Síndrome de Noé: tratamiento, síntomas y causas

Cuando te hablan del Síndrome de Noé, se hace referencia al trastorno psiquiátrico de Acumulación de Animales, que lo sufren personas que conviven con muchos animales de compañía, en condiciones poco favorables para el humano y los animales. ¿Cuáles son los síntomas y causas?

Sindrome de noe

Síndrome de Noé: tratamiento, síntomas y causas

En ocasiones sabemos de personas que nos parecen excéntricas porque en nuestra opinión, exageran en el cuido y protección de animales como los perros y los gatos.

Prefiriendo incluso cuidar de estos que de otro ser humano. Tal vez, sin saberlo son personas son personas que sufren de un trastorno psiquiátrico de Acumulación de Animales, que popularmente lo llaman Síndrome de Noé. Te invito aprender más al respecto.

¿Cuál es la definición del Síndrome de Noé?

Síndrome de Noé hace referencia de aquellas personas que sobrellevan un trastorno psiquiátrico que se distingue por la recolección patológica de animales (sobretodo perros y gatos) en su casa. Las personas aquejadas suelen recolectar a los animales de la calle.

Con el objetivo de darles amparo y protegerlos de una suerte incierta, los llevan a su casa y donde viven un gran número de ellos sin disponer de los medios para cuidarlos adecuadamente.

Estas personas enfermas que padecen un Trastorno de Acumulación de Animales (Animal Hoarding en inglés) difícilmente se dan cuenta siendo incapaces de reconocer los detrimentos que este problema supone para su salud, para la de la comunidad en la que residen y para la de los animales que acumulan.

El síndrome de Noé & el síndrome de Diógenes

En la medicina psiquiátrica se viene analizando el trastorno que sufren aquellas personas que precisan acumular objetos e incluso animales. Este trastorno de acumulación, existen dos tipos, que incluso en muchas personas aparecen simultáneamente, a saber:

SÍNDROME DE NOÉ

  • Trastorno de acumulación de Animales – conocido por su nombre coloquial como Síndrome de Noé
  • Trastorno de acumulación de Objetos – conocido por su nombre coloquial como Síndrome de Diógenes

De ambos sub-tipo el más estudiado es el Trastorno de Acumulación de Objetos, en la actualidad el trastorno de Acumulación de Animales todavía ha sido poco estudiado, mal explicado y llama poco la atención de las autoridades competentes.

Este síndrome viene estudiándose a partir del año de 1997, en Estados Unidos, por el Hoarding of Animals Research Consortium (HARC). Un dato de interés es que la mitad de las personas que sufren síndrome de Noé, padecen también el Síndrome de Diógenes.

El Síndrome de Noé, se inició su estudio en España a partir de 2011 por investigadores de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud, con el objetivo de descubrir las características de esta patología en el referido país europeo. Esto permitirá elaborar las normativas de actuación con diferentes equipos de profesionales y obtener soluciones oportunas a las personas que tienen la enfermedad, a los animales y por consiguiente a la comunidad impactada.

En España el año de 2012, fue publicado los resultados del primer estudio para España y Europa sobre el trastorno conocido como  Síndrome de Noé en España. En ese estudio se analizó la situación de 24 casos, que totalizaron unos 1.218 perros y gatos involucrados.

Las conclusiones que llegaron sus autores: la Dra. Paula Calvo y el equipo de investigadores de la referida Cátedra fue que la acumulación de animales debería ser considerada y reconocida como una forma clara de abuso animal y tenencia irresponsable.

Observó que los animales que recogen estas personas que padecen el Trastorno del Síndrome de Noé y que son decomisados, la mayoría de las veces se les practica la eutanasia por las precarias condiciones de salud con que son hallados.

Otros tienen que ser examinados por veterinarios y también son animales con problemas de comportamiento. Esto resulta en un problema para las instituciones protectoras de animales, cuando rescatan a estos animales.

Diferencia entre ambos síndromes

El trastorno Síndrome de Diógenes: la obsesión por acumular objetos domina a los individuos, su justificación es que dichos objetos «pueden ser necesarios algún día».

