perro precioso, de gran inteligencia y nobleza, que da gran satisfacción a las numerosas familias que deciden adoptar a uno de ellos. Este animal crea una relación muy particular con su dueño y siempre está presto a agradarle.

El talento del labrador es admirable y muestra gran obediencia y aplomo cuando es requerido. Esta dinámica y diligente mascota solo requiere el esmero y la atención de su dueño, en conjunto a la debida orientación de toda la energía que detenta.

Esto no es nada extraño ante sus cuantiosas virtudes, ya que los labradores son activos, seductores, bonachones, magníficos perros de familia, incansables, disciplinados y muy fieles, sumado a su gran hermosura. Requiere que le hagas compañía en sus prolongadas horas de ejercicio y juegos, fundamentales para mantenerse en forma y evitar el sobrepeso, muy frecuente en ellos.

Origen del Labrador Negro

El Labrador Negro es oriundo de Terranova, Canadá, pero la procedencia de la raza es un asunto diferente. A pesar de que debe su denominación a la región canadiense de Newfoundland y Labrador, esta progenie cuenta con  orígenes ingleses.

Sus antecesores son perros de agua que fueron traídos por pescadores portugueses, ingleses e irlandeses a San Juan o St. John de Terranova para que colaboran con el arduo trabajo de la pesca, en particular,  arrastrando las mallas de pesca hasta la orilla.

Para desarrollar estas faenas, los canes debían ser laboriosos, incansables y magníficos nadadores. Igualmente requerían de un grueso pelaje que les sirviera de resguardo ante las bajas temperaturas del norte, así como unas ricas colas que les sirvieran de timón.

De esa manera emergió la raza «Perro de aguas de San Juan« (o Terranova Menor) hoy desaparecida. Eran perros medianos y sumamente livianos, con orejas caídas, y delicado pelaje negro con manchas blancas en pecho y patas, con los que estamos en deuda ya que de ellos se originaron los modernos retrievers, como el Labrador.

Historia

La obediencia y fidelidad de los Terranova, sumados a su buen temperamento y a su modo inagotable de trabajar, inclusive empapados por el agua les dieron mucho valor ante la mirada de los pescadores.

El perro Labrador negro esta presente tanto en la tendencia americana como en la inglesa, pero los dos provienen del Terranova o perro de agua, modesto nombre que se le otorgaba para distinguirlo del Terranova mayor con aspecto de San Bernardo y que era parte de una raza gigante.

Hay que recalcar que los canes que arribaron a Terranova en el siglo XVI eran procedentes de otras lugares como Inglaterra e Irlanda y fueron situados en la isla de Terranova denominada San Juan. De allí procede la raza de Labrador Retriever o Labrador Negro.

Labrador Negro

Al tanto que su popularidad se incrementó en el viejo mundo, Canadá decía adiós a la raza, tanto por los elevados impuestos recolectados a los dueños de los perros como a una peste que mermó el número de mascotas.

A través del siglo diecinueve, cierto número de estos canes fueron llevados a Inglaterra, específicamente a la región de Poole, en la ciudad de Dorset, que en ese tiempo era un centro de gran importancia para el comercio de pescado. Allí, los terratenientes tomaron varios de estos ejemplares, con el propósito de refinar su cría y emplearlos como perros de muestra.

En Inglaterra fueron criados con intenciones tanto de trabajo como de recuperación de piezas de caza. Fue al transcurrir de generaciones y la cría mediante selección la que dio origen al Perro Labrador Retriever en Inglaterra.

La denominación Labrador se la dio en 1887 el Conde de Malmesbury, quien se dedicaba a su cría para cazar patos en su hacienda. Este y otros nobles de la época fueron determinantes para conseguir la forma presente a esta raza merced a sus programas de cría. La raza ingresa en el Kennel Club de Reino Unido en 1903.

En dicho tiempo la mayor parte de los ejemplares eran negros, pero empiezan a mostrarse los primeros perros de color amarillo, engendrados por ejemplares negros, por lo que el origen de los labradores retriever de otros colores es el mismo del Labrador negro.

