¿Qué hago si mi Gato tiene un ojo medio cerrado?

Tener un gato es muy agradable, pero representan una gran responsabilidad y compromiso en cuanto al cuidado de su salud. En cualquier momento pueden presentar algún problema en sus ojos, si mi gato tiene un ojo medio cerrado y lloroso, es probable que tenga algún problema ocular, aquí vamos a conocer las causas, síntomas y algunos remedios caseros para aliviarle este malestar.

MI GATO TIENE UN OJO MEDIO CERRADO

¿Qué hago si mi gato tiene un ojo medio cerrado?

En los gatos pequeños es común que en alguna ocasión tengan afecciones oculares que notamos porque se presentan con un lagrimeo, secreciones e inflamación en uno o en los dos ojos. Generalmente este padecimiento suele curarse con facilidad, en principio lo más recomendable es limpiarles muy bien los ojos y aplicarle algún remedio casero.

Si con los primeros cuidados el ojo no mejora, seguramente se tratará de una infección por lo que será necesario llevarlo al veterinario, quien realizará el diagnóstico en relación al tipo de infección e indicará el tratamiento más indicado de acuerdo al tipo de afección.

Las afecciones oculares en los gatos si no reciben tratamiento se pueden complicar y causar en el peor de los casos, la ceguera del gato y hasta necesitar la extirpación del ojo, por estas razones es necesario el tratamiento médico así como la implementación de medidas de higiene.

Una infección en los ojos de los gatos podría ser ocasionada por el polvo, por alergias, por los cambios climáticos o por los cambios ambientales de las estaciones, estas condiciones que se dan en el entorno natural como en verano, donde se presenta una falta de humedad, puede ocasionar que a los gatos se le resequen los ojos a tu minino, ocasionándole así una irritación.

Síntomas de una enfermedad ocular en los gatos

Los gatos generalmente duermen mucho, poseen un temperamento muy tranquilo, si comenzamos a notar cambios en su comportamiento además de las señales de una enfermedad ocular como indicios de dolor, sensibilidad a la luz, secreciones oculares, etc., todos estas son señales representan síntomas de una enfermedad ocular.

Así mismo, el lenguaje corporal de un gato puede ser determinante en el estado de salud de sus ojos, si se rasca demasiado la zona alrededor de los ojos o comienza a ser torpe en sus movimientos, puede ser un síntoma de un problema ocular.

Las enfermedades en los ojos de los gatos más comunes son: Clamidiosis, Conjuntivitis, Cataratas, Uveítis, Glaucoma, Queratitis, Úlceras dendríticas, Úlceras corneales y Obstrucción en el conducto nasolacrimal.

Los síntomas más comunes a tener en cuenta y que pueden indicar la presencia de cualquier tipo de infección en los ojos de los gatos pueden ser:

Secreciones oculares de color blanco

Las secreciones oculares son uno de los principales síntomas que evidencian la presencia de infecciones, cuyas causas puede ser de tipo ambiental, viral o de tipo bacteriana, igualmente las alergias, la obstrucción en los conductos lagrimales, traumatismos o por las características faciales típicas de ciertas razas. Tejido rojizo o blanquecino en la zona de los párpados.

La presencia de secreciones claras y que el ojo no presente ningún enrojecimiento, puede indicar alguna afectación del lagrimal, si se presenta una secreción clara con el ojo rojo, puede ser conjuntivitis o una infección de tipo viral, si el gato presenta una secreción como pus y el ojo está inflamado, puede tratarse de una conjuntivitis pero con la presencia de la infección por clamidiosis.

Lagañas duras y secas en la zona del lagrimal

Este padecimiento se origina por los ojos secos, en la superficie de los ojos se acumula una mucosa espesa que se acumula en la superficie de los ojos, si los ojos no se mantienen limpios y lubricados se forma una costra en la comisura de los ojos.
Enfermedad ocular en los gatos

En los gatos de raza persa es común la presencia de estas legañas, sus conductos lagrimales pueden obstruirse, generando una secreción que se seca y se pega a la comisura del ojo, presentando un aspecto de costra o lagaña de color marrón y enrojecimiento de la conjuntiva.

Como prevención se recomienda una limpieza diaria de las secreciones para evitar que se sequen y formen heridas. La limpieza se podrá realizar con suero fisiológico o con productos específicos para este fin.