En cambio en individuo con Síndrome de Noé, acaparamiento de animales lo justifican, al afirman que ellos requieren a los animales y que dichos animales les necesitan a ellos; y que sin ellos los animales están desprotegidos.

Otra diferencia entre ambos trastornos es que los que sufre síndrome de Noé no son conscientes del verdadero estado de salud de dichos animales y rechazan la ayuda.

En cambio una persona con síndrome de Diógenes no tiene esta falta de atención hacia su mascota, pero si para reconocer la  propia insalubridad que la acumulación de cosas provoca en su domicilio.

La psicóloga brasileña Ferreira y su equipo, en su estudio identifico a 75 acumuladores de animales como sujetos de investigación.

Pero más de la mitad de las personas rechazó atenderles, por lo tanto realizó el estudio con unas 33 personas, que permitieron colaborar. El siguiente paso de los terapeutas será el de diseñar un tratamiento para este trastorno basado en la psicoterapia.

Acumulación excesiva de animales

Esta obsesión por recoger animales ha sido hasta ahora estudiada como un subtipo del trastorno de acaparamiento de objetos.

El impulso o necesidad compulsiva lleva al individuo a acumular o atesorar animales de los que no es capaz de atender apropiadamente, resultando una situación de insalubridad y desamparo. En la actualidad todavía hay poca información científica sobre este trastorno y, cómo resolverlo.

En Brasil la psicóloga Elisa Arrienti Ferreira y un equipo de profesionales de la Universidad Católica de Rio Grande do Sul, realizaron un estudio a personas que les gusta acumular animales, encontrado acaparados 915 perros, 382 gatos y 50 patos en la ciudad de Porto Alegre; tenían en casa 41 animales de media, y el caso más destacado fue, un hombre con Síndrome de Noé con perros pues convive con 170 perros y Síndrome de Noé con gatos por tener una treintena de gatos.

Un peligro para la salud pública

Este trastorno es un problema potencial de salud pública, en vista a los inconvenientes sanitarios que trae tanto para los miembros de la familia o de la casa donde viven amontonados estos animales, que se puede extrapolar al vecindario. Como por ejemplo ocurrencia de incendios, debido a, la cantidad de animales y en muchas oportunidades de objetos acumulados que dañan la red eléctrica.

Las acumulaciones de objetos pueden afectar las salidas de agua y por consiguiente posible inundación, presencia de plagas insectos y roedores por la suciedad que producen los animales poco cuidados. Así también malos olores, posible infección por acumulación de heces y orinas por diferentes lugares de la vivienda, y otros problemas más de insalubridad.

En Brasil, en los casos estudiados del Síndrome de Noé  se pudo comprobar que muchos de los animales estaban abandonados dentro de esas viviendas, se observaron que los animales estaban pasando trabajo, no eran bien alimentados  y mostraban evidente signos de desnutrición, además de estar en malas condiciones higiénicas. Ni tampoco tenían un seguimiento mínimo por parte de un veterinario.

Estos investigadores encontraron, entre los 1.400 animales que se encontraron en casa de estos acumuladores, al revisarlos se observó muchos casos de ejemplares heridos y enfermos.

Ocurrían peleas y el canibalismo entre ellos y cuando morían, los dueños no llegaban a enterarse, con los que sus cadáveres quedaban expuestos a descomponerse si no eran antes comidos por los demás.

Reconocer un problema por Síndrome de Noé

En vista de las condiciones de insalubridad de la vivienda y, los ruidos causados animales que acumulan en sus viviendas.

Los vecinos son los que inicialmente se dan cuenta del problema y alertan a las autoridades. A partir de estas denuncias, se hace posible que los animales sean rescatados y la persona acumuladora pase a recibir ayuda o tratamiento médico.