En los años iniciales del siglo XX, en Inglaterra fueron establecidas los fundamentos morfológicos de la raza, tal y como se conoce hoy en día. Para esa época el Kennel Club de Inglaterra ya disponía de registros con varios Retrievers.

A través de la Primera Guerra Mundial, especímenes de la raza fueron importados a Estados Unidos, al tanto que la Segunda Guerra Mundial fue particularmente confusa para la misma, debido a que, como aconteció con otras numerosas razas, vio descender de manera preocupante su número, puesto que el proceso de cría de perros fue una actividad que permaneció de hecho casi dejada al olvido.

Tras rebasar esta etapa, el Labrador empezó a ser popular, para lo que fue decisivo el que fuese distinguido como un maravilloso perro de caza, si bien no hay que quitarle el mérito a su encantador buen temperamento, al que hay que agregar una hermosos aspecto.

A la fecha, el Perro Labrador Retriever es empleado para infinidad de actividades, entre las que sobresalen el ser un magnífico perro de búsqueda y salvamento, lo que le ha llevado a ser uno de los canes favoritos para los grupos K-SAR.

Igualmente es un perro de gran utilidad para ciegos, de cuidados, de apoyo y una criatura de compañía, transformado en el can protagonista de multiplicidad de hogares en todo el planeta. Hoy en día, tan sólo un siglo después, cada año lidera las listas de razas de mayor popularidad del mundo.

Características del Labrador Negro

El labrador de hoy en día se muestra en 3 colores clásicos: amarillo (de crema a dorado), labrador negro y color chocolate.

Rasgos Físicos

Para precisar aquellos atributos físicos que definen al labrador se hace necesario distinguir la familia inglesa de la americana. El labrador inglés es más amplio y de mayor peso que el americano, es cual es más desgarbado y alto. Desde el punto de vista físico su estándar es igual al del labrador dorado o chocolate, ya que son parte de la misma raza.

La altura promedio para la raza es de unos 54 a 60 centímetros a la cruz, mientras que su peso oscila de 27 a 40 kilos variando si es macho, hembra, inglés o americano, las cuales son proporciones que lo colocan como un can de raza mediana a grande. Su corpulencia es fuerte, con una configuración morfológica redondeada.

Cuenta con una cabeza ancha con depresión nasal clara, el hocico se muestra extenso y ancho con trufa negra en los canes con ese color de pelaje, mientras que se muestra amarilla o marrón en los especímenes chocolate y los ojos son de tamaño mediano, abiertos, dulces y de coloración avellana o marrón.

Las orejas detentan un tamaño mediano y les prenden a los lados de la cabeza, el cuello amplio esta insertado entre los hombros continuando con una espalda recta. Las extremidades son fuertes, con pata palmeada, rasgo que los ayuda a ser magníficos nadadores. Cuenta con la denominada cola de nutria pesada, vigorosa, con pelos y redonda.

El pelo es sumamente espeso, con doble capa y reducido, ya que frecuentemente el manto interno es de mayor suavidad y el externo es seco, siendo los dos impermeables. Esta  raza no cuenta con colores mezclados, así que deben ser completamente negros, dorados o chocolates.

Temperamento

El carácter de este perro es manifiestamente servicial, siendo los predilectos para acciones de rescate, policías o canes guías. Son muy divertidos e inteligentes, situación que posibilita adiestrarlos y enseñarles nuevas competencias inclusive siendo un cachorro de Labrador Negro.

Igualmente son de temperamento intranquilo, así que deben encauzar su vigor. Son muy sociables y cariñosos en especial si son educados desde chicos y aparecen como protectores con los niños y amigables con los extraños siempre que no los observan como una amenaza. No son agresivos merced a su carácter estable.

Este vigoroso perro, no solo requiere de una estimulación a nivel físico, sino que su mente invita que ha de estar activo todo el tiempo, para conservar ese equilibrio natural al que hemos aludido. Se entretienen mucho al llevar objetos en la boca, por lo que las actividades de pelota están diseñados para ellos.