Pelaje manchado de lágrimas

Cuando notamos que el pelaje de los gatos presenta manchas, la causa podría ser debido a una excesiva producción de lágrimas que a su vez serían el resultado de algún trastorno médico debido a pestañas encarnadas, infección en los ojos, glándulas lagrimales grandes, glaucoma, alimentación de mala calidad o estrés.

Otra causa que origina las manchas en el pelaje de los gastos se debe a la composición de unas moléculas naturales, que contienen hierro como desecho de la descomposición de la sangre, denominadas porfirinas y que se eliminan a través de lágrimas, saliva u orina. Es importante destacar, que si las manchas presentan un color marrón y no un color de tono oxidado, podría ser el resultado de una infección por hongos debido a la presencia de humedad constante por las lágrimas.

Para controlar el manchado del pelaje por las lágrimas se recomienda mantener una higiene meticulosamente del área de los ojos, que comprenda la eliminación de la humedad y por lo menos su realización dos veces al día. Mantener una alimentación equilibrada y de calidad, el agua que el gato consuma debe ser purificada, los envases para la comida deberán ser de acero inoxidable, porcelana o vidrio.

Uno o dos ojos cerrados

Este es uno de los síntomas más representativo de la presencia de una infección en el ojo de un gato. El hecho de que el gato mantenga uno o los dos ojos cerrado puede ser una reacción ante el dolor que siente, así mismo podía tratarse de una molestia producida por intolerancia a la luz, es decir, fotofobia.

Vista nublada

Cuando un gato comienza a maullar demasiado o parece estar desorientado, es posible que tenga problemas en la visión, otro síntoma del posible deterioro de la visión de un gato se nota cuando se sorprende o se asusta fácilmente. Quizá también puede que comience a caminar algo más torpe y que se choca con las cosas. Si esto ocurre, no ignores este comportamiento porque no es algo temporal o puntual, puede ser por un problema de visión.

Cambio en el color de los ojos

Los gatos adultos no cambian el color de sus ojos, esto solamente ocurre por la presencia de una enfermedad grave. En un gato adulto los cambios de color en los ojos  pueden indicar una enfermedad denominada uveítis, que se refiere a una inflamación o sangre en el ojo del gato.

Cuando el gato presenta el iris de color blanco, se trata de uno de los síntomas del glaucoma, que consiste en una pérdida de visión progresiva, que puede llegar a la ceguera.  De igual manera, el cambio en el color de los ojos de los gatos puede ser indicio de un melanoma, que es un tipo de cáncer, pero si el ojo presenta una coloración  amarillenta, se trata de una ictericia o una afección hepática.

Tercer párpado apreciable a simple vista

El tercer párpado es una característica fisiológica propia de ciertos animales, siendo los gatos unos de ellas que la poseen, se trata de una especie de párpado transparente que puede cerrarse para proteger al ojo de los golpes, de la suciedad, de partículas, de bacterias y otros microorganismos.

Cuando este tercer párpado de los gatos se hace visible en uno o en los dos ojos, es posible que haya sufrido algún golpe o que tenga un objeto extraño en el ojo. Si el tercer párpado se hace visible en los dos ojos es un síntoma que determinante de la presencia de una enfermedad, que podría ser una conjuntivitis u otra enfermedad más grave.

El lenguaje corporal de tu gato también puede proporcionar ciertas pistas sobre el estado de sus ojos. Si el animal se rasca demasiado la zona o empieza a parecer más torpe de lo habitual, puede que se deba a un problema ocular.

Se rasca el ojo con su pata

Un síntoma de una dolencia ocular es la sensación de picor por lo que el gato cuando lo siente lo primero que hace es lamerse una pata para luego intentar rascarse y quitarse la sensación que le produce malestar.

Pestañea más de lo normal

Los gatos para mantener sus ojos húmedos, parpadean, lo cual evita las enfermedades oculares por resequedad de los ojos, si notas que tu gato parpadea más de lo normal, sabrás que es un signo de que tiene algún problema en los ojos.

Tiene el Ojo lloroso

Los ojos llorosos son un síntoma de la acumulación de lágrimas cuyas causas podría ser porque tiene el lagrimal tapado, presenta una infección, podría haber caído un pelo en el ojo, tiene un rasguño en el ojo, tiene una inflamación en la córnea causada por herpes, bacterias, alergias u hongos.

Tiene el ojo cerrado

En el caso de que el gato mantenga el ojo cerrado, además de presentar un ojo lloroso con exceso de lágrimas y además permanece en lugares con poca iluminación, puede ser posible que esté desarrollando una enfermedad que se denomina glaucoma.