Es recomendable observar y aprender a identificar este trastorno psiquiátrico en vista que  la acumulación patológica de animales puede definirse según los siguientes criterios:

  • Tener una excesiva cantidad de animales de compañía que reúnen de forma compulsiva y desmedida.
  • Poca o ninguna atención hacia estos animales: su condición socioeconómica no le permite ofrecer los cuidados básicos de nutrición, sanitarios, de cobijo, etc. Incluso, llega a descuidarse tanto, que no deja a la disposición alimento o agua para los animales. Por esto, muchos enferman o mueren por desnutrición, propagación de enfermedades infecciosas y falta de curas de heridas o problemas médicos.
  • A pesar de esto, la persona enferma se niega de su incapacidad para cuidar convenientemente a los animales.
  • La persona enferma del trastorno de Síndrome de Noé, ni cuenta se da del impacto de su negligencia sobre la salud y el bienestar de los animales, la casa y los ocupantes del hogar.
  • Terquedad en la acumulación de animales y búsqueda de cada vez más de ellos, aun cuando la situación es insostenible.

Además de lo anterior, las investigaciones de los psicólogos brasileños resultaron que alrededor del 73% de los individuos que al parecer con el trastorno del Síndrome de Noé eran mujeres, con una edad promedio de 61 años.

Estos datos no son concluyentes, en vista que los investigadores no han logrado establecer una predisposición directa de edad y sexo. Lo que si fue evidente el trastorno se había desencadenado más de 20 años atrás.

Otro dato de interés es que las mayoría de las personas que sufren el síndrome de Noé con perros o el síndrome de Noé con gatos, el 90% eran personas que vivían solas, con poca o ninguna relación familiar.

Desencadenándose, en varios casos luego de algún evento traumático, o luego de sufrir un accidente que les impidió seguir trabajando.

En otros estudios han observado que los que sufren este síndrome de Noé no tienen distintivo de edad, sexo, condiciones socioeconómicas. Observándose  en hombres como en mujeres, jóvenes, ancianos, casados, solteros o viudos y en personas con un perfil profesional alto. Ha habido, incluso, personas con el Síndrome de Noé, que profesionales de la medicina y de la veterinaria.

Actuación de las autoridades

Reconocer la patología del Trastorno de Acumulación de Animales o Síndrome de Noé por parte de los médicos y la sociedad es el primer paso para poder identificar y prevenir con antelación los casos y resolverlos de la manera más eficaz posible.

En estos momentos, cuando las autoridades detectan un caso, el proceso para actuar es muy lento. Pueden pasar años antes de que los animales sean requisados.

Ha pasado que cuando las autoridades han retirado los animales para asistirlos, la persona con síndrome de Noé no recibe ningún tratamiento. Por esto según la Cátedra Fundación Affinity, “el porcentaje de reincidencia sin el tratamiento psiquiátrico adecuado es cercano al 100%”.

Esta Fundación considera que, se hace urgente la elaboración de nuevos protocolos de actuación que pauten las acciones a seguir y sirven como prevención para el surgimiento de nuevos casos de Síndrome de Noé o la reincidencia de las personas afectadas.

Normalmente los casos conocidos suelen salir a la luz por denuncias de algún vecino, esto por el mal estado de los animales o bien por las molestias hacia la comunidad que su acumulación ocasiona.

A partir del momento de la denuncia por algún afectado y sensibilizado hacia los animales, se activan las alertas. Las autoridades locales, con la ayuda de alguna asociación protectora de animales, se encarga de rescatarlos y velar por su bienestar.

Sin embargo, se tiene que empezar a tratar al acumulador, porque hasta el presente nadie se preocupaba de las personas, con lo que el problema se repetía al poco tiempo.

Los estudios han llevado, que el Síndrome de Noé se añada a la lista de trastornos mentales de los seres humanos, esto ayudara y  facilitara para que los profesionales e instituciones de salud tomen conciencia sobre el problema desde un punto de vista médico y se empiecen a tomar medidas preventivas y efectivas respecto a esta situación.

Se tiene que estar pendiente de aquellas personas que por defender la protección y cuido de los animales, se apasionan y pasan de ser sus aliados, en sus amos y con el pretexto de cuidar los llevan a casa y en la misma no hay suficiente espacio para cuidarlo.

Por esto, si quieres cuidar a los animales es preferible que trabajes para que conseguir dónde cuidarlos, lugares para que los examinen y sitios adecuados para pasear con ellos. Para cuidar a los animales te invito a aprender:

Deja un comentario