Aburrirse es un mal estado para este grandullón, pues le hace tornarse hiperactivo. No sería de extrañar que hallases tu jardín destruido o que debas enfrentarte a un enojoso intento de huida si no se encuentra ocupado. No deja de ser cierto aquel decir que señala que, un Labrador que no se encuentra lo apropiadamente atendido es un escapista en potencia.

Su apropiado carácter y la responsabilidad con la que ejecuta su trabajo, le ha transformado en el perro guía, o “perro lazarillo” para ciegos ideal, así como también es un apreciado perro policía o perro detector.

Es de destacar igualmente su manifiesta capacidad de auto-control, lo manso de su carácter y el que se conserve siempre en el estado de alerta adecuado, ni muy tranquilo, ni muy nervioso.

Este no es un can autoritario, ni tampoco sumamente dado a la defensa, por lo que es uno de los mejores acompañantes en las faenas de cacería, de búsqueda de piezas, como perro de servicio y como un integrante más de la  familia que lo adoptó.

Como can de trabajo ha venido desempeñando una labor merecedora de elogio por numerosos años. Buen nadador, vigoroso, atento, raudo, vivaz, nada holgazán y capaz de activarse en cuestión de segundos. Aquellos que con él conviven resaltan su iniciativa, su disposición a trabajar, su resolución y su perenne tendencia a contentar a su dueño y a quienes se encuentran cerca.

Tendrás que habituarte a vigilar a tu Labrador ya que este perpetuo glotón puede hasta tragar cosas no digeribles, por lo que se hace necesario impedir tal clase de percances, los cuales podrían traer consecuencias funestas.

Si eres de los que planea adoptar un Labrador Negro has de tomar en consideración que este can va a requerir de continua compañía, por lo que no se recomienda hacerlo si tu actividad laboral no te lo permitiría. De cualquier manera, deberás preocuparte en enseñarlo desde cachorro para que no requiera atención excesiva ni muestre ansiedad por alejamiento.

Otro asunto a considerar es la de que los Labradores detentan una extensa adolescencia, por lo que no se encuentran particularmente indicados para personas que llevan una vida sedentaria, con escasa actividad en exteriores.

Relación con otras Mascotas

Apropiadamente socializados, los Labradores se llevan respetuosamente con otros perros, por lo que esta raza es una espléndida escogencia en el caso de que planees que en tu casa coexistan diferentes canes.

Algunos Labradores se aproximan de modo impetuoso a perros extraños al ir por la calle, lo que frecuentemente es causa de enfrentamientos. No obstante, esto no quiere decir que sea amigo de las peleas, y es más, las eluden, lo que no es motivo para que se vean incluidos en incidentes dado su exagerado ímpetu y vigor.

Relación con los Niños

A los Labradores les fascina el juego, por lo que van a ser excelentes acompañantes para tus hijos, lo que se ve fortalecido por su temperamento afable y amable. Te agradará reconocer la paciencia con la que alternarán con los más chicos de casa.

Salud, Cuidados y Enfermedades

Lo que primeramente se debe conocer cuándo se acoge a un perro de la raza labrador negro es que no es un can de poco valor, sumado a que requiere de espacio, caminatas y juegos para descargar su formidable energía, así como su alimentación es un asunto primordial y debe ser apropiada a su edad y dinamismo.

Cuidados Básicos

La acogida de un perro lleva consigo una sucesión de responsabilidades que no deben ser asumidas a la ligera, a los que hay que agregar numerosos gastos que igualmente deben ser tomados en consideración. Por lo que, piensa acerca de la conveniencia de una resolución que, por otro lado, te retornará enormes satisfacciones.

El aseo del perro es otro de los asuntos que debe estar a cargo del dueño y que no solo repercutirá de manera positiva en el can, sino que igualmente en todos los integrantes de la familia que con él cohabitan.

Alimentación

Su aspecto y salud va a depender de la calidad de la comida y disciplina en las porciones diarias que necesite. Merced a su tamaño y contextura es de mucho comer, pero asimismo le encanta comer, por lo que no desestimará cualquier oportunidad de conseguir más alimento del debido, así que su propietario debe ser riguroso para impedir la desfavorable obesidad.