Las pupilas le cambian

De igual forma, si mantiene fijas las pupilas es síntoma de que presenta un glaucoma, pero si por el contrario, mantiene las pupilas pequeñas puede ser que tenga el interior del ojo inflamado.

El Ojo le sobresale o lo tiene hundido

En términos generales el aspecto que presenta el ojo del gato puede indicar la dolencia que presenta el gato, si el ojo a simple vista se ve inflamado, puede ser un síntoma de que tiene un glaucoma o puede tener un tumor ocular. Por otra parte, si el gato presenta los ojos hundidos puede ser que está sufriendo una deshidratación o ha perdido peso.

¿Por qué a un gato se le inflama el ojo?

La principal consecuencia de una infección ocular, ya sea viral, bacteriana o por hongos es una hinchazón y esto sucede por la presencia de microorganismos que invaden los tejidos. Los ojos de los gatos presentan una variedad de colores que junto con la profundidad de su mirada resultan un misterio, por lo que cuando se ponen rojos, hinchados o presentan cualquier otro síntoma de enfermedad ocular, son un motivo de preocupación para sus dueños.

Las principales causas que pueden presentarse para ocasionar que un gato tenga los ojos inflamados no necesariamente pueden ser por una infección, por lo que es importante determinar que puede estar pasando. Si el gato no presenta algún otro síntoma aparte de la inflamación, puede ser que solo se trate de un golpe, con la colocación de un hielo o una compresa fría reducirá la inflamación.

Es necesario que se observen muy bien los ojos, los párpados, así como la presencia de otros síntomas como lagrimeo, lagañas o color rojizo que indique irritación. Si en la observación se determinan otros síntomas además de la inflamación, será necesaria la atención veterinaria, la cual determinará la presencia de una infección.

Una de las infecciones más comunes en los gatos es la conjuntivitis y se reconoce fácilmente porque el gato presenta hinchazón en sus ojos con dificultad para abrirlos, además de la presencia de secreciones. Una de las medidas a tomar en estos casos, es la extrema la higiene, los ojos tienen que limpiarse con gasas empapadas en agua o manzanilla y habrá que acudir al veterinario para que indique el mejor tratamiento.

Infección viral ocular

Esta infección es causada por el virus denominado herpesvirus felino, se transmite a través del estornudo, las lágrimas, la mucosa de un gato infectado, por los comederos, los envases sanitarios y a través de cualquier objeto que compartan los gatos enfermos con los gatos sanos.

La atención médica veterinaria y el cumplimiento del tratamiento indicado, es de vital importancia, la demora en el diagnóstico puede causar el incremento de bacterias en los ojos, pudiendo ocasionar la pérdida de la visión y hasta el ojo.

Infección bacteriana ocular

Es una infección causada por la bacteria denominada Chlamydophila felis, es la responsable de la llamada conjuntivitis, cuyo síntoma consiste en la inflamación de la membrana que cubre el interior de los párpados y de la membrana transparente que cubre el blanco de los ojos. Los ojos se enrojecen y las lágrimas pueden ser acuosas o espesas, la infección comienza en un ojo y luego pasa al otro.

Infección por hongos en los ojos

Es causadas por un hongo que se encuentra en el ambiente denominado criptococosis, la infección provoca la dilatación de los ojos, con ceguera e inflamación de la retina. Siempre que notes que tu gato no se encuentra bien, es importante que lo lleves al veterinario para que le ponga el tratamiento más adecuado según sea el caso.

Remedios caseros para limpiar los ojos de los gatos

Ante la presencia de una infección ocular en los gatos, podemos ayudarlo a mejorar los síntomas, limpiándole los ojos con una infusión de manzanilla, aplicándola con una gasa, sin presionar o frotar y repitiendo el procedimiento durante dos o tres veces al día. La aplicación de manzanilla en los gatos, sirve para: limpiar las lagañas, aliviar picazón, reducir la inflamación, combatir el enrojecimiento, tratar la conjuntivitis, entre otras afecciones oculares.

¿Cómo saber si el problema es grave?

La evaluación de los síntomas que presente el gato, determinará la presencia de una infección, que se manifestará con determinados síntomas, ya que si el gato presenta una inflamación producto de un golpe, no presentará ningún otro tipo de síntoma sino solamente la inflamación, que desaparecerá a los pocos días. No obstante, si aparece cualquier otro síntoma, será necesaria la evaluación médica veterinaria.

