Rinotraqueítis Felina: Causas y Tratamiento

La rinotraqueítis felina se trata de una enfermedad infecciosa que se produce en las vías respiratorias y afecta a los gatos, es muy contagiosa y en ocasiones causa la muerte. Ya que no se conoce ningún tratamiento específico. Sigue leyendo si quieres conocer mucho más sobre esto.

rinotraqueítis felina

¿Qué es la rinotraqueítis felina?

La rinotraqueítis felina es una enfermedad infecciosa que se presenta en las mucosas nasales, traqueales y conjuntivales de los gatos, también puede replicarse en el pulmón o en la mucosa oral. Esta enfermedad es causada por el virus del herpes felino tipo I, perteneciente a la familia herpesviridae y se contagia por contacto directo entre los gatos.

Estado latente de la rinotraqueítis felina

Esta enfermedad tiene unos síntomas agudos y puede adoptar un curso crónico, quedando el animal en estado de portador crónico, además de esto también se pueden sufrir reactivaciones cuando el animal padece algún tipo de estrés. En fin, este es un virus que se elimina continuamente por vía orofaríngea, provocándose el contagio de otros gatos.

Síntomas

El principal y más común síntoma que causa el virus rinotraqueitis felina son los estornudos y posteriormente se presentan los siguientes síntomas:

  • Decaimiento.
  • Fiebre.
  • Falta de apetito.
  • Secreción nasal.
  • Síntomas de rinitis.
  • Conjuntivitis.
  • Secreción ocular.
  • Blefarospasmo.
  • Hipersalivación.
  • Tos.
  • Apatía.
  • Goteo de orina al acabar de orinar.

A través de este artículo puedes conocer más sobre algunos de estos síntomas: Conjuntivitis en gatos.

En caso de que la infección sea de tipo secundaria se presenta una mucosidad abundante, espesa y opaca que puede taponar la nariz y formar una costra, también presenta otros síntomas de tipo respiratorios.

Este virus se puede manifestar como herpes virus, el cual provoca síntomas durante 2 a 4 semanas y da lugar a una queratitis ulcerativa, mientras que si se manifiesta como calicivirus tiene una duración de 1 a 2 semanas y provoca neumonía y estomatitis ulcerativa en lengua y paladar.

La rinotraqueítis felina se puede presentar a cualquier edad del animal pero generalmente afecta de manera más frecuente a gatos más jóvenes.

Pronóstico de la rinotraqueítis felina

Según el estado basal del gato suele haber un buen pronóstico, sin embargo pueden presentarse complicaciones graves en cachorros desnutridos o muy débiles.

En general, la mayoría de los gatos pueden recuperarse muy bien de esta enfermedad si reciben el tratamiento adecuado, sin embargo algunos pueden sufrir secuelas permanentes como:

  • Obstrucción permanente de los senos nasales.
  • Secreción nasal excesiva.
  • Infecciones crónicas de los ojos.
  • Abortos en gatas embarazadas.
  • Sinusitis
  • Úlceras en la córnea.
  • Secreción ocular crónica.

rinotraqueítis felina

Causas

La rinotraqueítis felina es causada por el herpesvirus felino y el calicivirus felino, los cuales están extendidos por todo el mundo, estos son virus que se propagan muy fácilmente a través de pequeñas gotas que el gato disemina al estornudar, al igual que a través de las lágrimas y la mucosidad de la nariz.

Generalmente las partículas infecciosas provienen del gato infectado, de la ropa de una persona o de cualquier otro objeto en el que el gato haya frotado su cara. Adicionalmente, los gatos que han pasado por esta enfermedad se convierten en portadores y propagan el virus aunque ya no muestren síntomas, actuando como un foco de infección para otros gatos.

Existen dos casos diferentes, en uno conocido como FCV el gato excreta el virus continuamente pero solamente durante un tiempo breve después de la recuperación y en el caso de FHV este es intermitente y está vinculada a los períodos de estrés, quedando el gato como portador de por vida.

Transmisión

El virus de la rinotraqueítis felina se transmite por el contacto directo entre animales, este se multiplica en el área nasal y faríngea y puede encontrarse tanto en las secreciones nasales, como en saliva, secreción faríngea y ocular.

El periodo de incubación del virus es de 2 a 5 días y, como mencionamos anteriormente, muchos gatos, tras recuperarse de la infección, se convierten en portadores del virus, aunque no presenten síntomas.

Tratamiento

Para detectar y confirmar que el gato haya contagiado esta enfermedad se utilizan los siguientes métodos y procedimientos:

  • Diagnosis
  • Diagnóstico clínico.
  • Pruebas diagnósticas.
  • Pruebas de laboratorio realizadas con los líquidos corporales como los son las lágrimas, saliva y sangre.
No existe un tratamiento curativo para la rinotraqueítis felina, únicamente se tratan los síntomas con medicamentos como antibióticos de amplio espectro, como lo es la amoxicilina. En caso de que el gato, por causa de esta enfermedad, presente shock, hay que administrar sueroterapia y un soporte nutricional en el caso de los gatitos pequeños. Si se presenta conjuntivitis purulenta lo más recomendable es administrar un colirio con antibiótico.

Para evitar la disnea lo mejor es utilizar gotas de suero salino o anticongestionantes para mantener despejadas las vías respiratorias. Si se llega a producir estomatitis-gingivitis linfoplasmocitaria el mejor tratamiento son los corticoides.

En caso de que el gato se deshidrate producto de esta enfermedad, se utilizara un tratamiento de reposición de líquidos y electrolitos como la fluidoterapia. Otros de los remedios utilizados son los antiinflamatorios.

Por otro lado, existe un tratamiento casero para la rinotraqueítis felina este consisten en limpiar todas las secreciones, para que los orificios nasales no queden obstruidos y que los párpados puedan permanecer abiertos. Es sumamente importante mantener limpia la boca, ojos y nariz del animal afectado.

Adicionalmente se debe cuidar la alimentación, ayudándoles con una dieta especial para su estado. Finalmente, será necesario adoptar medidas de higiene como el cambio de ropa de las personas en contacto con los animales infectados y el uso de desinfectantes, para así evitar la propagación de la infección. Es importante resaltar que para la aplicación de cualquiera de estos tratamientos es de suma importancia consultar previamente a un veterinario.

Prevención

Debido a que no existe ningún tratamiento específico para curar la rinotraqueítis felina, lo mejor es prevenir la enfermedad, protegiendo así a nuestras mascotas del contagio. La principal prevención es la vacunación, la rinotraqueítis felina siempre forma parte de la primera vacunación y casi siempre se refuerzan de manera anual, es muy importante vacunar a todos los gatos del hogar.

Las vacunas ayudan a reducir la gravedad de la enfermedad pero no siempre impiden la infección o evitan que los gatos se conviertan en portadores. En el caso de los gatos cachorros, la vacunación puede realizarse a partir de la semana 8 o 9, repitiendo la dosis a las 4 semanas y posteriormente cada año. Finalmente te recomendamos el siguiente artículo relacionado: Mi gato tiene un ojo medio cerrado.
Categorías Gatos

Deja un comentario