La nutrición de un Labrador Retriever ha ser estar bajo revisión y debe ser cuidada continuamente, por cuanto este hermoso can tiene el problema de tener inclinación a engordar, por lo que las porciones deben ser de acuerdo a lo recetado por el veterinario.

En todas las etapas de su existencia has de proporcionarle un pienso seco de excelente calidad, que primeramente  será de la gama junior y luego de la gama adulta, que conformará la base de una dieta ponderada que conserva a raya su peso.

Higiene dental

El aseo bucodental es igual a salud en tu Labrador Negro, ya que una boca saludable impide la aparición de la inquietante enfermedad periodontal, así como de severos padecimientos del corazón, del hígado y del riñón, que pueden reducir de manera notoria su calidad de vida y hasta acabar con la misma.

Habitúa a tu mascota desde chico al cepillado dental frecuente con los productos particulares que el comercio canino pone a tu orden y le estarás dando un regalo para que alcance e inclusive rebase su promedio de vida, que para el Labrador Retriever es de 10 a 14 años.

Baño y Cepillado

El baño en los canes de este tamaño es un asunto en no pocas oportunidades complicado, ya que son numerosos los canes a los que no les encanta bañarse, por lo que lo evitan al no estimarlo un tiempos en absoluto satisfactorio.

Es necesario darles un baño en una ocasión al mes, actividad que suele ser muy entretenida. En verano se puede emplear una manguera si tienes un jardín y en invierno una tina con agua cálida. Una vez finalizado el baño, has de secarlo con una toalla para terminar con un secador desde una distancia prudente y a temperatura mínima.

Luego de su baño, debes cepillar a tu Labrador. Un actividad que debes reiterar igualmente dos a tres veces semanalmente con el propósito de conservar su manto limpio, al retirar las partículas de sucio, y dejarlo libre de pelo muerto. Puedes aprovechar igualmente estos relajados instantes para intimar más con tu leal compañero.

Enfermedades más Comunes

Esta progenie de perro es de hecho saludable y longeva, pero los extremos cruces entre ellos, a los que ha estado sometida, es una de las razones que llevan a sus ejemplares a mostrar ciertas enfermedades genéticas del tipo de la displasia de cadera y de codo, tan característica de los perros grandes. Las dos se pueden prevenir con una alimentación apropiada que contengan los nutrientes necesarios para que la mascota se sustente en su peso.

Los padecimientos oculares igualmente no les son ajenos y son numerosos los Labradores que acaban experimentando cataratas, inclusive se ha visto en la raza una predisposición hereditaria a la aparición de cataratas juveniles.

La inflamación o torsión gástrica es otro de las severos padecimientos que pueden sufrir. Puedes intentar evitarlo dándole de cómo a través del día variadas porciones modestas de alimentos, en vez de una comida grande.

Los lipomas o abultamientos en el cuerpo, son unos quistes benignos y no cancerígenos, que frecuentemente son tan enormes que afectan su capacidad de desplazarse, por lo que el veterinario se los habrá de extraer.

Vacunas y Tratamientos Antiparasitarios

Cuando recojas a tu Perdiguero Labrador debes asistir a la consulta del especialista para que le coloque el necesario chip, le haga una evaluación médica a fondo y diseñe su debido calendario de vacunaciones. Este mismo profesional te guiará sobre las pipetas y collares antiparasitarios con los que le conservarás alejado de pulgas, garrapatas y gusanos intestinales.

Como componente de su cuidado se debe visitar al veterinario en una ocasión al año o cuando se estime necesario. Las vacunas deben ser llevadas al día y se deben suministrar los antiparasitarios apropiados a la raza. Siempre se utilizarán los productos sugeridos para ésta.

Adiestramiento

Su voluntad para aprender es continua, y, si además le recompensas con un pedacito de salchicha, mucho más, ya que para el Labrador Negro la comida es un asunto muy serio. No te será complicado adiestrar a este perro, en particular si dispones del espacio y el tiempo suficientes.

Ya se ha señalado que este can es muy amistoso tanto con el grupo familiar como con otras personas, pero para tal fin se requiere una temprana socialización desde pequeño. Es igualmente cierto que la raza cuenta con bastante energía y requiere ejercicio en cantidad.