¿Qué es la conjuntivitis en los gatos?

La conjuntivitis en los gatos es una de las infecciones más comunes y frecuentes, por sus signos es fácil de identificar, sus síntomas resultan molestos e incómodos para los gatos y si no se cura puede generar problemas oculares graves.

Conjuntivitis en gatos

Es importante destacar, que la conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el ojo y el interior de los párpados. La conjuntivitis se puede presentar por diferentes motivos y por los síntomas que presenta, resulta muy fácil de determinar.

Así mismo, la conjuntivitis puede ser un síntoma de otra enfermedad más grave, por lo que es necesario que un veterinario evalúe y diagnostique si realmente se trata de una infección por conjuntivitis o si se trata de otra enfermedad. Existen varios tipos de conjuntivitis que afectan especialmente a los gatos, estas son:

  • Conjuntivitis serosa: se trata de una infección leve, fácil de tratar y presenta pocos síntomas. La membrana interior de los párpados se observa poco inflamada y no presenta irritación, el lagrimeo es líquido y transparente, los síntomas podrían ser confundidos con los síntomas de una enfermedad respiratoria.
  • Conjuntivitis folicular: se presentan secreciones mucosas en vez de líquida, el tercer párpado se agranda y se forma una superficie endurecida, puede aparecer por una alergia o una infección. Conjuntivitis purulenta: se presenta como una complicación de la conjuntivitis serosa, que empeora por una infección secundaria por una bacteria. Las secreciones oculares se presentan espesas y se forman costras en los párpados.

Causas y síntomas de la Conjuntivitis en gatos

Las causas que generan la infección por conjuntivitis pueden ser por infecciones oculares, por alergias y por diferentes enfermedades, que están relacionadas sobre todo a infecciones que afectan al sistema respiratorio. Son muchas las enfermedades respiratorias que tienen como síntomas la conjuntivitis, generalmente son muy contagiosas y pueden ocasionar otras complicaciones si no se les aplican tratamientos a tiempo.

La contaminación ambiental es otra causa que produce de manera frecuente las infecciones por conjuntivitis, de igual manera, no limpiarle los ojos al gato, el exceso de frío y las corrientes de aire que provocan resfriados y otras enfermedades respiratorias, se convierten en causas para la proliferación de infecciones.

Así mismo, es importante destacar que también existen causas de tipo genéticas que determinan y facilitan la aparición de las infecciones por conjuntivitis en los gatos. Los síntomas que determinan si un gato padece de conjuntivitis, son fácilmente identificables entre los más comunes tenemos:

  • Irritación o enrojecimiento de los ojos y de la parte interna de los párpados
  • Lagrimeo constante que produce hinchazón de los ojos
  • Abundante secreción ocular, en ocasiones amarillenta o verdosa
  • Aparición del tercer párpado, debido a la inflamación
  • Ojos cerrados con dificultad para abrirlos por la inflamación y las secreciones
  • Picazón en los ojos con rascado
  • Opacidad de la córnea
  • Cambios en el color y la forma del iris

Para curar la conjuntivitis en los gatos será necesaria la prescripción de un tratamiento médico, siendo además recomendable la utilización de suero fisiológico aplicado en los ojos con una gasa como una medida higiénica que ayudará para la cura de la enfermedad, además de evitar que se acumulen lagañas y suciedad.

No se recomienda utilizar algodón en la limpieza de los ojos de los gatos, ya que puede dejar filamentos enganchados en las pestañas con facilidad, convirtiéndose en un cuerpo extraño en el ojo, lo que podría provocar cualquier otro tipo de problema ocular.

Recomendaciones para curar la conjuntivitis en gatos

  • Limpieza de los ojos con una gasa estéril impregnada en suero fisiológico.
  • Aplicar una infusión de manzanilla fría para calmar el picor.
  • Aplicación de gotas de lágrima artificial para mantener la lubricación de los ojos
  • Recorta lo más que se pueda el pelaje alrededor de los ojos.

Estas recomendaciones podrán ser aplicadas varias veces al día, ayudarán a disminuir los síntomas, pero será la aplicación del tratamiento médico lo que servirá para curar la conjuntivitis. Continúe leyendo los siguientes artículos, que seguro serán bastante útiles:

Categorías Gatos

Deja un comentario