¿Qué es la piometra en una perra?: Síntomas

La piometra en una perra es una enfermedad de tipo infecciosa que se produce por medio de ciertas bacterias y afecta a las perras y las gatas de edad media y avanzada, sigue leyendo para conocer mucho más sobre este importante padecimiento.

piometra en una perra

La piometra

La piometra es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de pus en la cavidad del útero o la matriz, lo más común es que se presente luego del celo. Este se presenta como un cuadro infeccioso severo que puede producir otras enfermedades, una infección secundaria no contagiosa, ocasionada por diversos factores y que puede tener consecuencias potencialmente mortales.

Además de afectar a las perras también se presenta en las hembras de gato, conejo, hurón y cobaya, además es muy poco frecuente en la especie humana.

Alteración de la inmunidad propia del útero

Mientras se produce el celo en los animales, las bacterias de la vagina pueden llegar hasta el útero, encontrando un ambiente favorable para multiplicarse y en conjunto con el uso de algunas hormonas para la prevención de las gestaciones predispone a la aparición de la piómetra.

Piometra en la mujer

Es muy poco frecuente que se padezca de piometra en las mujeres de la especie humana, debido a que su ciclo hormonal tiene unas características específicas. Muy raramente puede generarse en las mujeres luego de la etapa de la menopausia y está relacionado frecuentemente con cáncer de cérvix.

Piometra en una perra

La piometra perra se produce en la edad media y avanzada de estos animales, muy rara vez se encuentra en perras de menor edad, a continuación explicaremos todo sobre ella.

Fisiología del ciclo estral en la perra

Entre los 6 y los 12 meses de edad los perros llegan a la pubertad y es en ese momento cuando presentan su primer periodo de celo, luego del primero, este se repite con intervalos que oscilan entre 4 y 12 meses, teniendo una media de cada 6 meses. El ciclo completo de las perras se divide en cuatro etapas o fases, estas son las siguientes:

  • Anestro: es el que dura cuatro meses, el período más largo y donde no existe actividad sexual.
  • Proestro: esta fase dura entre 7 y 10 días, es la previa al celo y durante esta se presenta la secreción sanguinolenta por la vagina. Durante esta fase la perra no acepta al macho.
  • Estro: este es el periodo de celo, en el cual la perra es fértil, atrae al macho y lo acepta, durante esta etapa se produce la ovulación, siendo el día 12 desde el comienzo del sangrado el mejor momento para que quede preñada.
  • Diestro: esta es una fase que dura alrededor de 60 días, en esta etapa la hembra rechaza al macho nuevamente algunas veces se expulsa un flujo mucoso a través de la vagina, esta es la fase durante la cual el animal es susceptible de presentar piometra. Para conocer mucho más sobre este tema, lee el siguiente artículo: Reproducción de los perros.

Síntomas de piometra en la perra

La piometra perra aparece normalmente en mayores de 5 años, sin embargo podría también aparecer a partir del primer celo y se desarrolla en la fase de diestro, durante la cual concentración de progesterona es más alta. En caso de padecerla, los síntomas de la piometra en una perra serán los siguientes:

  • Secreciones vaginales sanguinolentas o purulentas durante la segunda a la octava semana tras el celo. Algunas veces cuando es muy grave puede no presentar ningún tipo de secreción.
  • Fiebre.
  • Letargia.
  • Inapetencia.
  • Poliuria y polidipsia (sed excesiva).
  • Algunas veces se presenta también diarrea y agrandamiento abdominal.
  • En casos muy avanzados sin tratamiento correcto puede llegar a producir septicemia, toxemia, peritonitis e insuficiencia renal.
  • Si la enfermedad sigue evolucionando puede haber estado de shock circulatorio.

piometra en una perra

Causas de la piometra canina

La piometra perra se relaciona estrechamente al ciclo hormonal, tomando mayor riesgo tras el celo, cuando las concentraciones de progesterona aumentan. Esta enfermedad puede desarrollarse de dos maneras, estas son:

  • Piometra abierta: esta es la más benigna y se identifica porque el cuello del útero permanece abierto y las secreciones uterinas pueden drenar.
  • Piometra cerrada: en este caso el cuello del útero se obstruye por la presencia de nódulos en el endometrio y las secreciones no pueden drenar y se acumulan, lo que inflama el útero.

