Mantis Religiosa: Características y Hábitat

La Mantis Religiosa pertenece al reino animal insectívoro, ampliamente conocida por su aparente fragilidad, sin embargo, es acreedora de una reputación canibalística, ya que devora a su amante durante el apareamiento, incluso su fama llegó a la pantalla con la cinta de A bug’s life, de Disney. Hay mucho más, quédate!!

Mantis Religiosa

Mantis religiosa

La intrigante Mantis Religiosa, recibe múltiples denominaciones tales como: santateresa, mamboretá; campamocha; tatadiós o simplemente mantis, entre otras; pertenece a la familia de insectos mantodeos, Mantidae. Se distribuye ampliamente por la geografía de la madre tierra, es decir, Eurasia y África, desplegada con su variedad familiar en todas las regiones.

El nombre científico de la Mantis Religiosa es Dictyoptera, Mantidae, la cual se desarrolla durante el verano, temporada en que ya están preparadas para reproducirse. Su alimentación incluye colibríes y de costumbres caníbales durante el coito. En esta temporada veraniega es frecuente observar pegadas a las plantas con su peculiar pose.

Sus brazos son como una sierras y los ojos parecen de criaturas alienígenas, pero no hay que temer, pues no supone ningún peligro para las personas, aunque eventualmente la Mantis Religiosa es venenosa para algunos insectos, para los geckos, incluso para los colibríes, aunque parezca irreal.

La Mantis Religiosa, es un personaje animado de walt Disney, con quien hizo una película. De igual, tiene presencia en Sydney Branch, una entidad experta en mantis en el Museo Cleveland de Historia Natural, donde se señala que no es que este insecto de las Américas, abunden más en verano y en otoño, sino que esa época, su presencia en más notoria.

Descripción

Como se refirió anteriormente, es un insecto de mediano volumen, cuyas dimensiones corporales se aproximan a unos 10, 12 y hasta 15 cm, de tórax largo y delgadas antenas. Con 2 enormes globos oculares, y forman 3 ojos simples de menor tamaño; mientras que su cabeza es capaz de hacer giros de 180 º; y sus patas de adelante en forma de rezo frente a su cabeza, poseen púas que permiten aguantar a sus presas.

Matis Religiosa- Todo lo que no sabias

De igual forma, generalmente son solitarios, salvo en la temporada de reproducción, cuando el macho y hembra se atraen con estos fines. En caso de haber más de un macho rondando a la hembra, éstos se enfrentarán pues solo uno de ellos se reproducen; las hembras poseen un mayor tamaño que el macho; y esta puede llegar a devorar al macho durante o luego del apareamiento.

Subespecies

La Mantis Religiosa posee una variedad de familiares, hasta la fecha se han contabilizado unas 13 subespecies de este curioso animal, las mismas se describen según el año descubierto, y el país del mismo:

  • Mantis religiosa bei-bienko Bazyluk, 1960 (Asia Central: Kazajistán, Tayikistán, Mongolia, Siberia).
  • Mantis religiosa caucásica Lindt, 1974 (Stávropol).
  • Mantis religiosa eichleri Bazyluk, 1960 (África: Etiopía, Burkina Faso, Ghana, Camerún, Kenia, Congo, Mauritania, Níger, Senegal, Somalia, Sudán, Tanzania, Togo, Zambia, Zimbabue).
  • Mantis religiosa inornata Warner, 1930 (Sur de Asia: India, Irán).
  • Mantis religiosa langosta Lindt, 1974 (Uzbekistán).
  • Mantis religiosa latino Lindt, 1974 (Kazajistán).
  • Mantis religiosa macedónica Karaman, 1961 (Macedonia del Norte).
  • Mantis religiosa polonica (Bazyluk, 1960) (Polonia).
  • Mantis religiosa siedlecki Bazyluk, 1960 (Sureste Asiático: Taiwán, Tailandia, Malasia, Java y Célebes).
  • Mantis religiosa sinica Bazyluk, 1960 (Asia Oriental: China, Corea, Japón y Vietnam).
  • ​Mantis religiosa major Gerstaecker, 1873.
  • Mantis religiosa religiosa Linnaeus, 1758.