Por este motivo, aunque puede acomodarse a la vida en un modesto apartamento, deberás recompensarlo con prolongados paseos a diario en los que tenga además la oportunidad de juguetear con otros canes. Te será sencillo enseñarle a traer objetos, dada su propensión al cobro.

De cualquier manera, a este vigoroso perro, le agrada tanto jugar como el trabajo arduo. Es relevante que le des, al menos, un extenso paseo al día e igualmente sería idóneo que te hiciese compañía si eres aficionado al footing o a los trayectos en bicicleta.

Al comenzar el proceso de enseñanza de un perro, has de tener presente que no hay entrenamientos para razas particulares, sino que los métodos de adiestramiento están diseñados para ser proporcionados a todos los canes en general.

Las áreas en las que se individualiza son aquellas vinculadas con la inclinación al desarrollo de posturas nerviosas, compulsivas o violentas y, en lo físico, a su particular propensión a dolencias de determinadas enfermedades o a su específica estructura ósea y muscular.

El Labrador es una progenie juguetona y condescendiente que busca la constante compañía de su dueño. Lo ideal es empezar con su adiestramiento y socialización desde temprano al ser cachorro pero, si fue un ejemplar adulto al que adoptaste, no debes temer, ya que este perro es sencillo para adiestrar sea cual fuese su edad.

No extraña que, si tu Labrador Retriever es un cachorro, necesites tratarle como si fuese un bebé, pues el nerviosismo estará presente en sus actos y al inicio le costará comprender lo que le has querido enseñar. Acuérdate de que, antes del entrenamiento, está la escogencia del nombre, pues cuando empieces a interactuar con él habrás de llamarle para que vincule la orden que estás dando con él.

Usa el refuerzo positivo como forma de adiestramiento, ya que no hay duda de que este método es el que mejor resultado ofrece a la hora de enseñar a un perro, al compararse con los severos métodos tradicionales que la mayor parte de los canes aborrecen.

Es básico también que tu Labrador Negro contemple en ti a un líder congruente, seguro y estable, pues nada le provocaría más incertidumbre que el reconocer debilidades en tu conducta, que le hiciesen llegar a considerar que tu liderazgo es más que dudoso.

La reacción inmediata sería exactamente aquello que debes evitar, o sea, que tu perro quiera conformarse como líder de la manada constituida por la familia, procurando tomar el control de todas las circunstancias.

Perro de Asistencia

El labrador retriever es uno de los canes que más ayuda brinda a las personas, ya que no solo son perros de compañía sino que para numerosas personas gente son indispensables en su vida diaria como perro de asistencia:

  • Lazarillo de discapacitados visuales.
  • Asistencia a discapacitados tanto a jalar de una silla de ruedas como acudir al salón de baño, vestirse y realizar llamadas de emergencia con teléfonos especiales.
  • Para personas con inconvenientes auditivos. (Perros señal)
  • Caninoterapia; proporcionan tratamiento con ellos a niños y adultos con inconvenientes psicológicos o problemas en su relación con otros.
  • Empleado como perro policía o bombero para reconocimiento humano, de drogas o de materiales de contrabando.
  • Perros para detección de padecimientos como el cáncer o la diabetes (aún en estudio).

Una buena cantidad de labradores igualmente han sido adiestrados a ayudar a su amo en la consecución de dinero y tarjetas de crédito del cajero automático siempre que se haya dado un entrenamiento previo.

Recomendaciones

No obstante ser un perro de raza enorme cuenta con el temperamento de perro faldero, por lo que es adecuado como mascota de compañía. Es sumamente adaptable y fiel, pero no debido a que sea condescendiente se debe desatender las exigencias que necesita para su estabilidad física y emocional.

Se requiere emplear productos de calidad tanto para el aseo como para la nutrición y, su actividad física es esencial, ya que a pesar de que se acomoden a un apartamento, necesitan salir, correr y juguetear. A continuación otros artículos acerca del mismo tema:

Categorías Perros

Deja un comentario