La piometra se puede presentar por una inadecuada respuesta a la secreción de la hormona progesterona, entonces la zona más interna de la pared del útero aumenta en gran medida de grosor y se forman quistes. Esto aumenta la producción de bacterias. Adicionalmente se disminuye la contractibilidad del útero y aumenta la secreción de moco lo que facilita el cierre del cérvix y dificulta el drenaje del órgano.

Diagnóstico de piometra perros

Para diagnosticar la piometra se realiza anamnesis, exploración física y ecografía, en algunos casos se puede sospechar de la presencia de masas tumorales en el útero lo cual puede imitar los síntomas de piometra, en estos casos se realiza una analítica y citología para obtener un diagnóstico definitivo.

Tratamiento en piometra canina

El principal tratamiento de la piometra en una perra es la cirugía, sin embargo también se pueden realizar otros procedimientos diferentes, en función de la gravedad de la enfermedad, estos son:

  • Ovariohisterectomía: esta consiste en la extirpación quirúrgica de útero y ovarios, una solución segura y adicional a ella se evalúa la administración de una terapia de soporte, como fluidoterapia, antibioticoterapia, analgésicos, entre otros.
  • Tratamiento médico: este incluye varios aspectos, como lo son: lavado del útero, instalación de drenaje transcervical, antibioticoterapia y administración de prostaglandinas. Este es un tratamiento realizado en casos leves y para conservar la fertilidad del animal, además solo se debe aplicar en piometra abierta y si no se presenta toxemia.

Por otro lado, es muy importante cuidar el postoperatorio, ya que una piometra avanzada puede derivar en peritonitis.

Pronóstico piómetra

Cuando se realiza cirugía rápidamente, se tienen altas probabilidades de éxito, sin embargo, ante ciertas complicaciones las perras pueden morir durante la cirugía o días después de ésta. Cuando se realiza cirugía se consigue una curación definitiva, sin embargo las perras que han padecido de esta enfermedad normalmente quedan con una insuficiencia renal que debe ser tratada y controlada de por vida.

Prevención

Algunos consejos para la prevención de la piometra perra son los siguientes:

  • Utilizar lo menos posible medicamentos anticonceptivos en las perras.
  • Operar a las perras que no se desea que procreen.
  • Hacer controles post parto del sistema reproductor con su médico veterinario.
La mejor prevención es la esterilización
La mejor prevención es la esterilización temprana de las perras, debido a que esta enfermedad aparece con mayor frecuencia en perras cuando son mayores de 5 años y también cuando han recibido terapia hormonal con estrógenos o progestágenos.

Recomendación

Lo más recomendable en caso de sospecha de que tu perra pueda tener esta enfermedad, es acudir de inmediato al veterinario, ya que al tratarlo de manera temprana e inmediata se mejoran las expectativas de vida.

Piometra en la Hurona

En los hurones hembra también se puede presentar este padecimiento, es un proceso poco común pero puede darse en la fase inicial de una pseudogestación.

En dicho caso, el animal presenta síntomas de depresión, anorexia y fiebre, además existe riesgo de peritonitis por rotura de útero. En estos casos la única opción de tratamiento es la ovariohisterectomía.

Piometra en las gatas

En el caso de las gatas, la enfermedad puede aparecer después de la monta no fértil o por la administración de anticonceptivos, esto debido a que en las gatas la ovulación se produce por estimulación mecánica de la vagina, es decir que la gata ovula en respuesta a la estimulación de la vagina por el macho.

Los principales síntomas que se presentan en las gatas que contraen esta enfermedad son: secreciones vaginales abundantes, útero aumentado de tamaño, fiebre, pérdida de apetito, letargia, pérdida de peso y sed excesiva. En este caso los tratamientos son muy similares a los que se realiza a las perras.

Aprende también sobre estos temas de interés:

Categorías Perros

Deja un comentario