Características

La Mantis Religiosa destaca dentro del mundo de los insectos por los siguientes atributos:

  • Posee un tamaño promedio, con relación a los demás insectos
  • Las hembras son más grandes que los machos.
  • Son largos en el tórax y portan 2 largas antenas sobre la cabeza.
  • Las patas delanteras, son similares a la posición de rezo.
  • Atrapan a sus presas con las espinas de sus patas.
  • Adoptan el color de su entorno para camuflarse, entre verde y marrón.
  • Mueven la cabeza 180º para ver sobre su espalda.
  • Realizan hasta 6 mudas de piel.
  • Nacen mediante cientos de huevos que pone las hembra.
  • Coadyuva en el control de plagas en los espacios abiertos, siendo beneficioso tener mantis en los jardines.

Comportamiento

La Mantis Religiosa puede llegar tranquilamente un año de vida, aunque el macho menos y la hembra se lo come mientras procrean; tiempo en el cual cambian de piel hasta 6 veces antes de su adultez; esto lo llevan a cabo, montados sobre una rama, donde se deshacen de la vieja piel y emergen de la parte anterior de la última cutícula. No es un insecto venenoso ni pica, ni muerde. Se sirve de sus fuertes para maniobrar y obtener su alimento.

Es carnívora, además de depredadora paciente, ya que es capaz de esperar por su presa inmóvil, y ataca por sorpresa y con rapidez. Se alimentan de polillas, moscas, grillos, saltamontes y otros insectos pequeños.  Pese a que cuando se le presenta la ocasión pueden cazar e ingerir anfibios o reptiles, hasta aves pequeñas como el colibrí. Las hembras hembras puede devorar e ingerir la cabeza del macho mientras se aparean, aunque no es menos común de lo que se piensa

Alimentación

Para obtener su alimentación, la Mantis Religiosa caza su alimento a quien acecha sigilosamente hasta que la coge con sus espinosas patas. En el momento que algún otro insecto se para al lado de ella, lo ve por su  cabeza giratoria, además de excelente visión.  Como dato curioso de este este insecto, es que existe un tipo de artes marciales que se inspiró en su forma de ataque.

Incluso este animal tan pequeño puede atrapar una mosca en pleno vuelo con sus famosas patas delanteras. Le encanta la parte superior de sus presas, es decir, las partes blandas, dejando los restos de patas, alas o élitros, que deja caer al suelo; dentro de su mano están las ranas, lagartijas, pequeños ratones, polillas, entre otras.

Reproducción o parejas de mantis

En la temporada reproductiva, la hembra de la Mantis Religiosa segrega feromonas, atrayendo al macho, siendo este tiempo el único en el que machos y hembras se juntan. En esta temporada, las hembras se tornan bastante agresivas y, en oportunidades, pueden acabar dragoneando a su amante, durante o posterior a la cópula, iniciando por la zona favorita, la cabeza, pero evita dañar las zonas del sistema nervioso encargadas de la reproducción del macho.

Tan conducta de la hembra, está envuelto en una especie de misticismo, pues este comportamiento es más frecuente en cautiverio, que en libertad. La cópula de este animal, es muy larga, sucede cerca de 1 a 2  horas, incluso con el macho muerto. Para aparearse el macho ronda a la hembra hasta que salta sobre ella, poniendo en contacto sus antenas con las de ella. Seguidamente el macho contacta sus genitales con las de la hembra y coloca el espermatóforo en el interior de esta.

Hábitat

La Mantis religiosa es oriunda de Europa y Asia, y el ser humano la introdujo de forma artificial al Norte de América, pudiéndose halla hoy día en toda Europa, en Asia, casi toda Norteamérica, y un a dos regiones centrales de África y en la parte más al sur de Sudamérica.

Es un insecto de campo, que se desplace en sembradíos, pastizales o lugares poco humanizados en general. No común ver a este insecto por la áreas urbanizadas. Pues le es difícil camuflarse con la hierba, las hojas y las ramas de los árboles.

Relación con el ser humano

La relación entre la Mantis Religiosa y las personas es per se, paradójica, siendo que este animal ha despertado la curiosidad y la admiración, así como la desconfianza y el miedo al mismo tiempo. Por ejemplo, en España equivocadamente se cree que peligroso es y venenoso, pese a ser inocuo para las personas, y es más bien beneficioso ya que acaba con gran cantidad de insectos dañinos para las plantas.

En algunas entidades se percibe a la Mantis Religiosa como vernáculos o muerte o caballito del diablo, que ponen de manifiesto esa percepción contraria. Contrastando estos nombres con las de religiosa, de santa teresa, que hacen alusión a una postura en la que parece que reza cuando acecha a sus presas.

Denominación popular

Generalmente a la Mantis Religiosa se le puede llamar dependiendo de la cultura popular de cada país, como:

  • Santateresa, teresa, campamocha o mecedora, en México.
  • Esperanza, en República Dominicana.
  • Tara o cerbatana, en Venezuela.
  • Daimiel,  en Ciudad Real.
  • Usamico o Mboi sy, en guaraní, Paraguay.
  • Tatadiós o mamboretá, en Argentina, Uruguay.
  • Comepiojos, matapiojos, matacaballo, arma caballo o labradío, en Colombia.
  • María García, en Porcuna, Jaén.
  • Arcalabatruca, en Mijas, Málaga.
  • Mari Ramos, en Maragatería, León.
  • Muerte, en Arroba de los Montes, Ciudad Real.
  • Caballito del diablo, en Villarrubia de los Ojos y Fuente el Fresno, Ciudad Real.
  • Mula del diablo, en zonas rurales de Costa Rica.

 Mantis Religiosa

Cerebros de aves

Aunque parezca inusual, la Mantis Religiosas es capaz de dragonear aves en todos los continentes, menos en la Antártida, comprobado en 2017, donde se recopilaron unos 147 casos en los que estos insectos presentes en 13 países de 6 hemisferios donde engullen el cerebro de las aves. Se han totalizado 12 especies distintas de mantis nutriéndose de 24 especies de aves distintas, siendo los colibríes las presas más habituales.

Ojos y oídos

La Mantis Religiosa, es capaz de detectar murciélagos cercanos. Esto tiene lugar usando un órgano similar al oído en el centro del pecho, donde pueden oír sonidos por encima de los 20.000 hercios, fuera del rango auditivo humano, impresionante.

Adicionado a su talento sónico, poseen una vista increíble. A diferencia del resto de insectos, pueden ver en 3D. Sin embargo, esta visión opera de forma distinta a la humana. Esta visión, es similar a la empleada por los humanos en el cine. Quedando claro que la vista en 3D de la mantis se basa en el movimiento.

Ilusión óptica

Igual de raro son los ojos de las Mantis Religiosa, que parece que tienen pupilas, que pueden seguir con la mirada el movimiento; aunque es algo más complejo de lo que parece. Sus enormes ojos, se componen de miles de receptores de luz, de nombre omatidios. Pero carecen de pupilas, que los mamíferos usan para enfocar la luz en la retina y formar una imagen en el cerebro.

Mientras que los receptores lumínicos del mantis, bordean el punto negro de sus ojos, que reflejan longitudes de onda específicas, por eso el resto del ojo parece verde, blanco, marrón o violeta como un alienígena. Por lo tanto, la pupila de este insecto, es una especie de ilusión óptica.

Mantis como mascota 

Pese a ser un insecto carnívoro de un tamaño más grande que el habitual, que captura presas de su tamaño o más grandes, se han puesto de moda como mascotas. Solo se requiere un terrario en el que pueda vivir. Suministrarle insectos vivos, rociar el terrario cada día con agua fresca, para mantener la humedad, y que permita beber las gotas de agua condensada.

Es posible obtener una Mantis Religiosa en un jardín, o adquirir los huevas en comercios especializados y separarlas unas de otras, pues sino, riñen entre ellas y se comen.

Galería de imágenes

Finalmente, a lo largo de este artículo se exponen bellas imágenes, para disfrutar de toda su belleza, al igual que uno que otro vídeo.

Si te gustó este tema, lee también:

Categorías Insectos

Deja un comentario